Diario del Cesar
Defiende la región

´Me siento orgullosa de ser la autora del Himno de Valledupar´: Rita Fernández

1.568

“El único hijo que parí fue el himno oficial de Valledupar.  Nació de ese amor profundo e inmenso por esta ciudad”.  Así inicia Rita Fernández Padilla el relato de la historia detrás de la letra y música de esta, la composición, entre más de 100, “es la que me agiganta las raíces en esta tierra”.

Obligatoriamente debe remontarse al Valledupar colonial, cuando a sus 13 años venía de paseo o a vacacionar y con el amor de una adolescente se enamoró de la magia que envuelve este pueblo, como lo percibe su ser, y al que la unió su padre, oriundo del sur de La Guajira.

Ella, nacida en Santa Marta, dice “para mí era un sueño venir a Valledupar”, donde tejió fuertes lazos de amistad.  “Me volví vallenata.  Es un sentimiento que atrae, que amarra.  Es lo que me tiene aquí”.  Dice después de cerca de 40 años de haber elegido esta ciudad como su hogar.  Y donde, “por supuesto, quiero que me sepulten al partir de este mundo”.  Para hablar de cómo compuso la letra y música del tema que hoy figura en los anaqueles de la historia del municipio de Valledupar como himno oficial, Rita Fernández desempolva recuerdos que, “me niego a borrar, ellos me alimentan el alma”.  Se refiere a las noches lúgubres, iluminadas por las estrellas en las que “el amor crecía como luna llena”, y que junto a varios amigos vivió en la plaza Alfonso López entre guitarras e inspiraciones.

“El servicio de luz era pésimo, y se iba en las noches, pero eso hacía parte de ese encanto, de esa magia.  Ya eso no volverá a ser jamás.  Se nos fue ese Valledupar”.

Luego de dejar que su alma retozara por aquel pasado inolvidable, retoma el tema, y con esa voz suave, que pareciera hablar en secreto, y esa sonrisa que delata el éxtasis que le produce compartir ese “fuerte y profundo amor por Valledupar”, explica que la fuente de la letra y de la melodía estaba en su alma.

Revela que, conociendo la falta de un himno que representara a esta ciudad, algo que, además la extrañaba siendo esta capital tan musical, le generaba un vacío, y como su espíritu de compositora le dicto, empezó a plasmar lo que hoy llama, “una entonación que nos abraza y nos lleva a una sublime dimensión de reconocimiento y amor por nuestra hermosa tierra vallenata”.

Y así, “iba tejiendo muy suavemente la letra con lo que me dictaba mi corazón”.  Pero debió aumentar el ritmo, cuando lleva casi dos años puliendo su obra, casi que a mediados de los años 80 se abrió un concurso, en la Alcaldía de Valledupar con el apoyo de la Cámara de Comercio.

“Recuerdo que hubo varios participantes, hasta de otras ciudades del país”.  Entre los nombres de compositores locales que se le viene a la cabeza figura Gustavo Gutiérrez, Manuel Palencia Carat, Leovigildo Rodríguez…

Pero ella, quien ya tenía ocho años de haber amarrado su alma a Valledupar, resultó ganadora.  Así lo decidieron los jurados Consuelo AraújoNoguera, Simón Martínez Ubarnez y Luis Rosenzwel.  Corría 1984, ocupaba la alcaldía de Valledupar Miguel Meza Valera.  De esta manera, /Maternal, centenaria y bravía, luchadora en mestiza batalla.  Guardan leyendas los acordeones

del valle del cacique Upar/ se oficializó como el himno de la ciudad de Valledupar, un 5 de enero de 1985.

Hoy, nos identifica y es uno de nuestros símbolos. “Nos falta esta obra musical marcial”.  De esta manera, el cantante Iván Villazón fue convocado para interpretarlo y junto a la banda departamental, viajaron hasta la ciudad de Medellín para grabarlo como se conoce hoy.

“No me participaron quien lo interpretaría, ni en el momento que decidieron grabarlo.  Bueno tampoco me disgusta Iván (Villazón)”. Sin embargo, transcurridas más de tres décadas, la autora, Rita Fernández, asegura que, como documento importante, grabará el himno en “es de mucha importancia que quede para la historia el Himno Oficial de Valledupar, cantando por mí, que soy su autora. En eso voy a trabajar”.

Para Simón Martínez Ubarnez, 34 años después de haber tomado esa decisión, el himno que presentó Rita “era mucho mejor a lo que se esperaba.  De acuerdo con los términos de referencia que el Concejo Municipal había aprobado para el concurso”.  Sin embargo, cuenta que Manuel Palencia Carat, participante inconforme con el resultado, demandó el fallo. “Pero no pasó nada, el himno de Rita Fernández apenas se dio a conocer al público, gustó mucho.  Tuvo muy buena aceptación”.

EL ESCUDO Y LA BANDERA

Los otros dos símbolos, son el escudo y la bandera.  Sobre el primero, y así como lo registran los documentos históricos, lo relata el sociólogo y economista, Álvaro Castro Socarrás “Fue él quien dio una explicación en el Concejo Municipal, refiriéndose a Víctor Cohen Salazar, y Jaime Molina, un pintor y caricaturista muy importante, (famoso en las canciones del maestro Escalona) fue quien hizo el escudo.

