Diario del Cesar
Defiende la región

La paridad

267

La conmemoración del día de la mujer lejos de verse y vivirse en su sentido comercial, debe entenderse como la oportunidad de discutir los avances y los retos en torno a la igualdad entre hombres y mujeres. En la actualidad, según el Global Gender Gap Report que se presenta todos los años en Davos en el Foro Mundial, el puntaje de la brecha de género global es del 68% (World Economic Forum, 2018). Esto significa que, en promedio en el mundo, los hombres en educación, salud, poder económico y poder político, todavía superan a las mujeres en un 32%. Lo más increíble es que a la fecha ningún país ha alcanzado la paridad, y solo los siete primeros países en la clasificación han cerrado al menos el 80% de la brecha.

Este índice que se concentra, como ya se  señaló, en cuatro indicadores, salud, política, economía y educación, muestra un panorama preocupante porque a pesar de los esfuerzos y algunos avances en materia de legislación, la brecha global desde el 2006 solo ha disminuido en un 3.6%. Así que si continuamos a este paso de tortuga o peor retrocedemos como ha venido sucediendo en algunos países, las tendencias continuaran igual, y por lo tanto la brecha global de género podrá ser cerrada en 108 años.

No es suficiente que cada año cuando se celebra el 8 de marzo como el día de la mujer y que el consuelo sean las rosas o los chocolates, porque en materia de igualdad lo que importa y marca realmente la diferencia es que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres, no en papel, sino que como menciona Martha Nussbaum desde un enfoque de capacidades. Donde no solamente las habilidades de las personas sean lo central, sino también las libertades o las oportunidades creadas por la combinación entre esas facultades personales y el entorno político, social y económico.

La situación en el mundo en cuanto al progreso puede ser leída desde varias perspectivas, porque si bien es cierto que en salud y educación los hombres y mujeres están cerca; en economía y política, existe una gran tarea pendiente. De hecho, la mayor disparidad de género está en el Empoderamiento político, que hoy mantiene una brecha de 77.1% a nivel global (World Economic Forum, 2018)

Para hablar un poco de nuestro país, según el reporte entre 149 países nos encontramos el puesto 40. Nada satisfactorio porque estamos lejos del mejor, Entendiendo que el primer puesto es para el país que esta mas cerca de la paridad, Islandia y el 149 el que esta mas lejos, Chad.

Algunos podrán ver con buenos ojos nuestro lugar en el ranking, sin embargo, las cifras sobre Colombia muestran que desde hace 12 años no hemos progresado frente a la participación y oportunidad económica de las colombianas. El mayor logro ha sido frente a la educación, tema en el cual, el país ha pasado de estar en el puesto 14 en el 2006 a estar hoy en el primer puesto. Poco o casi nada porque aun en este campo, en términos del tipo de educación que reciben hombres y mujeres, que se traduce en la clase de ocupación que desempeñarán en su trabajo, el abismo es aún gigantesco.

Menos flores y más acción es lo que las colombianas requieren de esta sociedad tan dolorosamente machista, patriarcal y desigual. Y en este caso, poco compromiso se percibe de parte de aquellos que deberían tener la capacidad de marcar la diferencia con ese pasado que abruma a las mujeres de este país.

*ExMinistra de Estado