Diario del Cesar
Defiende la región

A la cárcel el otro asesino de los hermanos Páez

178

Ante el Juzgado Cuarto Penal Municipal con función de control de garantías de Valledupar fue presentado el jornalero Deivis José Rapalino García, de 31 años, oriundo de Bosconia, señalado como uno de los asesinos de dos niños, la madrugada del domingo, en la finca Villa Cielo, ubicada en la vereda Camperucho, en jurisdicción de Valledupar.

Este sujeto fue capturado por miembros del CTI de la Fiscalía en el corregimiento de Nueva Flores, en jurisdicción del municipio de San Diego (Cesar), luego que el abogado defensor Luis Freite consensuara su entrega a las autoridades.

A Rapalino García la Fiscalía Séptima Local URI le imputó el delito de homicidio agravado en concurso homogéneo consagrado en los artículos 103 y 103A literal A y F (adicionado por la ley 2098 de 2021), como presunto coautor material y en modalidad dolosa.

El sindicado aceptó los cargos.  “Le pido perdón al pueblo colombiano y la familia de esos niños, que me perdone”, dijo tras allanarse.

En la misma diligencia, el togado ordenó prisión en centro carcelario para Rapalino García.

Ahora, un juez de la República realizará audiencia de verificación de allanamiento a cargos y posteriormente, fijará fecha para la respectiva sentencia condenatoria. 

Rapalino podría recibir una condena entre 480 y 600 meses de prisión o, en su defecto, sancionado con cadena perpetua.

El lunes, el otro implicado en este caso, Luis David Pérez Pertuz, de 20 años y conocido como ‘Lucho Rabo’, también había aceptado su responsabilidad como uno de los autores del doble asesinato.

A Pérez Pertúz, oriundo del corregimiento de Casacará, jurisdicción de Codazzi, la Fiscalía le atribuyó igualmente la responsabilidad en el delito de homicidio agravado y el juez ordenó su detención en centro domiciliario para el imputado.

En la audiencia concentrada de legalización de captura, imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento, el fiscal relató nuevamente los hechos del pasado domingo 25 de julio.

“Siendo aproximadamente entre las 1 y 2 de la madrugada, los señores Luis David Pérez Pertuz, alias Lucho Rabo, y Deibis Rapalino García, ingresaron de manera violenta a la finca Villa Cielo,  ubicada en la vereda Camperucho, en jurisdicción de Valledupar, en donde dormían las señoras Dayana González Romero, Carmen González Romero y los niños Emel Páez González, Humberto Páez González y Jerson González Romero”, inició relato del fiscal. 

“Llegaron preguntando por Gabriel González Torres y al no encontrarlo, sin mediar palabras, Deibis Rapalino saca un machete y le da un planazo a Dayana González, quien cae al suelo, posteriormente esta misma persona agarra por el pelo a Carmen González y la saca de la casa, la tira al piso y le pone un cuchillo en el cuello diciéndole que le iba a cortar el cuello y la cabeza, mientras usted (Deibis) realizaba eso, Luis David estaba en el cuarto con los menores quienes le rogaban y suplicaban que no los matara porque eran sólo unos niños; Luis David sale de la habitación y se va hasta donde Deibis quien todavía se encontraba sometiendo a Carmen y en ese instante el menor Emel Anderson,  con valentía, toma un cuchillo y con el fin de defender a su mamá ataca a Luis David por la espalda, por lo que Luis reacciona y lo apuñala en no menos de 5 oportunidades causándole la muerte instantánea”, continuó. 

Finalmente, dice el fiscal: “El menor Humberto Rafael iba a salir de la habitación con la finalidad de defender a sus familiares pero Deibis se va hasta el cuarto y le da varias puñaladas causándole la muerte; posteriormente huyen del sitio de los hechos. Cada uno por un camino distinto”.