Advierte Castro Socarrás que la ocurrencia de esto fue mucho antes de la creación del departamento del Cesar.  Es decir, Valledupar antes de que fuera la capital del Cesar, ya tenía su escudo.

“En aquel entonces hacía parte del Magdalena, lo que llamamos hoy en día el Magdalena grande”.  Recuerda que, para entonces, Valledupar era un pueblo.  Para entonces, transcurría 1955.   Álvaro Castro Socarrás, subraya la importancia, decir que Valledupar fue una ciudad colonial.  Fundada en 1550.  Fue de las primeras ciudades que los españoles en la Nueva Granada, lo que luego fue el Virreinato de la Nueva Granada.  Fue la primera región donde llegó el ganado vacuno, traído por portugueses y españoles. “Era el ganado campuzano, vacas pequeñas, pero muy lecheras.  Raza que creo que desapreció”.  A este animal se debe su aparición en el escudo.  Y aunque más nuevo, el algodón y la Sierra Nevada.  Los registros sobre la simbología del escudo hablan de nobleza y tradición.  / En el cuadro superior se encuentra la Sierra Nevada de Santa Marta, en la parte inferior los símbolos de la economía de la región Ganadería y Agricultura/

“Recomiendo que no olviden que Valledupar es una ciudad colonial, de estirpe española.  Hoy en día se ha descuidado mucho y eso se observa en el centro donde han hecho muchas construcciones modernas”, agrega que en los alrededores de la Plaza Alfonso “que fue el epicentro”, no se tuvo la precaución de conservar ese ancestro cultural importante del estilo colonial.

FUE MODIFICADO

En 2004, siendo alcalde Ciro Pupo Martínez el escudo fue modificado. En ese momento se consideró que un proceso natural de cambio de las condiciones geopolíticas, sociales y económicas del entorno municipal.

BANDERA

Nuestra bandera está conformada por tres franjas horizontales de igual tamaño. Se compone de los colores azul, blanco y rojo, los cuales tienen un significado especial. El color azul simboliza el cielo que nos cubre y las aguas de los ríos que bañan la ciudad; el blanco, las nieves perpetuas de la hermosa Sierra Nevada, como emblema tutelar; y el rojo, la sangre que derramaron nuestros aborígenes en defensa de nuestra raza. Es importante que la conozcamos y aprendamos qué simboliza, como parte de nuestra identidad.

¿Qué tanto saben los vallenatos sobre los símbolos del municipio?

DIARIO DEL CESAR salió a la calle para conocer que tanto saben los vallenatos sobre los símbolos del municipio.  Esto fue lo que encontró.  Ciudadanos como David Rincón que al final de su respuesta dijo que los colores de la bandera de Valledupar eran verde y blanco.  O Rodolfo Calderón quien aseguró que Valledupar, solo tenía dos símbolos. O Jaime Barrios que asegura que la corona que aparece en el escudo de Valledupar representa al Rey de Reyes.  Frente a esto, el sociólogo y economista, Álvaro Castro Socarrás, recomienda recuperar las bibliotecas municipales.

“Vea, la biblioteca de la Casa de la Cultura tenía más de 10 mil libros que han desaparecido.  Esa cantidad de libros la recolectamos con los propios niños que, a través de actividades que realizábamos, los donaban.  Debemos incentivar la lectura, el amor por lo propio.  Por ejemplo, y no es que esté mal, pero como vamos a ampliar un teatro sacrificando la biblioteca”, cuestionó.

Por DAMARIS ROJAS QUINTERO

 

HIMNO

Maternal, centenaria y bravía,

Luchadora en mestiza batalla…

Guardan leyendas los acordeones

Del valle del cacique Upar.

-II-

En sus calles de estirpe española

Remembranza de un pueblo que canta,

Con sus historias, sus esperanzas

¡Oh señorial Valledupar!

-CORO-

¡OH CIUDAD DE LOS SANTOS REYES!

¡MATRIARCAL GRITO SOBERANO!

¡TRADICIONES QUE SE DEFIENDEN!

¡ORGULLOSA FUE SU LIBERTAD!

-III-

Aborigen de casta muy valiente

De una raza labriega hasta la piel.

Hoy nos quedan dos símbolos latentes:

El Arhuaco y el Kogui, muestra fiel.

-IV-

Hacia el norte domina la sierra

Donde el alma del Valle se siente…

Un sol ardiente baña sus tierras

¡Airoso el río Guatapurí!

-V-

En el campo sus hombres muy fuertes

Con sus brazos de amor y confianza.

Es algo innato ¡Labrando cantan!

¡En busca de su porvenir!

-CORO-

¡OH CIUDAD DE LOS SANTOS REYES!

¡MATRIARCAL GRITO SOBERANO!

¡TRADICIONES QUE SE DEFIENDEN!

¡ORGULLOSA FUE SU LIBERTAD!

-VI-

Nuestro suelo es emporio de riqueza

Es progreso tenaz Valledupar.

¡Entonemos un himno de esperanza

Que sea el grito del valle del Cesar!

-VII-

¡Maternal, centenaria y bravía,

Luchadora en mestiza batalla.

Guardan leyendas los acordeones

Del valle del cacique Upar!