Diario del Cesar
Defiende la región

Franceses rechazan el certificado sanitario 

47

Decenas de miles de personas volvieron ayer sábado a las calles de Francia para protestar contra la ampliación del certificado sanitario, que pronto será obligatorio para acceder a buena parte de los lugares públicos, mientras el Senado debate el respectivo proyecto de ley, que ha tenido ya algunas modificaciones.

El tránsito del texto por las cámaras está siendo largo y tras dos días de discusiones y votaciones en la Asamblea Nacional se encuentra ahora en el Senado, de mayoría conservadora, donde los debates prometen también prolongarse.

Las primeras modificaciones se introdujeron antes incluso de que se iniciara el debate, pues la comisión de Leyes y Asuntos Sociales de la Cámara alta retiró dos cláusulas importantes antes de que comenzara el pleno.

No será por tanto necesario presentar un certificado sanitario para acceder a centros comerciales ni para hacer una visita a hospitales.

Sí se mantienen las grandes líneas del texto: será necesario contar con él para poder entrar en cafés, restaurantes y transportes públicos de larga distancia a partir de principios de agosto, y a partir del 15 de septiembre la vacunación será obligatoria para el personal sanitario.

Pero los senadores han aligerado las sanciones en el caso del personal de sanidad: no habrá despido si al cabo de dos meses el profesional mantiene su negativa, como preveía el texto inicial.

En cambio, las multas serán más duras para los empresarios que no controlen el certificado de sus clientes, que podrían recibir una orden de cierre administrativo temporal, en lugar de una multa, y en caso de reincidir en tres ocasiones podrían ser multados con 9.000 euros y hasta un año de prisión.