Diario del Cesar
Defiende la región

Distrito brinda atención a 411 familias afectadas en Guachaca 

47

En apoyo a las familias afectadas se suministró de manera inicial un total de 20 mil litros de agua potable con apoyo de la Essmar. 

La Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través de la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático (Ogricc), avanza en la atención de la emergencia registrada por el desbordamiento del río Guachaca, a la altura del corregimiento que lleva el mismo nombre y que resultó inundado la madrugada del pasado domingo 9 de mayo a causa de una creciente súbita.

Jorge Lizarazo, director de la Ogricc, precisa que, de acuerdo a la información recopilada en los censos, que se han venido desarrollando en el corregimiento, “un total de 411 familias resultaron afectadas producto del desbordamiento del río y estas residen en 400 viviendas, de las cuales ocho tuvieron una afectación severa”.

Del mismo modo, el director de la Ogricc, mencionó que la emergencia ha sido calificada en el nivel 3 dentro de la Estrategia Municipal de Respuesta, Emre, la cual fue atendida de manera oportuna e integral.

Asimismo, en esta zona de la parte rural de la capital del Magdalena, se inició el proceso de Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades (Edan), de las familias afectadas y se suministró de manera inicial un total de 20 mil litros de agua potable con apoyo de la Empresa de Servicios Públicos de Santa Marta (Essmar); también se dispuso de una volqueta doble troque, para adelantar acciones de mitigación del riesgo con la recolección de lodo, desechos y restos vegetales de las calles, para recuperar la total y normal movilidad en el corregimiento, en aquellas zonas en las que por efecto de la corriente, las vías resultaron sedimentadas.

Por otro lado, se dio a conocer que con la información levantada en los censos, se procedió a enviarla a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, a través de una plataforma para posterior a ello obtener la aprobación de las ayudas humanitarias que sean necesarias para dar respuesta a esta emergencia.

El director de la Ogricc, también aclaró que se ha venido realizando los monitoreos con las entidades prestadoras del servicio de emergencias, como la Defensa Civil, la Cruz Roja y el Cuerpo de Bomberos Voluntario de Santa Marta, con quienes se ha trabajado de manera articulada y se mantienen en alistamiento.

“También nos mantenemos en alistamiento con nuestros voluntarios del Comité Barrial Samario (Cobasa), en los 42 puntos de la ciudad donde posiblemente se puedan presentar escenarios de riesgo, por los cuales estamos haciendo también el proceso de sensibilización en esta temporada de lluvias”, añadió.

ALERTA ROJA 

Desde la Oficina para la Gestión del Riesgo y el Cambio Climático de Santa Marta, se informó que se mantiene la alerta y se pidió a los habitantes de esta zona a mantenerse atentos a las indicaciones por cambios en este afluente, mientras se lleva a cabo la atención de las familias afectadas.

Según lo informado por Lizarazo, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, emitió un nuevo boletín, en el que pone de manifiesto la alerta roja por crecientes súbitas en los ríos que descarga sus aguas al mar Caribe, como el Don Diego, Buritaca, Ancho, Piedras Guachaca, Gaira y Manzanares; además de la emisión de la alerta amarilla por amenaza de deslizamientos de tierra en zonas de ladera y alta pendiente.

De acuerdo con el reporte del Ideam, la temporada de lluvias que inició desde el 16 de marzo, se dijo que iría hasta abril del próximo año y a partir del 15 de mayo se intensificarán las lluvias en el distrito.

Por eso la Defensa Civil seccional Magdalena, realiza un continuo monitoreo en puntos estratégicos del río Guachaca para la verificación del nivel de agua, y poder así dar una alerta temprana a las comunidades que se puedan ver afectadas por el desbordamiento de este río.

“La Defensa Civil, viene adelantando una serie de acciones de prevención y entre ellas, están los observadores comunitarios del riesgo y el monitoreo permanente y constante de los ríos y quebradas que nacen en la Sierra Nevada de Santa Marta y que son afluentes de los mismos, como la quebrada Mendihuaca, con el fin de poder estar controlando y verificando su nivel, para poder generar alertas ante la posible creciente súbita de los mismos y con esto evitar que se presenta algún incidente que afecten persona y se sigan presentando emergencias en el corregimiento”.

De este modo, los organismos de socorro en el Magdalena se encuentran en alerta tras el nuevo desbordamiento del río Guachaca, debido a las intensas lluvias que se registraron en los últimos días en la Sierra Nevada de Santa Marta.

DENUNCIAN SOBRE LA CANALIZACIÓN 

Líderes sociales de Guachaca señalaron ayer que  no han  terminado las obras del contrato con el ‘Consorcio Guachaca 2020’ por $1.116 millones de pesos, y de los 2.4 kilómetros que se contempló solo hay ejecutado 1.1 kilómetro, dejando desprotegido el corregimiento que una vez más se inundó.

La bióloga y doctora en ecología, Sandra Vilardy, advirtió las fallas en este proyecto, señalando que “necesitamos entender a nuestros ríos y ver cómo con los dragados estamos aumentando los procesos de erosión costera. No se entiende cómo, a pesar de las advertencias, la Corporación Autónoma Regional (CAR) expidió el permiso para la intervención”.

La doctora Vilardy explicó en la W Radio que hay una tendencia marcada en la ingeniería hidráulica de acudir a la construcción de jarillones y dragado de los caudales, “sin embargo, las cifras a nivel mundial arrojan que esas obras hoy en día no sirven y que necesitamos trabajar en mecanismos y técnicas más acomodadas al cambio climático”.

Por su parte, el gerente de infraestructura del distrito, Jonathan Nieto, señaló que las obras contratadas solo obedecen al retiro de un sedimento, que por años ha estado arrastrando el río, reduciendo el cauce natural.

“Fue la zona baja del corregimiento la que se anegó sin generarse traumatismos. Junto a la gobernación buscamos construir un muro de contención para mejorar la estabilidad a la población. No habrá adiciones al contrato, pues, este apenas va por un 70% de ejecución”, agregó Nieto.

El ‘Consorcio Guachaca 2020’ le respondió a la comunidad, puntualizando que las obras llegaban hasta la intervención de 1.1 kilómetro, porque las condiciones cambiaron, es decir, entre los estudios previos y la realidad, no hubo relación.

La comunidad amenaza con retener la maquinaria del consorcio hasta que la alcaldía no termine lo prometido.