Diario del Cesar
Defiende la región

Palmeiras-Flamengo, por la conquista de la Libertadores

98

Los dos últimos campeones de la Copa Libertadores, Palmeiras y Flamengo, batallarán hoy en Montevideo desde las 3:00 de la tarde, por el trofeo de clubes más preciado de Sudamérica, un título que coronará la hegemonía brasileña en el fútbol regional.

Los embajadores del balompié de Sao Paulo y Rio de Janeiro desfilarán en el mítico estadio Centenario con dos objetivos comunes: alzar la que sería la tercera Libertadores para su equipo y dilucidar al dominador del fútbol brasileño del último lustro.

La final será el choque entre una de las nóminas más poderosas de América, la del Flamengo de Renato Portaluppi, ante un equipo con individualidades destacadas pero cuya fuerza es el colectivo, el Palmeiras del portugués Abel Ferreira.

“Sabemos que del otro lado encontraremos un equipo muy fuerte, que también quiere ganar. Pero es una oportunidad que tenemos, tanto el club como yo, de conquistar el tricampeonato”, afirmó Portaluppi, único brasileño en ganar la Libertadores como jugador (1983) y como técnico (2017), ambas con Gremio.

En puja por alcanzar otro “tri” que parece distante, el del Brasileirao, tras las conquistas ligueras en 2019 y 2020, Portaluppi busca revalidar la Libertadores ganada por el ‘Mengão’ hace dos años.

El ‘Fla’, invicto en la competición (nueve triunfos, tres igualdades), aún conserva la base de aquella aplanadora conducida por el luso Jorge Jesus, aunque sus reveses en la semifinal de la Copa do Brasil y el campeonato local agrietaron la imagen de Renato.

Sin embargo, la sonrisa asoma en la cara del técnico, el de más victorias en la Libertadores (50). El volante uruguayo Giorgian de Arrascaeta, cerebro del equipo, venció una lesión muscular y acompañaría a ‘Gabigol’, goleador copero (10 tantos), en el ataque.

Entre rojinegros y esmeraldas han dominado el fútbol sudamericano en los últimos cinco años, ganando diez de los 27 principales torneos regionales y de Brasil. La tendencia es acorde con la autoridad de los clubes del balompie brasileño, que este año puso a los cuatro finalistas de la Libertadores y la Sudamericana.  / AFP