Diario del Cesar
Defiende la región

“Hay congresistas que se hacen odiar”: Presidente del Congreso

67

El Congreso entró en la recta final de la actual legislatura y, mientras la mayoría de sus miembros busca reelegirse, aún quedan pendientes proyectos clave, como la reforma a la Ley de Seguridad Ciudadana y la cirugía a la Policía. En ese contexto, su presidente, el conservador antioqueño, Juan Diego Gómez, se comprometió a cumplir con la agenda y hasta lanzó una polémica propuesta para reducir los salarios parlamentarios en momentos en que el Capitolio está entre las instituciones con menos credibilidad pública.

¿Qué prioridades tiene para el cierre de la legislatura?

“Está la ley de transformación y modernización de la Policía y su estatuto disciplinario; la ley de mercado de capitales; la ley de conciliación, que busca descongestionar despachos judiciales; el régimen departamental, que se necesita. Y se radicó el proyecto de ley de seguridad ciudadana, que busca mejorar la percepción de seguridad de los ciudadanos, darles herramientas a los jueces y a la Policía para mantener privados de la libertad a quienes reinciden y a quienes utilizan la violencia en hurtos y otra serie de conductas. Y tenemos la ley de acción climática, que fue anunciada por el presidente Iván Duque en Glasgow y que pone a Colombia en el primer puesto en liderazgo en metas ambientales para el año 2030”.

¿Sí hay tiempo para sacar la de seguridad ciudadana?

“Sí, claro, es una ley que tiene mensaje de urgencia del Gobierno. Es muy importante, porque busca atacar la dificultad que tienen las ciudades en momentos en que pasa la pandemia y, por dificultades económicas, aumenta la delincuencia. Además, los ciudadanos han optado por impartir justicia por su propia mano”.

En la opinión se refleja un rechazo hacia los congresistas. Les piden que se rebajen los sueldos, que trabajen más…

“No generalizaría. Yo creo que hay congresistas que se hacen odiar. Hay personas que no le hacen honor a la responsabilidad de ser congresista y hacen que, desde algunos sectores políticos, incluso en el mismo Congreso, insulten y maltraten a la institución del Congreso y a las personas que hacen parte. Creo que eso es un gran error, desinstitucionaliza el país y hace que la gente genere odios y polarización. En mi discurso de posesión establecí como línea de trabajo eliminar el lenguaje de odios y la polarización”.

¿Apoya reducir los tiempos de vacaciones del Congreso?

“Lo primero que hay explicarle a la gente es que el congresista no trabaja mucho si está 8 o 10 horas, de lunes a domingo, en su curul o en el recinto. Hay que explicar que puede haber sesiones extras, que hay debates, que se analizan proyectos y que, justo ahora, estamos en campaña”.

Entonces, ¿qué hacer?

“El Congreso se tiene que especializar. Pero eso no resuelve el problema, si trabajan más horas o si sesionan más. Lo que deberíamos hacer es revisar el régimen de inhabilidades e incompatibilidades de los congresistas y también su asignación salarial”.

¿Habla de bajar el salario?

“Sí, pero hay que darles chance de que tengan una profesión liberal o que puedan ejercer un empleo privado”.

¿La propuesta del Presidente del Congreso es bajar salario, pero permitir que trabajen en cosas diferentes a lo público?

“Claro, o incluso hasta quitarlos y pensar en un Congreso ad honorem. Eso necesariamente tiene que ir ajustado a un régimen de inhabilidades e incompatibilidades, porque hay que permitir que la gente ejerza otra profesión. Sin embargo, eso tiene muchas críticas porque elitiza el ejercicio de la política”.

¿Qué propósito tiene la Comisión sobre Hidroituango?

“Revisar, analizar, hacer seguimiento y presentar informes a las plenarias de Cámara y Senado sobre el estado actual del proyecto. En la bancada antioqueña decidimos que había que crear un canal oficial para recibir información de todo tipo, desde la que viene de la Contraloría hasta la que se le solicita el Gerente. Es el principal proyecto que tienen Antioquia y EPM, y contempla aproximadamente el 17% de la generación de energía del país. Si no sale adelante, es un riesgo enorme”.

¿Es partidario o no de cambiar a los contratistas?

“Por la complejidad que ofrece la construcción de un proyecto de esta naturaleza va a ser muy difícil definir dónde terminan las obras de un contratista y dónde inician las del otro, además de cuál es el período exacto del empalme, las condiciones económicas, técnicas y jurídicas que se deberían utilizar. Se podría poner en riesgo el proyecto. Si fuera el funcionario público que debe firmar el cambio de contratistas, no lo haría”.

¿Cómo va el Partido Conservador para estas elecciones?

“El Partido Conservador tiene candidato presidencial: David Barguil. El Partido tiene vocación de poder. Y la cabeza de lista al Senado es el senador Efraín Cepeda.

¿Qué figuras nuevas lleguen?

“Llegan nuevos personajes: Marcos Daniel Pineda, por Córdoba; Nicolás Albeiro Echeverry y Germán Blanco, de Antioquia; Liliana Benavides, de Nariño; Óscar Barreto, del Tolima; y muchas otras figuras. Estamos terminando de ajustar las listas”.

¿A cuántos votos aspiran?

“Una votación de 2,5 millones de votos, que deberían ser 16 o 17 curules en el Senado”.

Su partido ha ayudado a hacer mayorías en el Concejo para el alcalde Quintero…

“No. El Partido Conservador, cuando inició la Alcaldía, estuvo en una coalición en la que el Alcalde, teóricamente, no participó, que fue la que eligió las mesas directivas. Nuestro equipo tenía tres concejales en Medellín, que eran John Jairo Moncada, Carlos Alberto Zuluaga y Juan Jiménez, pero en la actualidad no contamos con ninguno”.

Lucas Cañas fue elegido Presidente del Concejo por el Partido Conservador…

“Sí, eso vi, pero también vi el show que salió con esa votación del Centro Democrático, que fue dividida. Por eso, se elige un conservador, una persona como Lucas Cañas, a quien conozco y que sé que es un joven brillante. Pero no veo que haya una coalición definida ni a favor ni en contra de la Administración”.

¿Se vuelve a lanzar al Congreso?

No, he tomado la decisión de no aspirar y aún es temprano para definir qué hacer.

/Colprensa