Diario del Cesar
Defiende la región

Invasores regresaron a predio desalojado el fin de semana

94

POR: NINOSKA REYES URDANETA

Más tardaron las autoridades en coordinar el desalojo, que en regresar sus ocupantes. Esto es lo que se está registrando en el predio ‘Santa Bárbara’, cercano a la Urbanización Rafael Escalona y Casas de La Pradera en Valledupar, el cual fue desocupado el pasado fin de semana y ya está nuevamente repleto de cambuches.

Las comunidades aledañas a esta ocupación ilegal, han sido reiterativos  en las denuncias, y ahora han asegurado que las personas solo esperaron que se fueran las autoridades, para acomodar de nuevo sus cambuches.

Vecinos del lugar, aseguran que incluso esas personas han tomado represalias contra los residentes aledaños al predio, por lo que muestran su preocupación ante la inseguridad en la que estarían inmersos los residentes de la Urbanización Rafael Escalona, Parques de la Pradera y Casas de la Pradera, quienes afirman además, que las autoridades no finalizaron el proceso de desalojo y se fueron dejando el problema a la comunidad.

Al respecto, Luis Galvis, secretario de Gobierno de Valledupar, dijo que la orden de desalojo se venía cumpliendo de manera voluntaria por parte de los ocupantes. Durante el proceso se hizo el uso de alguna maquinaria, para retirar los materiales utilizados en la construcción de los cambuches y se dejó el terreno completamente limpio.

Lamentablemente, al finalizar el desalojo, algunos invasores procedieron a hacer amenazas a trabajadores de los propietarios de este predio (Inversiones Soto Arino S. A. S.), que estaban generando el encerramiento  como la ley lo contempla.

Asimismo ejerciendo acciones en contra de algunos habitantes del sector. “En ese mismo momento, se tomaron medidas y se dio con la captura de una persona, quien en estos momentos está sometida a las investigaciones relacionadas con la venta de lotes, que es considerado como una estafa”.

Galvis anunció que hoy viernes, se retomará la acción de desalojo, con una contundencia por parte del propietario del predio, estableciendo vigilancia para evitar nuevamente la invasión, una vez desalojadas las familias que regresaron a instalar los cambuches.