Diario del Cesar
Defiende la región

Juez envió a la cárcel a quien entregó fusiles a los dos venezolanos

488

Sindicado por las autoridades de haber sido quien entregó los fusiles que en pasados días fueron hallados en poder de dos venezolanos, que según el Ministerio del Interior, harían parte de una organización que planeaba atentar contra el presidente Iván Duque en su visita a esta capital realizada ayer; fue capturado y posteriormente judicializado un joven de 24 años, que compareció ante el Juzgado Primero Penal Municipal Ambulante con Funciones de Control de Garantías, de Valledupar.

Se trata de Jaime Luis Soto Buitrago, oriundo de Pereira, quien fue detenido en el sector conocido como ‘la Y’ de Ciénaga, sobre el peaje Tucurinca, en jurisdicción de Fundación (Magdalena), cuando se movilizaba en un automóvil, en atención a una orden de captura emanada por ese mismo tribunal el pasado 4 de enero.

Durante las audiencias concentradas que se realizaron en una sala del palacio de justicia de Valledupar, La Fiscalía Segunda Especializada, a cargo de la investigación, le imputó cargos en calidad de autor y a título de dolo por su presunta comisión en el delito de fabricación, tráfico y porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las fuerzas armadas o explosivos, del que se declaró inocente.

La acusación

Todo lo anterior desprende de los hechos ocurridos el 22 de diciembre de 2018 aproximadamente a las 11 a. m. cuando los jóvenes identificados por las autoridades como José Vicente Gómez Ríos, natural de San Felipe Estado de Yaracuy (Venezuela) y Pedro José Acosta Ovalle, oriundo de Ciudad Ojeda (Venezuela), fueron detenidos en el sector del ‘Terminalito’ de Valledupar, cuando se disponían a abandonar la ciudad en un bus servicio público de la empresa Cootracegua, que tenía se dirigía a la capital de Atlántico.

En medio de un registro realizado por uniformados de la Policía del Cesar, en la zona de equipajes de ese automotor fueron encontradas dos armas de fuego tipo fusil, calibre 5.56 marca tactical machining, color negro y tres proveedores, que estaban ocultas en maletas que pertenecían a los extranjeros.

“En interrogatorio con estas dos personas en relación a los hechos, ambos dijeron que conocían desde hace mucho tiempo al señor Jaime Luis Soto y que él les había encargado el transporte de esos elementos (los fusiles) con destino a Barranquilla, que según ellos, descubrieron fue al momento de la pesquisa de la Policía y que estaban orientados sobre a quién debían entregarlos en esa ciudad. El mismo día de la captura, explicaron otra seria de circunstancias que ocurrieron en desarrollo de esta operación. Pedro José señaló que Jaime Luis lo frecuentó en su residencia y los condujo hasta el ‘terminalito’ y allí el indiciado se encargó de comprar dos pasajes en su propio nombre, de enterarse de que partían y posteriormente a ello, ya cada cual tomó el rumbo que le correspondía”, dijo la Fiscalía.

Posteriormente aseguró que mediante la investigación que se inició a raíz de las declaraciones de esos sujetos se pudo constatar que todo ello era cierto e igualmente, en desarrollo de una diligencia de reconocimiento fotográfico, ratificaron que se trataba del hoy acusado.

Finalizada la imputación, el acusador solicitó que el joven fuera cobijado con una medida privativa de la libertad en establecimiento carcelario al considerarlo como un peligro para la sociedad, mientras que la defensa instaba al juzgador a que le dictara la detención domiciliaria aduciendo a que este no cuenta con antecedentes judiciales. Sin embargo, el tribunal acogió la petición del primero y decidió enviarlo a prisión en tanto se aclara su responsabilidad en los hechos.

EL ATENTADO

Cabe resaltar que si bien durante las diligencias no se mencionó en ningún momento que los fines con los cuales eran transportadas esas armas adujeran a algún plan subversivo para atentar contra la vida del presidente, Iván Duque Márquez, organismos de inteligencia del Estado colombiano dijeron que hay evidencias muy poderosas que apuntan a que tanto los jóvenes como las personas relacionadas al hecho pertenecen a una red de criminales entrenados y preparados en Venezuela para ultimar al mandatario.

Luego del operativo policial los dos venezolanos fueron judicializados por el delito de fabricación, tráfico y/o porte o tenencias de armas de fuego y fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario.

Sobre el atentado, el ministro de defensa Guillermo Botero aseguró que los hechos son materia de investigación desde hace tres meses y que fue un ciudadano extranjero quien aportó la información.

“Cada vez que llega una información (posible atentado) contra el Presidente se hace la respectiva corroboración, hace tres meses llegó esa información, una persona, un ciudadano extranjero entregó la información y los organismos de inteligencia realizan las averiguaciones y las investigaciones”, añadió.