Diario del Cesar
Defiende la región

¡HASTA QUE CAYÓ! Cogieron a ´Otoniel´, el Jefe del Clan del golfo

186

Durante una impecable operación celebrada en el Urabá Antioqueño, el máximo cabecilla del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’, quien también era uno de los narcotraficantes más buscados del país, fue capturado. Adiós a la leyenda.

El jefe del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’, con 48 años de edad, cayó en poder de la Policía y del Ejército. Tras una azarosa vida criminal, el narcotraficante más buscado de Colombia y por quien el Gobierno de los Estados Unidos ofrecía 5 millones de dólares por su cabeza, fue capturado en una envolvente operación en la que participaron más de doscientos de los mejores hombres de la Policía, el Ejército y la Fuerza Aérea.

Responsable de haber mandado a matar a más de un centenar de policías, alias ´Otoniel´ fue localizado en el Urabá antioqueño, la zona que supuestamente mejor dominaba.

La captura del peligroso y escurridizo criminal se produjo en la zona rural del municipio de Necoclí.

Fueron noches y madrugadas enteras de los servicios de inteligencia de las fuerzas militares colombianas que se infiltraron en los distintos anillos de seguridad del narcotraficante, para por fin llegar al sitio donde se escondía.

GOLPE CONTUNDENTE 

Cabe resaltar que esta captura es uno de los golpes más contundentes contra las estructuras criminales y tal como lo había anunciado el ministro de Defensa, Diego Molano, en septiembre de este año, la Policía Nacional estuvo muy cerca al máximo comandante del Clan del Golfo y por ello las autoridades aumentaron los operativos en contra de sus testaferros y personas de confianza.

“Otoniel se mantiene en zona selvática de difícil acceso y tenemos operaciones de inteligencia militar para dar con su paradero y posterior captura. Este delincuente no va a casas y permanece en selva virgen y esto representa el reto de la ubicación de él, no está utilizando celulares y evita cualquier comunicación y todo lo realiza con mensajeros personales y de forma física”, indicó en su momento el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas.

Por ‘Otoniel’ el gobierno de Estados Unidos ofrecía una recompensa de hasta cinco millones de dólares por información que facilitara su ubicación y captura.

Úsuga David es considerado la cabeza de la red denominada Clan del Golfo, que envía toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos por la región de Urabá.

La operación Agamenón II, permitió la detención de este hombre, exactamente en el corregimiento El Totumo de Necoclí. Dicho operativo se había emprendido desde inicio del año, con más de 3.000 hombres en la zona del Nudo del Paramillo, en los límites de Antioquia y Córdoba.

La inteligencia de la Policía había revelado que este jefe criminal ya no tenía dispositivos electrónicos para intentar evadir a los comandos especiales que estaban detrás de sus pasos. Además, que no iba a casas, sino que permanecía en la selva virgen, se movilizaba en mulas y enviaba sus instrucciones a través de mensajeros de manera personal.

ASÍ LO CAZARON 

De acuerdo a lo que se sabe un operativo conjunto adelantado entre el Ejército, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional ‘Otoniel’ fue ubicado en el Urabá antioqueño.

En el marco de la Operación Agamenón fue ubicado hace tres días, hecho por el cual se adelantó un minucioso seguimiento teniendo en cuenta el fuerte anillo de seguridad que siempre lo acompañaba.

Las autoridades ofrecían hasta cinco millones de dólares por información que permitiera su ubicación y captura. ‘Otoniel’ es requerido por diversos delitos relacionados con el narcotráfico, homicidio selectivo, extorsión, secuestro y concierto para delinquir.

En septiembre pasado, la Policía Nacional indicó que se le estaba cerrando el cerco al máximo comandante del Clan del Golfo, esto debido al aumento de los operativos en contra de sus testaferros y personas de confianza.

ASÍ SE MOVÍA Y VIVÍA ‘OTONIEL’ 

Con 48 años de edad, Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, era el narcotraficante más buscado del país. El Gobierno de Estados Unidos llegó a ofrecer hasta cinco millones de dólares por información que facilite su ubicación y captura. Y en Colombia se ofrecían por él hasta 3.000 millones de pesos.

Úsuga David era considerado como la cabeza de la red denominada ‘clan del Golfo’, que envía toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos por la región de Urabá.

Desde hace cinco años, la Fuerza Pública desarrolla una operación sostenida denominada Agamenón para lograr la captura o muerte de ‘Otoniel’. Esta operación ha dado resultados contundentes, como la incautación de más de 400 toneladas de cocaína y la muerte de los hombres más cercanos y de la primera línea de mando del clan, como lo eran alias Gavilán y el ‘Indio’, pero aún no se ha logrado la captura del máximo jefe de la organización.

Por orden del presidente Iván Duque, Agamenón se fortaleció en el primer semestre de este año con la prioridad de que el Ejército y la Policía ubiquen y capturen a ‘Otoniel’.

