Diario del Cesar
Defiende la región

¿Arboricidio o prevención?

273

La tala de varios árboles tipo eucalipto en el barrio Villalba, al norte de Valledupar, dividió a los residentes del sector.   Mientras un grupo manifestó que se trató de un arboricidio o de un atentado a la flora; otros, consideran que es un buen mecanismo de prevención para evitar tragedias por árboles enfermos.

Tras la tala, realizada por Corpocesar, el habitante Daniel Daza Flórez denunció que hombres ayudados con una motosierra, fueron los encargados de cortar seis árboles que sumaban más de 20 años de vida, lo que denominó como una “masacre ambiental”.

A través de un pronunciamiento ante los medios de comunicación locales, Daza aseguró que, “es absurdo que en plena época de calentamiento global hagan estas cosas”, considerándolo como “un suceso delictivo y deben aparecer los responsables”.

Sin embargo, la oficina de planeación municipal y la Corporación Autónoma Regional del Cesar, Corpocesar, aseguró que los árboles se encontraban enfermos y que tienen un oficio legal para el procedimiento.

A pesar de ello, Daza acotó que su padrees miembro de la Junta de Acción Comunal del barrio y nunca tuvo conocimiento del pliego.  “El documento es falso”, sostuvo.

 

LOS VECINOS DIFIEREN CON LA POSTURA DE DAZA

A pesar de la denuncia del habitante Daniel Daza, este medio pudo constatar que otros  moradores del sector sí están de acuerdo con la tala y difieren de la postura del denunciante.

“Los árboles son vidriosos, ya estaban altos e inclinados hacía las casas y eso puede ocasionar un daño”, agregó una de las residentes.

Acotó la habitante que esta postura la asumieron luego de conocer la muerte de una persona que falleció este año a causa del desplome de un árbol en descomposición en la capital del Cesar.  “Uno tiene que evitar, cuando conocimos el caso del hombre que murió por culpa de un árbol nos alertamos y los propietarios de las viviendas que estaban cerca de los eucaliptos se preocuparon”, dijo.

También indicó que se trata de árboles maderables que no se encuentran en peligro de extinción y que tienen fácil crecimiento, entonces, “no es un daño directo al medio ambiente”.

Otros de los vecinos, manifestó que la poda de estos árboles ayudará a mitigar el otro problema que atormenta a los residentes como es el consumo de sustancias psicoactivas en el parque.  “Ya que facilitan la oscuridad en el sector y esta, es aprovechada por personas para fumar distintos tipos de sustancias y los olores se filtran en las residencias cercanas”, asegura la comunidad.

 

HUBO AUTORIZACIÓN

Finalmente, el jefe de oficina Asesora de Planeación Municipal, Jorge Maestre, explicó que este panorama no se trata de una poda injustificada sino, de una solicitud expedida por la misma JAC del barrio Villalba, quienes requerían intervenir los árboles.

El funcionario dijo que: “nosotros solo le dimos trámite a una solicitud que hizo la junta de acción comunal del barrio Villalba”.

Mientras tanto, las directrices de la entidad de Corpocesar fueron explícitos en argumentar que el día 20 ellos mismos se acercaron al lugar para atender el caso y en la inspección identificaron que los arbustos “cuentan con los permisos de aprovechamiento de árboles aislados”, es decir, que debían cortarse.