Diario del Cesar
Defiende la región

¿Es hora de la reapertura? 

121

Por 

VÓLMAR  

PÉREZ* 

El Ministerio de Salud expidió la resolución 777 mediante la cual fija las medidas de bioseguridad que se deben seguir adoptando en el país en el proceso de la reapertura de los sectores sociales, culturales, deportivos y de entretenimiento. Del mismo modo, crea el Índice de Resiliencia Epidemiológica Municipal (IREM), que se soporta en la información que provenga del proceso de vacunación, la seroprevalencia, la ocupación de las UCI y el testeo,  criterios con los cuales se decidirá el nivel o grado de apertura a que puede llegar cada municipio.

El IREM, por su parte, contempla tres ciclos: el primero, en el que, según la clasificación de los municipios, estos podrán abrir las actividades mencionadas con un aforo del 25%, otro con el 50% y un tercer grupo con el 75%. El Director de Epidemiología del Ministerio de Salud ha expresado que lo que se busca es identificar determinantes básicos de la trasmisión o de nuevos brotes, como inmunidad natural, vacunación y capacidad instalada del sistema de salud.

En una declaración pública que suscribe un grupo altamente significativo de asociaciones de la comunidad científica, académica y gremial, entre otras, del sector de la salud, le manifiestan al Gobierno que son inconvenientes los criterios en desarrollo de los cuales se decidió autorizar la reapertura de los sectores de cultura y entretenimiento. No solo dicen que carecen de evidencia científica, sino que nos exponen a un incremento de muertes en el peor momento de la pandemia.

Con estos criterios, como queda dicho, no estuvieron de acuerdo las organizaciones del sector salud y ello es materia de gran inquietud porque se supone que las autoridades del ramo consultan su opinión para adoptar este tipo de directrices en el tratamiento de una problemática tan sensible, como es el retorno a unas actividades en las que se ha considerado que hay cierto nivel de exposición al contagio.

La verdad es que muchos vemos con preocupación la reapertura de diferentes actividades comerciales, de los bares y gastrobares y del regreso a la presencialidad de los colegios públicos, como en el caso de Bogotá con la expedición del Decreto 199 de 2021 por parte de la Administración Distrital, a partir del 8 de junio, con control de aforos en tales establecimientos. Desde luego, seguirán prohibidos los eventos públicos con aglomeraciones, el fútbol con público y las discotecas hasta que la ciudad recupere la condición de alerta amarilla.

Reabrir la ciudad capital en momentos en que el nivel de contagios nacional llegó a los 24.233 casos nuevos el 9 de junio, y se reportan 550 fallecimientos por el virus, para un total de 93.473 fallecimientos, y con la ocupación de las UCI en un 93.8%, no es lo más conveniente. Según se informa Bogotá es la ciudad con el más alto volumen de contagios, como que ya se registra un acumulado de 1.047.822 casos.

Unido a lo anterior, el Gobierno acaba de expedir una directiva según la cual los servidores públicos de todas las entidades de la rama Ejecutiva del orden nacional deben retornar a las labores presenciales en los municipios en donde se encuentren de acuerdo con los ciclos previstos en la Resolución 777 citada.

*ExDefensor del Pueblo