Diario del Cesar
Defiende la región

Calculan que la tributaria reduciría el déficit fiscal a 2,7% del PIB desde 2026

76

Hoy el presidente Iván Duque sancionará la Ley de Inversión Social, con la que, además de atender la emergencia económica y social producto de la pandemia, se espera empezar a poner en orden las finanzas públicas.

Las proyecciones del Ministerio de Hacienda indican que esta reforma ayudará a disminuir el déficit fiscal a 2,7% del Producto Interno Bruto (PIB) a partir del año 2026. Esto, luego de que el indicador llegara a 7,8% en 2020 y que se estime que llegue 8,6% este año.

Así mismo, se espera que el balance primario, que no incluye los gastos ni los intereses, registre superávits a partir del año 2025, llegando a ser de 0,7% del PIB en 2032.

“Estamos dando un paso muy importante en la sostenibilidad de las finanzas públicas de nuestro país. Y sin duda alguna va a contribuir también al propósito de reactivación económica y a la sostenibilidad social”, dijo el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

En cuanto a la deuda neta del Gobierno Nacional Central (GNC), se prevé que, con los recursos que se aprobaron en la tributaria, llegue a 62,8% del PIB en 2029, alcanzando un nivel de 61,1% en 2032.

Además de los recursos de esta nueva Ley, una medida que se espera que apoye la tarea de disminuir la deuda pública es el artículo 60, que establece un anclaje de la deuda pública igual a 55% del PIB, con un límite de 71%.

“El Gobierno, con esta reforma tributaria, además de recaudar de manera rápida $15,2 billones, quiere enviar un mensaje al mundo: Colombia tiene un manejo responsable de las finanzas públicas. Como medida de apoyo para lo anterior, estableció la regla fiscal poniéndole límite a la deuda. En esta ley se impuso un acotamiento de 71% del PIB y el ancla de deuda en 55% del PIB”, dijo Pedro Sarmiento, socio director de impuestos y servicios legales en Crowe Colombia.
No obstante, algunos expertos reiteraron la necesidad que va a tener el próximo gobierno de hacer una nueva reforma tributaria que sea más estructural.

“Esta reforma se ha aprobado en este momento porque fue políticamente viable. Sin embargo, no soluciona todas las necesidades fiscales y, aún más importante, queda mucho trabajo para que la tributación sea un mecanismo de redistribución de la riqueza, reduciendo la gran desigualdad que hay en el país”, dijo Luis Orlando Sánchez, socio de impuestos para EY Colombia.

De hecho, la Cartera de Hacienda ya había mencionado, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp), que el próximo gobierno deberá hacer un esfuerzo fiscal adicional de 0,6% del Producto Interno Bruto, pues con la propuesta actual solo se recaudarán dos terceras partes de los recursos que necesita el país.

/Colprensa