Diario del Cesar
Defiende la región

Niñas buscan ‘padrino’ para disputar torneo de fútbol

87

POR: JOSÉ MARTÍNEZ VEGA

Cada miércoles y viernes, un grupo de 16 niñas llegan a la cancha del sector de ‘La Ceiba’, en el barrio La Nevada, con la motivación de participar en un campeonato nacional y así demostrar el talento del fútbol formativo de Valledupar.

Este grupo, que de forma juiciosa se prepara, hace parte de la Escuela Deportiva La Clase, que fue invitada a hacer parte del Torneo Girls Cup, el cual se estará realizando en la ciudad de Barranquilla.

Las pequeñas futbolistas, entre los 9 y 11 años, entrenan desde hace un año de la mano del director del club, el profesor Reimer Rubio.

No obstante, ese sueño podría verse truncado por falta de recursos, una dificultad que afrontan las mayorías de equipos vallenatos, sobre todo, los que provienen de sectores más vulnerables.

Es el caso de La Clase, que recibe a infantes, la mayoría proveniente de familias de escasos recursos, de La Nevada y barrios e invasiones circunvecinas.

“El objetivo es tener una gran presentación del fútbol femenino de la ciudad de Valledupar y el departamento del Cesar, ha sido un arduo trabajo con muchas dificultades”, indica el entrenador Rubio.

ASÍ GANARON EL CUPO

Estas “princesitas del deporte”, como las llama Rubio, ganaron su derecho a participar en la Girls Cup gracias a su buena actuación en un torneo femenino infantil realizado en Santa Marta hace dos años.

Esa imagen pretenden revalidarla en la capital del Atlántico del 15 al 19 de diciembre.

“Se ha logrado con esfuerzo y dedicación hacer que estas niñas puedan mejorar paso a paso y al final estas deportistas puedan  en Barranquilla hacer un buen torneo y tener su primera experiencia compitiendo con otras escuelas y clubes de diferentes lugares del país”, recalca Rubio.

Asegura el profesor de esta escuela, que cuenta con 70 niños, pero muchos de sus dirigidos provienen de estratos muy bajos, los cuales reciben becas.  “Además de becarlos a algunos, les regalamos uniformes, cuando podemos, también arbitraje”, señala.

Mientras esperan que un ‘padrino’ las apoye, estas 16 princesas del balón, seguirán entrenando en busca de su mejor puesta a punto para afrontar el torneo que han esperado por más de un año.