“Su grupo de seguridad ha adecuado muebles rústicos —construidos en madera y paja— donde pernocta en lugares aislados. Está en el mismo punto entre dos y cinco días máximo para evitar ser ubicado por la Fuerza Pública”, se lee en un informe de inteligencia.

De igual forma, se estableció que ‘Otoniel’ mantenía el control total del ‘clan del Golfo’ y que por ello cuenta con cerca de 20 hombres que hacen parte de su primer anillo de seguridad.

 

“Los anillos externos estarían conformados por componentes armados que podrían llegar a sumar más de 200 hombres en armas y harían presencia en zonas campamentarias móviles ubicadas estratégicamente en el sector del nudo de Paramillo”, resaltó el documento.

Hasta esos campamentos llegaban mujeres que su grupo de seguridad contrata para que le presten servicios sexuales al narco, a ellas les pagan en efectivo “muy buenas sumas de dinero, que incluye su silencio sobre la amenaza de muerte”, resalta el informe.

Por su estado de salud —tiene presión alta y diabetes—, ‘Otoniel’ recibe atención médica en las veredas. “A los médicos les pagan muy bien por sus servicios y silencio”. Además, le están tratando un problema en los riñones debido a los largos viajes en mula que lo tienen “sin consumir licor desde hace algunos meses”, señala el informe de la contrainteligencia

CORREOS HUMANOS 

De acuerdo con el documento, el máximo jefe del ‘clan del Golfo’ tenía a su servicio una red de correos humanos. Ese es su medio de comunicación principal para evitar ser interceptado por los organismos de inteligencia.

De otro lado, a sus dos hombres de confianza: Jovanis de Jesús Ávila Villadiego, alias Chiquito Malo, y Darío Úsuga Torres les estaría dando las instrucciones para mover la cocaína.

Muy rara vez ‘Otoniel’ utiliza un celular, pero en caso de hacerlo estaría utilizando aplicaciones encriptadas y comunicaciones cifradas, además de radios en banda VHF de dos metros con tecnología de encriptación.

Los hombres encargados de la seguridad de ‘Otoniel’ pagan todo en efectivo y el dinero viene directamente de las oficinas de cobro que mantienen en Medellín y Bogotá. Además, están utilizando el llamado token, “el pago mediante mercancía de contrabando que ingresa al país por diferentes lugares”.

Cuando estuvieron cerca de capturar a ‘Otoniel’

Antes de capturarlo este sábado 23 de octubre, el comando especial Los Lobos de la Policía llevaba 15 días sobre las aguas del río Manso y el año pasado divisaron una pequeña embarcación en la que se movilizaban siete personas. Eran las 10 de la mañana.

Uno de esos hombres llevaba un pasamontañas negro. Al llegar a determinado punto donde había una casa de madera, la embarcación se detuvo y sus ocupantes empezaron a descender. El hombre del pasamontañas se lo retiró y quedó al descubierto la cara del capo de los cinco millones de dólares.

‘Otoniel’ ingresó al rancho y los policías, que eran 10, tomaron posiciones para avanzar al lugar. Pero en cuestión de segundos llegaron a la zona más de 70 hombres, con armas de largo alcance, lo que por lógica de supervivencia obligó a los uniformados a abortar la misión.

En el año 2012, tras la muerte su hermano, Juan de Dios Úsuga David, alias ‘Giovanny’, ocupó el cargo de máximo jefe del Clan del Golfo. Durante su trayectoria criminal le han emitido cerca de 60 órdenes de captura por los delitos de homicidio, secuestro, extorsión, narcotráfico extorsión, terrorismo, concierto para delinquir, reclutamiento forzado de menores, abuso sexual, fabricación, tráfico y porte ilegal de armas entre otros delitos. Lo acusan de cometer masacres, además tiene una notificación azul de Interpol.

Desde un inicio los jefes criminales de Otoniel le vieron el potencial delictivo, de hecho, se ganó la confianza de los hermanos Castaño que poco a poco le fueron soltando información relevante sobre las finanzas del narcotráfico, tanto así que llegó a conocer el negocio de cerca, manejado información de proveedores, compradores y rutas, información que luego capitalizó cuando tomó el mando del Clan del Golfo.

Trabajó de cerca con Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, los dos tomaron posesión de gran parte del Meta y luego se apoderaron del control criminal en el Urabá, con injerencia en Chocó y Antioquia. Una región privilegiada por su geografía debido a que la selva colinda tanto con el mar Caribe como con el Pacifico, lo que favorece las rutas del narcotráfico.

Otoniel se convirtió en objetivo de las autoridades colombianas con principal prioridad. De hecho la inteligencia de la fuerza pública sabía que para poder reducir el emporio criminal que Úsuga había creado era necesario destinar un grupo de más de 3.200 hombres, una cifra muy superior al número de uniformados asignados para el Bloque de Búsqueda, en los años 80 y 90 cuando el narcotráfico de tomó a Colombia con los carteles de Medellín y Cali.

Así que en 2015 la crueldad de Otoniel motivó que se creara en Colombia la Operación Armagedón para capturarlo. Seis años después el gobierno Nacional celebra los resultados.