Diario del Cesar
Defiende la región

Con cámaras de seguridad identificarán a los asesinos de entrenador de natación

1.929

Un disparo certero en el rostro, acabó con los sueños y la vida de un joven entrenador de natación que fue ultimado por un delincuente tras intentar hurtarle sus pertenencias la noche del pasado viernes en inmediaciones del parque Didáctico, en el barrio Nueva Esperanza, al norte de Valledupar.

El reloj marcaba las 8:30 de la noche, Steven Orlando Valencia Salas, de 24 años, jamás imaginó que al salir de su vivienda hacia la tienda más cercana a comprar algo de comida, encontraría la muerte a manos de un asaltante que se desplazaba en compañía de otro maleante a bordo de una motocicleta, quien sin piedad le propinó un balazo luego que alertara a los vecinos de la presencia de estos sujetos que lo interceptaron para despojarlo de sus pertenencias, pero que al registrarlo no le hallaron objetos de valor.

La oscuridad del sector fue cómplice de esta acción criminal que dejó una familia devastada por el trágico hecho que segó la existencia de un deportista con dotes futbolistas que mostró desde niño pero que por decisión de sus padres prefirió desistir de dicha disciplina cuando iniciaba la adolescencia, así lo indicó su madre, Clara Inés Salas De La Cruz.

 

EN SU INFANCIA ERA UN FUTBOLISTA DESTACADO

“Mi hijo desde muy niño perteneció a las inferiores del América de Cali y fue camisa destacada del Deportivo Cali, desde muy niño fue un deportista talentoso, en la juvenil fue capitán; abandonó el fútbol porque no lo dejé irse para el Brasil cuando lo iba a comprar un equipo, en ese entonces tenía 13 años” precisó la progenitora de la víctima que nació en la capital del Valle del Cauca, pero junto con su familia se radicó en esta ciudad hace más de 10 años.

La afligida mujer con la voz entrecortada relató el momento en que perdió a su hijo esa fatídica noche.  “Salió a comprar algo para comer, saliendo de la tienda se le acercaron unos hombres en una moto, él no llevaba nada, por el hecho que no llevaba nada se devolvieron, le pegaron un tiro y me lo mataron. Le pido a las autoridades justicia que esto no puede quedar así que hoy soy yo, mañana puede ser otro niño, otro joven. Valledupar no puede seguir con esta inseguridad” acotó.

Valencia Salas se congregaba en la iglesia Adoremos de esta capital, donde se destacaba por su liderazgo, era tecnólogo en salud ocupacional y seguridad industrial y realizó un diplomado virtual con una universidad de Cataluña (España). Actualmente laboraba en la escuela deportiva Pineda Junior como instructor de natación y tenía su propia academia de formación donde daba clases personalizadas en diferentes sectores de Valledupar.

 

CÁMARAS DE SEGURIDAD

Frente al homicidio número 17 que se registra en Valledupar, el comandante operativo de la Policía del Cesar, coronel Fredy Delgado, aseveró al respecto que “entre los actos urgentes que hace la patrulla de vigilancia se logra determinar dos sujetos, los cuales iban en una motocicleta, lo verifican y como no tenía ningún elemento portable,  estos dos sujetos emprenden la huida en la motocicleta. El joven genera una voz de auxilio, gritando que van unos ladrones y estos alrededor de 30 metros según el testimonio del hermano, el delincuente hace un movimiento y dispara hacia atrás y desafortunadamente impacta al joven” puntualizó.

El oficial aseguró que alrededor de la escena están instaladas cámaras de seguridad que están técnicamente siendo recolectadas, evidencia que será usada por las autoridades para lograr la identificación de los victimarios, sumado a los testigos presenciales del hecho sangriento, quienes aportaron las características físicas a los miembros de la Fuerza Pública a cargo de la investigación.

Steven Valencia fue trasladado al hospital Eduardo Arredondo Daza, sede La Nevada, donde llegó sin signos vitales. Hasta ese sitio acudieron los miembros del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía, para efectuar la inspección técnica al cadáver y posteriormente lo condujeron a la morgue de la ciudad, donde realizaron la necropsia de rigor. Sus exequias se efectuaran en un cementerio la capital del Cesar.