Diario del Cesar
Defiende la región

Luto en el periodismo vallenato, murió William Rosado Rincones 

172

POR: NINOSKA REYES URDANETA 

Tristeza y a la vez admiración, es lo que hoy siente el gremio de periodistas de Valledupar. Se apagó la voz y se detuvo la excelsa pluma de un gran periodista, como William Francisco Rosado Rincones, quien a sus 61 años, no logró vencer el Covid-19, dejando un vacío tan grande, como el legado que en el periodismo escrito y radial supo construir.

Ha sido un amanecer oscuro para el periodismo vallenato, aproximadamente a las 3:00 de la madrugada de este 11 de mayo, Rosado Rincones dio su último suspiro, en el frio ambiente de la Unidad de Cuidados Intensivos, donde estuvo por varios días, intentando vencer este enemigo silencio que tanto le ha arrebatado a la humanidad y que ahora se lleva un hombre que además fue escritor, compositor, educador y gran ser humano.

Durante los últimos 15 años integró el equipo del programa de noticias La Tribuna del Cesar, en Radio Guatapurí. En su faceta de escritor, publicó la biografía del cantautor Calixto Ochoa, El mundo de Calixto; y en la actualidad preparaba otra obra denominada ‘Gladiadores del Folclor’.

También formó parte de esta casa editorial, se lució en las páginas del Diario del Cesar desde sus inicios, al igual que en Ajá y Qué Valledupar, donde realizó crónicas dedicadas al folclor vallenato. Era natural del corregimiento de Valencia de Jesús, municipio de Valledupar, tierra que además le sirvió de inspiración por ser cuna del gran Calixto Ochoa.

También dejó huellas en la Universidad Abierta y a Distancia (Unad), donde obtuvo el título de comunicador social en el año 2009, casa de estudios que le dio la oportunidad de ejercer la docencia en la facultad de Comunicación Social.

Su trayectoria profesional también se hizo presente en otros medios de comunicación de la región como: Radio Codazzi, Caracol, Radio Reloj, Radio Valledupar, La Voz del Cañaguate y Cacica Stéreo.

Hoy deja grandes recuerdos entre amigos y familiares. Su don servicial y con una sonrisa siempre dibujada en su rostro, es la imagen que jamás olvidarán quienes se mantuvieron a su lado, como profesionales, como personas y miembro del folclor vallenato, que fue su pasión y motivo de inspiración para redactar sus impecables crónicas.

Desde hace varias semanas, William Rosado venía padeciendo algunos quebrantos de salud a causa del Covid-19, se recuperaba en su residencia, pero luego ameritó su traslado de urgencias a una clínica, donde finalmente falleció, la madrugada de este 11 de mayo.

Ese hombre ‘enmochilado’, deja un gran legado, muy querido entre todos y lamentablemente dijo adiós, producto de una pandemia que él mismo decía no lo devastaría. La voluntad de Dios se cumplió, ahora sus composiciones resonarán desde el cielo, tal y como resonaba su voz tras los micrófonos cada mañana vallenata.

COLEGA Y AMIGO 

Aquiles Hernández, con quien compartió William desde la infancia, manifestó entre lágrimas, que su amistad viene desde los estudios de bachillerato en el Inspecam. “A William hay que recordarlo como persona, siempre estaba dispuesto a todo, a ayudar, a colaborar a ser solidario y serio en lo que debía. También se dedicaba a educar y a enseñar sin que nadie le dijera, con sus actos y manera de ser uno aprendía mucho”.

Afirma que el último recuerdo que tiene de su colega, es llegando a la tienda El Bololó, ubicada al lado de Radio Guatapurí, con su mochila, que no soltaba para nada diciendo “cuídense muchachos que esto está malo. A mí no me va a quebrar la pandemia, me va quebrar es Maduro de ver tanta necesidad entre los venezolanos que han llegado a esta tierra”.

Hernández reiteró que William era extremadamente generoso, le gustaba compartir, su mejor satisfacción era que lo visitaran a su tierra Valencia de Jesús. Era feliz visitando los pueblos.

