Diario del Cesar
Defiende la región

El poder del papa 

89

Las historias de poder siempre son atractivas con todas sus intrigas, personajes misteriosos, donde no pueden faltar los crímenes sin resolver, las bajas pasiones y los pecados inconfesables.

Estos son algunos de los ingredientes de ‘La salud de los papas. Medicina, complots y fe. Desde León XIII hasta Francisco’, del periodista y escritor argentino Nelson Castro, que hace un recorrido profundo sobre la salud, las enfermedades, así como la vida y la muerte de los llamados por la Iglesia Católica como los representantes de Dios en la Tierra.

Historias reales que superan la ficción, que además, incluye una entrevista al Papa Francisco en el Vaticano mismo, donde el llamado ‘Santo Padre’ habla de manera directa de muchos de los aspectos de su salud.

Cada historia es impactante como es el caso de Pío XII y su compleja personalidad, que siempre creyó que era un ser ‘tocado por Dios’, dominaba cada un de los aspectos de la iglesia y ejercía más como príncipe que como papa, con el orgullo a flor de piel al asegurar que hablaba diez idiomas, pero casi ninguno lo hacía bien, con serios problemas de dicción, lo cual aumentó cuando empezó a sufrir de hipo crónico producto del mal manejo médico de sus problemas gastroesofágicos.

Uno tras otro mal tratamiento médico, que incluso lo llevaron a tomar ácido crómico, lo que casi le destruye las encías y demás, mientras que su salud se deterioraba seriamente.

El mundo se sorprendió cuando en 2013 Joseph Ratzinger, más conocido como Benedicto XVI renunciaba a ser Papa, sólo casi ocho años después de haber sido elegido como el Papa 265 en la historia y el sucesor de Juan Pablo II. Sin embargo, Nelson Castro en su libro, asegura que es más usual de lo que se espera que los máximos representantes de la Iglesia Católica quieran renunciar en algún momento de su labor.

Buena parte de ellos, como el propio Juan Pablo II, quien sobrevivió a un atentado con arma de fuego, vio como su salud empezó a deteriorarse seriamente, y pese a ello, permaneció hasta sus últimos días en el papado, lo que no solamente es perjudicial para ellos, también para el propio Vaticano, pues sus facultades mentales, disminuidas, en otros casos de la historia de los papas, han sido utilizadas por personas sin escrúpulos para la manipulación.

No faltan los nuevos detalles en torno a la misteriosa muerte de Juan Pablo I, que se dio a tan sólo un mes de haber asumido el cargo, así como todos los rumores sobre cierto sector del Vaticano, que no quería que Bergoglio llegara al papado, y para ello, lanzó el rumor en el cual se aseguraban, que él no tendría las capacidades físicas para un cargo de esta magnitud, al afirmar, que sólo poseía un pulmón.