Diario del Cesar
Defiende la región

Alerta por casos de rabia animal en Valledupar, Becerril y La Jagua

148

POR: NINOSKA REYES URDANETA

Un llamado a la prevención, está haciendo el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, ante la proliferación de casos de rabia de origen silvestre en animales, principalmente en el Caribe colombiano, donde el Cesar se ubica como uno de los departamentos donde más focos positivos se han detectado.

Históricamente, la rabia animal se ha detectado en 18 de los 32 departamentos del país, con una mayor incidencia de casos en los departamentos que conforman la Región Caribe y en los departamentos que conforman la región de la Orinoquia, zonas ganaderas por excelencia.

En lo corrido del 2021 se han atendido 246 notificaciones de síndrome neurológico en herbívoros y se han detectado 50 focos positivos en los departamentos de Cesar (24%), Casanare (14%), Caquetá (10%), La Guajira (8%), Antioquia (8%), Arauca (8%), Sucre (6%), Córdoba (4%), Norte de Santander (4%), Putumayo (4%), Bolívar (2%), Chocó (2%), Meta (2%), Boyacá (2%) y Vichada (2%).

La presencia de la enfermedad se asocia a la presencia de ganado que pasta cerca de las zonas donde hay establecidas colonias de murciélagos hematófagos, situación que facilita al murciélago alimentarse de la sangre de los bovinos, equinos o cualquier mamífero cercano.

Luis Armando Castro, gerente del ICA-Cesar, aseguró que la institución tiene establecido el Programa de Vigilancia y Control de la Rabia de Origen Silvestre, para disminuir la incidencia de casos en los herbívoros domésticos (bovinos, equinos, pequeños rumiantes), mediante el control de la población de los murciélagos hematófagos y estrategias de vacunación masiva en los dos ciclos de vacunación anuales de la campaña de aftosa.

Durante este proceso, en el Cesar se han detectado focos positivos en Valledupar, corregimiento de Los Venados, además de los municipios de Becerril y La Jagua de Ibirico.

Reitera el llamado a los productores para que notifiquen cualquier evento inusual en sus predios, asociada a la rabia animal y a otras enfermedades en animales contraladas por el ICA para mantener el estatus sanitario y permitir a los productores ofrecer bovinos en condiciones óptimas de salud.

La rabia es una enfermedad de origen viral que afecta los mamíferos. Es una enfermedad letal e inmunoprevenible. Se denomina rabia de origen silvestre porque el murciélago hematófago es el principal vector y transmisor de la enfermedad.

En el 2020 se vacunaron en total 5.337.377 bovinos y bufalinos en 18 departamentos, y en el primer ciclo del 2021 se vacunaron 3.987.832 bovinos en 20 departamentos con vacuna bivalente aftosa/rabia y con vacuna monovalente rabia. Fedegán- FNG es la ejecutora de la vacunación en el territorio nacional.  

Es por esta razón que los ganaderos que se encuentran en zonas endémicas a la presencia del vector (el murciélago hematófago), deben implementar la vacunación anual contra rabia en el plan sanitario de su predio. No solo en los animales de granja sino también deben incluir las mascotas (perros y gatos) de los predios rurales para que, a través de las campañas de vacunación organizadas por los entes territoriales de salud, reciban su esquema de vacunación anual contra la enfermedad, evitando, de esta forma, que se conviertan en transmisores de la enfermedad.

Andrés Osejo, director Técnico de Sanidad Animal del ICA, recordó a los productores que la rabia es una enfermedad zoonótica, es decir, que se trasmite de los animales al hombre; por lo tanto, si alguna persona sufre una agresión por parte de un animal silvestre o doméstico, de procedencia desconocida o con signos nerviosos, debe lavarse con abundante agua y jabón la zona afectada y acudir de inmediato al servicio de salud más cercano para que determinen el tratamiento a seguir.