Diario del Cesar
Defiende la región

Con homenaje recuerdan hoy al Rey vallenato Chema Ramos

107

POR: NINOSKA REYES URDANETA

Hoy se cumple un año del día en que el vallenato se vistió de luto, al registrarse el fallecimiento del décimo rey del Festival Vallenato, José María ‘Chema’ Ramos.  La noticia causó tristeza, nostalgia y aunque su acordeón se apagó, el legado sigue presente en las nuevas generaciones.

Por ello, para hoy 25 de septiembre, se tiene preparada una programación especial en honor, la cual se desarrollará en Urumita. La Guajira, tierra natal del fallecido juglar que se coronó rey vallenato en el año de 1977. 

Chema Ramos dejó una dinastía musical que abandera su hijo Chemita Ramos Jr, el 33 rey del Festival Vallenato en el año 2000. 

La programación iniciará a las 9:30 am con una serenata a cargo de los músicos que siempre lo acompañaron y ofrenda floral en el cementerio ‘José María de Alfara’ Urumita – Guajira.  A las 3:00 de la tarde será la misa solemne en la iglesia Santa Cruz de Urumita y a las 4:00 la Asamblea de la Guajira; el alcalde de Urumita, Uriel Guerra y los doctores Julio Cesar Rumbo y Luis Eduardo Torres Diaz, ofrecerán un renacimiento por la trayectoria de Chema Ramos en el folclor vallenato.

El décimo rey ‘Chema’ Ramos perdura en el corazón del mundo vallenato con las notas de su acordeón y su legado musical con los cantantes Carlos Lleras Araújo, Miguel Mora, Adalberto Barros, Fabio Zuleta, José Enrique Alvarado y el inolvidable álbum: ‘Vallenato Mayor’ con 14 canciones al lado de Iván Villazón.

El legado ha quedado más vivo que nunca, ante una obra musical que estuvo enmarcada por las luchas y triunfos; además de mantener el liderazgo de una dinastía que la historia se encargará de recordar por siempre. Su estirpe lo heredó de su padre José María Ramos Rojas y a su vez los trasmitió a su hijo  ‘Chemita’ Jr., quien le siguió tanto sus pasos que, hasta se coronó rey vallenato como él.

Chema fue un hombre de triunfos, antes de irse a grabar había ganado varios festivales de la región. En 1976 se ganó la entonces categoría semi-profesional en el Festival de la Leyenda Vallenata, y al año siguiente ganó la categoría profesional. Detrás de esos triunfos, se alzó con muchos más certámenes en Villanueva, La Guajira, en donde triunfó en todas las categorías, además de Barrancabermeja y muchas más poblaciones y cuyos trofeos reposan como testigos de toda esa grandeza musical.

Falleció la tarde del 25 de septiembre en la clínica Cardiovascular de Floridablanca, área metropolitana de Bucaramanga, a causa de una complicación cardíaca, que lo mantuvo luchando por su vida durante varios días.

Su hijo Chemita Ramos Jr, emitió un emotivo mensaje a través de sus redes sociales, “parece mentira papá, siempre vivirás en los más profundo de mi corazón, te extraño y te recordaré siempre. Grande eres y será por siempre papá”.