Diario del Cesar
Defiende la región

Inglaterra no detiene el desconfinamiento  

96

Cenar en el interior de un restaurante o ver un partido de fútbol en el estadio vuelven a ser posibles en Inglaterra, que este lunes inició una nueva etapa de desconfinamiento pese al temor por el avance de la variante india del coronavirus.

Con más de 127.600 muertos por la pandemia, el Reino Unido, país más golpeado de Europa, vio su situación sanitaria mejorar considerablemente tras un estricto confinamiento durante el invierno y una campaña de vacunación masiva.

Pero el avance de la variante india, sobre todo en el noroeste de Inglaterra, amenaza con ensombrecer las perspectivas y podría llevar a modificar la siguiente y última etapa del desconfinamiento, prevista el 21 de junio, cuando todas las restricciones debían levantarse.

Al tiempo que pedía prudencia a los británicos, el primer ministro Boris Johnson afirmó que por el momento no hay motivos para cambiar la hoja de ruta, con la reapertura de pubs y restaurantes a cubierto -las terrazas reabrieron en abril-, hoteles, museos, salas de espectáculos y estadios con hasta 10.000 espectadores.

Prohibidas durante muchos meses, las reuniones en casa vuelven a estar permitidas, pero limitadas a seis personas o dos hogares como máximo.

“Tenga cuidado con los riesgos para sus seres queridos, recuerde que el contacto físico, como los abrazos, es una forma directa de transmitir esta enfermedad. Así que deben pensar en los riesgos considerando por ejemplo si están vacunados”, afirmó Johnson en un vídeo difundido en Twitter.

También vuelven a estar autorizadas las vacaciones en el extranjero, aunque sólo unos pocos destinos están exentos de la cuarentena al regreso, entre ellos Portugal, Israel y Gibraltar.

En Inglaterra, Gales y la mayor parte de Escocia, con excepciones como la ciudad de Glasgow, es posible tomar una cerveza dentro de un pub y comer en un restaurante, un alivio dadas las inclemencias del tiempo de las últimas semanas.

“Es muy agradable poder sentarse dentro y no empaparse por la lluvia, sí es genial volver a un restaurante”, afirmaba entre risas Emio Werner, un estudiante de 19 años entrevistado por la AFP en el “Montagu Pyke”, en el centro de Londres. /AFP