LAS PRUEBAS DE LA FISCALÍA

La Fiscalía también explicó que cuenta con elementos materiales probatorios como un reporte de iniciación, informe ejecutivo del 25 de julio de 2021 con todas las actividades investigativas, los actos urgentes, testigos que señalan a los imputados como las personas que perpetraron y asesinaron a estos menores.

Además el ente acusador cuenta con declaración de la señora Carmen González, madre de menores; actas de inspección técnica a cadáver de los menores,  donde se observan las heridas que le causaron la muerte, de manera instantánea. 

De igual forma, “fijación fotográfica donde se exhibe lugar de los hechos, cuerpos de las víctimas, la cantidad de heridas que tiene estos menores, entrevistas de personas testigos presenciales de estos hechos, testigos que describen 3 momentos: primero, cuando se encuentran en un establecimiento departiendo con usted y la otra persona, segundo, ella nos habla que fue testigo cuando ingresaron a la vivienda y después de un forcejeo terminaron asesinando a puñal a estos dos niños; y una tercera parte con entrevista de Carmen, donde relata horas antes que se encontraba departiendo y cuando se van a acostar entran de forma violenta a esa finca”.

“Comienzan a forcejar con ella, cada uno de ustedes mata a los hijos de esta persona. Los identifica plenamente, que los conoce desde hace mucho tiempo, y los señala como responsables directos de estos hechos”, indicó el delegado de la Fiscalía. 

Finalmente, subraya que, Luis David Pertuz, el otro implicado, en su testimonio dentro del interrogatorio, describió momentos antes de los hechos, “que posteriormente se pusieron de acuerdo para entrar a esa finca y que cada uno se armó de un cuchillo, y que estando allí causaron lesiones a la señora Carmen, que él fue el encargado de asesinar a uno de estos menores y usted asesinó al otro menor de edad.  Termina aceptando la responsabilidad de estos.  Que él huyó por un lado y usted tomó otro camino”, concluyó.

EL RELATO DEL ASESINO

Pérez Pertuz, de 20 años de edad, rindió declaración, en compañía de su abogado, Luis Alfonso Freite Mendoza, en el CTI de la Fiscalía de Valledupar.

Manifestó que siendo aproximadamente las 8 p. m. del sábado se encontraba departiendo en la cantina y billar ‘El Trasmallo’, ubicada en la entrada de Camperucho, junto con dos amigos, entre esos, Deivis Rapalino, hoy asegurado.

Dijo que allí estuvieron hasta las 12:30 de la madrugada del domingo 25 de julio en compañía de Carmen González (madre de los menores) y el hermano de esta.

“Carmen se quedó borracha y dormida en una silla del billar, a ella la lleva a la finca del señor Medina un sobrino de nombre Carlos Alfonso en moto y también llevó a Michel”, relató.

Agregó que él y Deivis se fueron acostar, pero este último, quien estaba enamorado de Carmen, lo convidó a llegar a la finca armados con arma blanca.

“Ahí fue donde decidimos entrar, la puerta la patea y la abre; entramos al mismo tiempo con el cuchillo en la mano cada quien, él (Deivi) cogió para el primer cuarto donde estaba Carmen con Michel; yo cogí para el segundo cuarto y les dije a los pelados (hijos de Carmen) que se quedaran quietos, a lo cual me respondieron que no les hiciera nada que eran menores de edad”, afirmó.

No obstante, aseguró que se trasladó al otro cuarto donde estaban los demás, dejando a los menores solos, pero el mayor de 15 años, Emel Anderson Páez González, buscó un cuchillo y lo atacó por la espalda.

“Ahí reacciono y lo agredo a él también, el pelado menor iba a salir en defensa de los familiares y en eso Deivi va hasta el cuarto y le pegó dos puñaladas en el pecho. Carmen y Michel se pusieron a gritar y nosotros salimos huyendo”, enfatizó.

DESPEDIDA EN CODAZZI

En el cementerio de Codazzi fueron sepultados este martes, en horas de la tarde, los hermanos Humberto y Emel Páez González, de 13 y 15 años.  

En medio del dolor, el pueblo codacense le dio una multitudinaria despedida.