Diario del Cesar
Defiende la región

El Papa pide a la prensa no tener amor por la cosa sucia

352

Un mes después de la histórica cumbre organizada en el Vaticano para abordar la espinosa cuestión de los abusos a menores en la Iglesia, el pontífice fue preguntado en la cadena española La Sexta sobre los resultados de dicho encuentro, decepcionantes para muchas de las víctimas.

El papa Francisco reprochó en una entrevista difundida este domingo la “coprofilia”, el “amor a la cosa sucia” de los medios, incluyéndola como uno de los cuatro pecados a evitar por parte de los periodistas.

El pontífice, interrogado por el programa Salvados de la cadena española La Sexta sobre las “guerras olvidadas” que provocan las migraciones, habló de los rohinyás, la minoría musulmana que huyó de la represión militar en Birmania, calificada de genocidio por los investigadores de Naciones Unidas.

“Hoy casi nadie habla de eso […] Esa es una manera de hacer periodismo que no es justo”, lamentó.

Para él, los periodistas deben evitar cuatro “pecados”: la desinformación, la calumnia, la difamación y la coprofilia.

El pontífice definió este último como “literalmente, el amor a la caca, amor a la cosa sucia, a los escándalos”, explicó sin dar ejemplos concretos.

Sobre la difamación, Francisco afirmó que “si vos hace veinte años pegaste un resbalón en la vida […], no te pueden sacar por los medios de comunicación una historia que está superada y bien pagada ya y bien resarcida”.

Además, lamentó que “los medios de comunicación tienen tanto poder frente a las masas, frente a la gente, que pueden calumniar impunemente. Además, ¿quién le va a hacer juicio?”.

Esta peculiar lista de estos pecados capitales de la prensa formulada por el papa se completa con “la desinformación”, es decir: “si dando la noticia, te doy la mitad no más, la otra mitad no la doy”.

DEFIENDE LA LABOR CONTRA PEDERASTIA

El papa Francisco aseguró, en una entrevista difundida ayer comprender a quienes le reprochan no actuar con mayor contundencia contra la pederastia en la Iglesia, pero defendió haber iniciado un “proceso sanador” que llevará “su tiempo”.

Un mes después de la histórica cumbre organizada en el Vaticano para abordar la espinosa cuestión de los abusos a menores en la Iglesia, el pontífice fue preguntado en la cadena española La Sexta sobre los resultados de dicho encuentro, decepcionantes para muchas de las víctimas.

“Yo los entiendo porque uno busca a veces resultados que sean hechos concretos, en el momento”, afirmó Francisco.

“Si yo hubiera ahorcado cien curas en la plaza San Pedro [dirían]: ‘¡Qué bien, ya hay un hecho concreto!’. Hubiera ocupado espacio pero mi interés no es ocupar espacio sino iniciar procesos sanadores”, continuó.

“Las cosas concretas en la cumbre fueron iniciar procesos y eso lleva su tiempo”, insistió el pontífice, subrayando que esta “es la manera para que sea irreversible la cura”.

El pontífice argentino organizó a finales de febrero una cumbre histórica contra la pederastia en la Iglesia que reunió a los líderes de las conferencias episcopales de todo el mundo y tras la que prometió una lucha a todos los niveles contra este problema.

En la entrevista difundida este domingo, Francisco reconoció que durante mucho tiempo la tendencia en la Iglesia fue esconder estos casos, lo que facilitó su propagación.

“Eso es lo que sucedió con todos los abusos en cualquier lugar. Al cubrir, se propaga. Una vez que entra la cultura del destape, las cosas no se propagan”, afirmó.

“Hasta un día que explotó escandalosamente el asunto de Boston [a comienzos de 2002], la hermenéutica era […] cubrir, tapar, evitar males futuros como se hace en las familias”, admitió.

Pero “desde la época de Boston en adelante disminuyen las cosas en la misma iglesia, eso quiere decir que se ha tomado una consciencia distinta, un proceder distinto”, afirmó.

MADRID AFP