Diario del Cesar
Defiende la región

La Supersalud llegó al Idreec, esperanza para los trabajadores

158

POR: NINOSKA REYES URDANETA

En medio de tanta turbulencia, se asoma una esperanza para los trabajadores del Instituto Departamental de Rehabilitación y Educación Especial del Cesar, Idreec, luego que la mañana de ayer llegara a la sede una comisión de la Superintendencia de Salud, con el objetivo de realizar una auditoria que conllevaría a tomar una decisión definitiva entre la intervención o liquidación.

La visita corresponde a la solicitud que recientemente un grupo de trabajadores formuló ante la Supersalud y el Ministerio de Salud en Bogotá, en vista de que en el Cesar ninguna entidad se apersona de la situación, dijo Liliana Chinchilla, empleada del Ideec.

El objetivo es que vengan al Cesar a conocer la realidad del Idreec y se tomen decisiones en base a las tres alternativas que los entes nacionales tienen planteadas para salvar el instituto. “Ellos analizan liquidar, intervenir o salvarlo, pero en todas existe la condición de pagar a los trabajadores. Actualmente el Idreec no produce nada, solo tenía un ingreso mensual de 2 millones de pesos, correspondiente a 7 pacientes, con gastos de 300 millones de pesos, de allí el cese de actividades”.

Detalló que desde el 2017, el Idreec viene siendo calificado en riesgo alto por parte del Ministerio de Salud. Desde ayer la Supersalud está pidiendo la información que se requiere, además de la Contraloría que también está solicitando repuesta a algunos requerimientos.

Luisa Morales, también trabajadora, reiteró que los funcionarios de la Supersalud están haciendo la auditoría durante toda la semana, de la cual se esperan resultados positivos y permita tomar una decisión que acabe con toda la incertidumbre.

A los trabajadores se les adeudan 33 meses de salario, por lo que desde el mes de abril están en cese de actividades, razón por la cual la gerente del Idreec, Nicolasa Martínez Echeverría, emprendió una demanda de calificación de la suspensión o paro colectivo, ante la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Valledupar en contra de 169 trabajadores.

Ellos son: Silvia María Arévalo, Elizabeth Arzuaga, Cesar Carrillo Vega, Daysi Castejón, Clara Inés Castro, Liliana Chinchilla, Astrid Córdoba, Pilar Corredor, Mildred Cuan, Selene Galvis, Claudia Garcés, Madeira García, Arlek Maestre, Lina Molina, Luisa Morales, Mildred Pérez, Mildreth Rivero, Fernando Ribon y Edinson Trespalacio. 

“Suspendieron de manera arbitraria e infundadas sus actividades, iniciando de manera violenta el paro, ya que impidieron que los empleados, trabajadores oficiales y demás personas vinculadas ingresaran y ejecutaran sus actividades como de costumbre”, se especifica en la demanda.

Esta acción es considerada como un atropello por parte de los demandados, ya que aseguran es una acción que busca respuesta de entes nacionales ante una crisis que ha sido ignorada por todos.

Entre tanto, la gerente del instituto, Nicolasa Martínez, aclaró que la demanda no es en contra de los trabajadores, solo se busca que el tribunal ordene el reinicio de labores, ya que “con un centro de salud a puertas cerradas, jamás de podrá avanzar ni se pueden ofrecer los servicios”.