Diario del Cesar
Defiende la región

La ´hoja de ruta´ para salvar el Hospital e Idreec 

126

Un acuerdo de reestructuración de pasivos en el hospital Rosario Pumarejo de López para salvarlo de la crisis que presenta y crear mecanismos para no liquidar el Instituto de Rehabilitación y Educación Especial, IDREEC, fue la conclusión de la mesa de trabajo liderada por el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, y que contó con presencia del viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, y el superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal.

En la reunión, en la que participó la bancada de congresistas del Cesar, diputados y representantes de la salud, se acordó la instalación de cuatro mesas de trabajo que permitan adelantar acciones concretas para resolver la crisis financiera que presentan estas dos entidades.

“Serían cuatro mesas de trabajo que estaremos instalando la próxima semana. La primera, es la depuración de la cartera para que el Gobierno Nacional gire los recursos para atención a población migrante en el Rosario Pumarejo de López, con los que se podrán pagar los sueldos atrasados. La segunda, para estudiar la propuesta de someter al centro asistencial a Ley 550, que es un acuerdo de reestructuración de pasivos que frena además los embargos. La tercera, para que las EPS, con la gestión de la Superintendencia Nacional de Salud, le devuelvan al hospital los pacientes que se llevaron para la red privada. En la cuarta mesa se analizarán alternativas para evitar que el IDREEC sea liquidado como lo propone la Super, sino que busquemos salvarlo”, dijo el gobernador Monsalvo.

El Mandatario destacó la buena disposición que tienen la Superintendencia, el Gobierno Nacional y el Ministerio de Salud, para darle un impulso al hospital y pidió apoyo para agilizar el pago de las cuentas adeudadas por la atención a los migrantes, que superan los 30 mil millones de pesos.

Frente a la situación que afronta el Instituto Departamental de Rehabilitación y Educación Especial del Cesar, IDREEC, que debe a sus empleados 31 meses de salarios, el Gobernador manifestó que, “el Instituto tiene una nómina de $130 millones mensuales y solo factura $2 millones y a pesar que la propuesta de la Superintendencia es que se liquide, porque no hay viabilidad financiera, nosotros vamos a seguir luchando para tratar de buscarle una solución, aclarando además que la Gobernación no le debe sueldos a los empleados, por ser una ESE autónoma con competencia directa para contratar los servicios de salud”.

Monsalvo Gnecco indicó además que entre la Gobernación del Cesar y el Gobierno Nacional se ha dispuesto de más  $50.000 millones para el hospital Rosario Pumarejo de López, representados en el pago de más de $7.000 millones de población pobre no asegurada, $15.000 millones de ley de punto final, $11.000 millones para la construcción de urgencias del centro asistencial, “pero sabemos que esto no es suficiente, los 50.000 millones de pesos son una inversión bien importante porque le colocamos 2.500 millones para el área materno-infantil, además recursos para la rehabilitación del 4 y 5 piso y pasamos de tener 7 camas UCI  a 47. Toda la red pública del Cesar tenía 7 camas y hoy tenemos 20 en Chiriguaná, 35 en el Aguachica y 47 en el Rosario Pumarejo, esfuerzo que se hizo con el Gobierno Nacional para darle dotación al hospital tratando de mejorar el servicio y la calidad”, explicó.

El Viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso dijo que tras revisar todas las opciones posibles en el caso del Rosario Pumarejo y del IDREEC, desde el Ministerio trabajan de la mano con el Gobierno del Cesar.

“El Hospital Rosario Pumarejo tiene un problema de equilibrio, que requiere intervenciones de fondo para lo cual la Junta Directiva va a revisar el acuerdo de reestructuración de pasivos, que es la mejor decisión”, indicó.

Por su parte, el superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal, se comprometió en seguir apoyando la gestión para ayudar a superar la crisis del Rosario Pumarejo de López. “El planteamiento es poner al hospital en un plan de restructuración de pasivos, para ello, el ente territorial debe enviar una solicitud a la Supersalud con el fin de asignar a un promotor para que haga el análisis de los pasivos y que el Rosario Pumarejo haga los acuerdos de pago. Este promotor viabilizará la parte administrativa, financiera y a futuro nos podrá garantizar un hospital viable”, puntualizó.

RETRATO DE UNA CRISIS

En julio de 2020, la Superintendencia Nacional de Salud auditó el Hospital Rosario Pumarejo de López, evidenciando que el funcionamiento de algunos procesos era inadecuado.  Uno de estos, el financiero, cerró el 2019, con gastos superiores a los ingresos, el déficit presupuestal superaba los $36 mil millones.  “Es una crisis que viene sumiendo al hospital desde hace unos 15 años”, advirtió, en su momento Jakelín Henríquez Hernández, gerente del HRPL en abril de 2020.

El panorama no era el mejor, las recomendaciones fueron planteadas, “y, aunque impopulares, he tenido que tomar decisiones para disminuir los gastos sin afectar la prestación del servicio de salud, ya que este es el objeto de la empresa, si no vendemos, no facturamos, así de sencillo, y si no facturamos, cómo cumplimos con las obligaciones”, acotó Henríquez Hernández.

El impacto de la pandemia y los seguidos cierres del hospital, se reflejaron en el giro que hacen las EPS por prestación de servicios de salud, para diciembre (2020), producto de la venta de servicios del mes anterior, llegó de $700 millones, una cifra muy baja para el gasto del HRPL, que solo en personal de planta paga cerca de $300 millones mensuales y a los terceros (asociaciones y cooperativas), unos $4 mil millones. Adicionalmente, el año pasado, por directrices de Minsalud, se cerró durante la pandemia el servicio de consulta externa, de la que se derivan otros servicios como cirugías programadas, agudizando el perjuicio por los constantes paros que impedían atención a usuarios.

A través de un documento fechado el 4 de enero de 2021, el Hospital Rosario Pumarejo, dio a conocer el monto de la deuda con los distintos operadores, 11 en total, contratados para ejecutar los procesos de servicios asistenciales; más la nómina que concentra el personal de planta del HRPL.  La cifra, correspondiente al periodo entre enero y noviembre de 2020, alcanzó a los $18.244.271.493,54.  Pasivo cancelado en un 77%, equivalente a $14.244 millones, deuda que se apaciguó con recursos que el Ministerio de Salud transfirió al ‘Rosario Pumarejo de López’ como apoyo en el estado de emergencia que generó el Covid19.  Reduciéndose la deuda a $3.999 millones (vigencia 2020) con algunas de las asociaciones.

En el documento generado por el HRPL, se específica cada uno de los operadores, el proceso para el que fue contratado, la vigencia del periodo, la cantidad cancelada, el saldo de la deuda vigencia 2020 y los números de meses pagados.

Dejando ante la luz pública que la asociación de Ginecología y Obstetricia del Cesar, Asgoce, presentaba una deuda de $825.634.427 recibiendo un pago de $812.809.659,00, que cubrió 10 meses, es decir, a la fecha, la deuda con esta agremiación es de $490.445.225 por concepto de servicios prestados durante las vigencias 2019 y 2020, vale la pena destacar que, a este último año, corresponden $12. 824.768.

El HRPL también saldó cuentas en su totalidad con estos operadores: Darsalud, (Auxiliares de Enfermería y personal de apoyo: camilleros, conductores, aseadoras) por $ 1.323.965.199,99; Buscamos, (Aseadoras) por $285.057.388; OPS, (Prestación de servicios) por $300.558.157 y al personal de planta del hospital, por $280.037.991

En cuanto a contratación, por primera vez, el hospital Rosario Pumarejo, contrata a inicio de año estos procesos asistenciales vitales, de manera legal.