Diario del Cesar
Defiende la región

Centroamérica está preocupada por recorte de ayuda de Trump

344

Guatemala, El Salvador y Honduras recibieron con preocupación el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de recortar la ayuda económica de Washington a esos países, una decisión que, según analistas, puede incrementar la migración irregular.

Los gobiernos del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) y organismos humanitarios deploraron el recorte, que a su juicio agravará el fenómeno migratorio.

“Un corte de ayuda afectaría grandemente, y la vía inmediata (para la población) sería la búsqueda de la migración”, advirtió el director del Instituto del Migrante (Insami) de El Salvador, César Ríos.

Estados Unidos ha asignado desde 2017 unos 1.300 millones de dólares a América Central como parte de la asistencia oficial para el desarrollo. La mayoría de esa ayuda se dedica a Guatemala, El Salvador y Honduras, de donde sale el grueso de la migración centroamericana.

El viernes, la administración Trump inició el camino para cortar los fondos asignados a los tres países centroamericanos en los ejercicios presupuestarios 2017 y 2018 que aún no se han abonado, tras acusar a sus gobiernos respectivos de no impedir que los migrantes viajen a Estados Unidos.

A pesar de los esfuerzos por contener la migración con diferentes iniciativas, desde octubre pasado el Triángulo Norte ha visto partir en caravanas a miles de personas que huyen de la violencia o buscan el ansiado “sueño americano” de un empleo digno.

Ante el eventual corte de la ayuda financiera, el gobierno de Honduras, propuso a El Salvador y Guatemala evaluar la creación de iniciativas conjuntas para “velar por la soberanía y dignidad de cada nación”.

Por su parte, el gobierno de El Salvador aseguró en redes sociales que no había recibido información oficial sobre el fin de la ayuda, y rechazó la versión de Trump de que no ha hecho nada por evitar la migración.

“El Salvador ha realizado importantes avances en cada uno de los ejes establecidos en el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, por lo que confiamos que la cooperación del pueblo de los Estados Unidos se mantendrá para la región”, destacó la presidencia salvadoreña.

“La migración no se disminuye con amenazas, la migración se va a disminuir con generación de empleo mediante inversiones y fortaleciendo a los Estados para que brinden seguridad ciudadana”, subrayó Ríos.

Por su parte, el sacerdote Mauro Verzeletti, de la Casa del Migrante de Guatemala, consideró que esa ayuda estadounidense “nunca llegó a los pobres”, por lo que su suspensión no hará diferencia.