Diario del Cesar
Defiende la región

De la vileza humana

239

Tropelías ha cometido el hombre a lo largo y a lo ancho de la historia. El ser humano, ser superior de la “fauna”, creado según la biblia a imagen y semejanza de Dios, si se analiza su trasegar por la tierra no sale bien librado. Los alemanes, con la sabiduría que les caracteriza, no le han encontrado explicación al comportamiento de la máxima creación de la naturaleza cuando de estudiar ciertas actuaciones, que rayan en el animalismo burdo, se trata. Y han buscado elaborar la exégesis para hacer entender su pasado nazi, y aterrizan sin éxito. No se explican cómo es que ese pueblo, cuna de prohombres, haya llegado al extremo de exterminar millones de seres humanos de manera brutal.

La barbarie humana, sofisticada por provenir de quienes provenía, llegó a estos lares, es decir, a América, con el colonizador. Y no era que ya los entonces imperios precolombinos no se hubieran enfrascado en guerras regionales e internas por el dominio del poder. Pero los españoles, olvidándose que eran “civilizados”, no escatimaron pudor para acabar de rebozar las cantimploras de sangre de indígenas, negros, mestizos y otras etnias de este rincón del mundo.

Cuando se presentaron las sublevaciones contra el colonizador, ¡virgen santa! A los aborígenes y a los negros se les aplicó el peor de los castigos, sin incluir la muerte. Cuando se dieron las rebeliones del Alto Perú, liderada por Tupac Katari; La gran rebelión de Tupac Amaru y la Rebelión de los comuneros, para solo mencionar esas tres, a Katari, a Amaru y a José Antonio Galán, se les castigó con la pena capital. Califique cuál la más cruel: Katari fue desmembrado, decapitado y empalado. Amaru  decapitado. Y Galán fue ejecutado por desmembramiento, decapitado y su cuerpo empalado y exhibido en la región comunera.

Pero acerquémonos más al presente, en donde a pesar de la inteligencia y sabiduría humanas hemos visto al hombre en lo más oscuro del oprobio. Ya mencionamos a los nazis y su carga de infamias y crímenes. USA en Hiroshima y Nagasaki, nos dio una muestra tétrica del imperio del terror. Los judíos en Sabra y Chatila se dieron un banquete de muerte una madrugada. En Colombia las AUC aprendieron y practicaron con las ejecuciones de los colonialistas…

Y a otros, primero los mataron moralmente para después liquidarlos en lo físico. A Federico García Lorca, la dictadura fascista de Franco le puso fin a sus días apenas  frisando los 38 años cuando revolucionaba el mundo de la poesía y del teatro. Fue secuestrado una madrugada, recién llegado de América, y bajo el cargo de socialista, homosexual y masón, los censores consideraron que era necesario matarlo. Pero antes de su muerte física ya había sido atacado por la prensa de derechas e identificado como antagonista de las fuerzas falangistas.

Pues bien, engendrada con ese cocimiento es la fauna que a través de las redes sociales se ha burlado de forma envilecedora del profesor Antanas Mockus, que sufre un Parkinson severo, que erosiona su existencia en la dura batalla con  la muerte. Igual que sentí un dolor indescriptible cuando vi al gran Cassius Klay, el más grande del boxeo, andar a tientas afectado por el mismo mal, he sentido otro por el estado de esa inteligencia  múltiple. Por ese ser humano del que hicieron mofa seres despreciables que destilan odio e irracionalidad en lo que dicen y en lo que hacen. ¡Que Dios los perdone!