Diario del Cesar
Defiende la región

Asesinos de ‘Puro’ Ustáriz deben recibir pena máxima

409

Con una concurrida marcha, la adolorida familia, apoyada por la comunidad y gremio ganadero, clamaron porque la justicia le imponga a los criminales un severo castigo de cárcel.

Familiares, amigos, dirigentes políticos, ganaderos y conocidos del fallecido Juan Felipe ‘Puro’ Ustáriz González, marcharon ayer para agradecer a los organismos de seguridad el esclarecimiento de su asesinato y demandaron de la  justicia colombiana le otorgue con severidad la máxima sentencia para los responsables del crimen, ocurrido el pasado 20 de enero en la vereda Camperucho, zona rural del municipio.

   Con carteles, un río de personas vestidas de blanco caminaron desde el parque del barrio Novalito hasta la iglesia La Natividad, donde al final se rindió una ceremonia eucarística en su memoria.

“Hoy después de dos meses de este crimen que se ha esclarecido, el CTI y la Fiscalía ya tienen tras las rejas al ‘Monstruo de Camperucho’, Óscar Pupo, a sus secuaces Jackson  y Ladimir Cano”, manifestó Luis Ustáriz, hermano de la víctima.

También agregó que la pena para estos asesinos confesos debe ser de  60 años en prisión, es decir la máxima condena.  “Y es lo que nosotros como familia pedimos, ni un minuto de rebaja a esos delincuentes” agregó Luis Ustáriz

Agradeció a los asistentes por sumarse a esta marcha con la que envió como mensaje a la comunidad vallenata, la importancia de denunciar cualquier situación violenta.

También pidió a las autoridades que se continúe trabajando para el esclarecimiento de la muerte de dos trabajadores de predios cercanos quienes también fueron ultimados en años anteriores.

“Apoyaremos a las familias para que puedan saber a ciencia cierta qué sucedió.  Aquí lo que ha venido sucediendo son crímenes continuos, el tiempo y el móvil es el mismo, la codicia; estos señores venían realizando hurtos desde los últimos cinco años”, acotó el familiar.

Pese a que los judicializados se allanaron los  cargos, manifiesta Luis Ustáriz que “fue un actuar ‘muy hipócrita’ debido a que el Fiscal noveno seccional de Valledupar, el doctor Ronald Darío Calderón, tenía todas las pruebas  y elementos suficientes para efecto de que cualquier juez de la República  los hubiese condenado a 60 años, sin merecer ningún descuento”.

 

LOS HECHOS

El crimen del ganadero vallenato sucedió en la mañana del  20 de enero del presente año cuando vigilaba la vacunación a un ganado agrupado en su finca Filadelfia.

Llegó a la finca aproximadamente a las 7:30 a. m., en compañía de Óscar Pupo, y el vacunador Daniel Almenares; allí los esperaban los trabajadores Jackson Cano Surmay y Julio Cesar Estrada Tobías, encargados de recoger los animales.

“Las labores de vacunación culminaron dos horas después y Juan Felipe estableció que en el conteo le faltaban unas reses y se encontraron varios terneros sin marcar.  Después llamó a su madre y le contó el hallazgo; minutos después, a la posesión ingresan dos personas desconocidas, vestidos con camisa manga larga, guantes y pasamontañas, que portaban armas de fuego  tipo revolver, e intimidan a todos lo que se encontraban en el sitio”, aseveró el delegado de la Fiscalía 9 Seccional en la audiencia de imputación.

Acotó que uno de los delincuentes sometió a Jackson Cano y a Julio Estrada tirándolos al suelo, mientras que el otro intimidó a la víctima y sus dos acompañantes.

“Los dos primeros quedan acostados en el piso mientras que Juan Felipe queda arrodillado. En ese momento, uno de los hombres lo sujeta, lo agarra por el cuello y se lo lleva a las sillas traseras de la camioneta que estaba parqueada a pocos metros; los sube y le dispara en la parte de atrás de la cabeza, cierra la puerta del carro, regresa donde se encontraba el resto de personas y su compañero, pidiéndole a este que le quitara los celulares a todos. Antes de irse, la persona que disparó contra Juan Felipe les advierte que no se paren o los asesinaba, y antes de volver a montarse en la camioneta le pega con el arma a Pupo y Almenares, partiéndoles la cabeza”, agregó el acusador.

ACEPTARON CARGOS

Durante las audiencias concentradas los capturados por este hecho violento identificados como Ladimir Antonio Luna Cano, alias el ‘Ñato’ o ‘Blacho’, Jackson Cano y Óscar Pupo aceptaron los cargos de homicidio agravado en concurso heterogéneo y simultáneo con fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones e incendio.

Cabe destacar que Óscar Antonio Pupo Martínez,  era el conductor de  la familia Ustáriz y durante 10 años trabajó al lado de los mismos.