Diario del Cesar
Defiende la región

Cárcel a tres de ‘Los Chimilas’ y dos para la casa 

51

Ante un Juez con Funciones de Control de Garantías de Ciénaga, fueron presentados los hombres y la mujer capturados en las últimas horas en medio de una redada de la Unipol de la Metropolitana de Santa Marta y Gaula del Ejército contra la banda delincuencial común organizada denominada ‘Los Chimila’, dedicados al hurto en todas sus modalidades.

Al finalizar la audiencia, el togado cobijó a tres de ellos con la medida de aseguramiento en centro carcelario, a dos benefició con la medida de aseguramiento domiciliaria mientras que a uno más les otorgó la libertad, al no hallarlo responsable.

Los hombres amparados con cárcel, considerados un peligro para la sociedad, fueron identificados como Jhon Eduar Gutiérrez Acosta, Hugo José Perea Cadena Y Jorge Junior Miranda Jiménez. En la misma jornada judicial también fueron cobijados con detención en su lugar residencia, Oscar Javier Berdugo Cantillo Y Manuel Enrique Zambrano Hernández. Se conoció que, en la audiencia pública Rosa Maria Villarreal fue puesta en libertad.

Cabe recordar que tras labores investigativas, análisis y clasificación de información, permitió que uniformados de la Policía adelantan una serie de allanamientos en los barrios Los Girasoles, La Concepción, Divino Niño y 18 de Enero del municipio de Ciénaga, que permitió la captura de seis personas los cuales eran integrantes del grupo delincuencial, solicitados por los delitos de concierto para delinquir, homicidio, hurto agravado y calificado y fabricación, tráfico y/o porte de armas de fuego.

En medio de las diligencias de allanamiento realizadas en el barrio Divino Niño, se dio la captura de Jhon Eduar Gutiérrez, reconocido con el alias de ‘Orejón’, quien fungiría como líder del grupo delincuencial y Jorge Junior Miranda Jiménez, alias ‘Junior’ quien estaría presuntamente señalado de participar en un homicidio  perpetrado el 19 de Octubre del 2020 en contra de una comerciante del municipio de Ciénaga.

El Grupo de Delincuencia Común Organizada denominado Los Chimila, tenía como modus operandi fijar su acción delincuencial en las personas que retiran dinero de los diferentes cajeros electrónicos, seguirlos hasta calles desoladas y despojarlos de sus pertenencias intimidándolos con armas de fuego. Por otra parte, sus acciones criminales también se enfocaban en el hurto a inmuebles, establecimientos comerciales, consultorios médicos y estaciones de servicio.