Diario del Cesar
Defiende la región

Pilas que el precio de los almuerzos puede subir

126

En entrevista con La FM, Guillermo Enrique Gómez, presidente de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres, aseguró que el gremio de los restaurantes está haciendo un llamado para evitar los impuestos en los alimentos ya que el precio de los almuerzos podría subir casi en un 30% en enero.

Señaló que en enero los restaurantes enfrentarán nuevos cierres y nueva destrucción del empleo porque “la industria claramente, frente a estos nuevos elementos, corre el riesgo ante el aumento del precio, y que vuelva a tener una caída en las ventas, que representa una seria amenaza a la sostenibilidad del modelo de negocio”.

Los representantes de la industria gastronómica nacional consideran que luego de las afectaciones de la pandemia, no están para asumir otro golpe en sus finanzas como los impuestos en sus alimentos.

Asimismo, los alimentos están subiendo de precio por una situación global debido a los problemas que hay en la cabina de entrega de bienes en todo el planeta, es decir, la cadena de oferta en el mundo.

El presidente de Acodres dijo que “además de esa inflación de alimentos que se presenta mes a mes en los principales productos que sirven de insumo para la operación, tenemos también otros asuntos que no podemos olvidar como lo es el alto endeudamiento que tuvieron que asumir los negocios que lograron resistir el golpe de la pandemia por la limitación de aforo”.

Guillemo Gómez aseguró que desde el primero de enero perdieron la ayuda que dio el Gobierno que fue la extensión del impuesto al consumo que es el 8% para restaurantes no franquiciados y los franquiciados del 19%. Por lo tanto, señaló que “el regreso a estos impuestos nos llevaría obligatoriamente al alza de precios”.

Así las cosas, el presidente de Acodres dijo que “lo que hemos planteado es que no se puede volver a un pleno impuesto, sino que lo hagamos escalonado, es decir, no volver a un 8%, sino que partamos de una tarifa plena del 4% y que sea progresivo el regreso, para que los restaurantes aguantemos el impacto”.

Además, propuso que el próximo año aumente al 5% y para el 2024 se llegue al 6%. Siendo esta la fórmula que Gómez cree que sería de ganancia tanto para el Gobierno como para el sector gastronómico, dado que el Estado podría volver a recaudar el impuesto y dará un margen para amortiguar el golpe que está dando la inflación de alimentos.

Por otra parte, resaltó que actualmente impulsa un proyecto de Ley en la Comisión Tercera, en el cual está proponiendo ampliar en el tiempo los beneficios que otorgó la Ley 2068 de 2020 que dará una herramienta tributaria de competitividad, para evitar nuevos cierres en enero de 2022, junto con una posible caída del empleo.

Fuente: Sistema Integrado Digital