Diario del Cesar
Defiende la región

Medidas de seguridad limitaron protesta de los ´chalecos amarillos´

310

Decenas de miles de “chalecos amarillos” manifestaron en Francia en medio de un medio de un fuerte dispositivo de seguridad que impidió, a pesar de algunos incidentes, las escenas de caos y  saqueos del pasado fin de semana en los Campos Elíseos de París.

Unos 40.500 manifestantes volvieron a las calles en todo el país, de cuales 5.000 en París, declaró el ministro de Interior, Christophe Castaner, que se congratuló porque “las consignas de firmeza” permitieron a su juicio “mantener el orden”.

Desde las primeras horas de la mañana, decenas de vehículos de la policía, incluyendo camiones blindados y cañones de agua, se desplegaron a lo largo de la célebre avenida parisina, donde la semana pasada los manifestantes desvalijaron varias tiendas de lujo, quemaron kioscos de periódicos y destrozaron escaparates.

Para evitar nuevos desmanes, las autoridades prohibieron su acceso a los manifestantes. También prohibieron protestas en un perímetro adyacente dentro del cual está el palacio presidencial del Elíseo y la Asamblea Nacional.

Ante la veda, los “chalecos amarillos” no tuvieron más remedio que congregarse en otros puntos de la capital.

“Ir a los Campos Elíseos hubiera sido una provocación, en vista de la represión que anunciaron”, dijo a la AFP Jean-Paul Tonson, un manifestante de 57 años. “Pero vamos a seguir viniendo, no vamos a retroceder”, prometió.

El pasado sábado fueron 32.000 “chalecos amarillos” en toda Francia, lo que significa que en esta ocasión la cifra de asistentes volvió a aumentar, a pesar del despliegue de seguridad. Los asistentes a la marcha en París habían sido en cambio más numerosos hace una semana, 10.000.

Al caer la noche, la policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a la muchedumbre que intentó desplazarse hacia el centro de París.

Unas 56 personas fueron detenidas por haberse congregado en el perímetro vedado y 45 fueron multadas. Las multas en caso de participar en una manifestación sin autorización pasaron esta semana de 38 (43 dólares) a 135 euros (152 dólares) para disuadir a los manifestantes.