Las notas de condolencia han sido interminables a través de las redes sociales, medios de comunicación, entidades públicas, mandatarios, folcloristas y habitantes de su tierra natal.

Sus grandes amigos y colegas lo lloran, su corazón está de luto y su pecho oprimido del dolor que sienten por esta inesperada partida. Tal es el caso del periodista Carlos Cadena, quien afirmó que el amanecer de este 11 de mayo “nos deja el corazón destrozado, partió a la eternidad un hombre extraordinario, un excelente ser humano que reunía la integralidad para ser una excepcional personas, un gran amigo, un gran señor, un colega de una estatura inmensa”.

Era una persona que creía mucho en la fraternidad, hablaba mucho de la cofradía, le encantaba ese término, porque era un hombre que donde estaba no existía la controversia. “Lo suyo era la amistad, la alegría, pero a la vez con carácter cuando se le exigía, pero siempre los caracterizaba la cordialidad y siempre llevaba una sonrisa marcada en su rostro”

Por su parte, Edgardo Mendoza, afirmó que amanecieron con el corazón devastado, “y no pudo más amigo de mi alma, tantos años que hoy parecen pocos, tantos momentos siempre felices, falló tu gran corazón, queda el recuerdo en nuestras familias y colegas de periodismo vallenato. Cuánto dolor compadre, imposible olvidarte nunca”.

Recordó que cada fin de semana salían a pasear hacia los pueblos, era un hombre con calidad humana y buscador de historias para luego plasmarlas en los medios impresos o narrarlas por la radio.

Mildreth Zapata, también periodista vallenata, afirmó haber conocido a William en la UNAD como profesora en un curso de redacción. “Me nutrí mucho de él, un alma muy joven y con una pluma exitosa para los géneros periodísticos. Formó parte del periódico Vanguardia en Valledupar, donde aportó muchísimo, su pluma era exquisita creador de metáforas impecables y significativas”.

Por su parte, Mello Castro, alcalde de Valledupar, expresó que la partida del periodista William Rosado, causa profundo dolor, “fue un gran periodista, escritor, docente y principalmente un gran ser humano. También fue un buen esposo, padre y amigo; es muy triste levantarse con esta noticia de haber perdido a un gran hombre con sentido social, que dejó un gran profesionalismo y entrega por las comunidades”.

La Fundación Festival de La Leyenda Vallenata, organización a la que muchos años trabajó como presentador en el festival, lamentó el deceso de William Rosado con el siguiente mensaje: “El periodismo vallenato está de luto por el fallecimiento del periodista, escritor y locutor William Rosado Rincones, quien prestó invaluables servicios al folclor vallenato. Paz en su tumba”.

Rolando Ochoa, hijo del compositor Calixto Ochoa, también expresó su tristeza por la pérdida de este gran hombre que se dedicó a estudiar y exponer la vida de su padre.

“Con profunda tristeza, hemos despedido a este gran amigo, gran baluarte de la radio. William fue un gran amigo, un gran ser humano con un corazón noble; fue un seguidor de la obra musical de mi padre, admiró la historia de Calixto Ochoa y eso lo hizo especial para mí. Que el Señor lo reciba en su santo reino”, dijo.

CLUB BOLOLÓ, SU GRAN ALEGRÍA 

El sentido de fraternidad de William era su principal característica de vida, de hecho formó parte del Club Bololó, un espacio creado y visitado por periodistas, justo al lado de la emisora Radio Guatapurí.

Estos espacios también están de luto, de hecho la propietaria de la tienda El Bololó, Amparo Arboleda, no contuvo el llanto al manifestar que durante 30 años mantuvo la amistad con William. “Muy amigo, echador de broma y un gran ser humano. Fue para mí como un hermano y consejero; pedía su tinto cada mañana al salir del noticiero”.

Explicó que el Club Bololó lo creó él, tuvo la capacidad de convocatoria y hasta se aportaba mensualmente para las integraciones. Pero su trabajo le fue consumiendo el tiempo y entregó la responsabilidad a otros colegas que llevan bien el funcionamiento. “De hecho para este fin de año se tenían algunos planes, pero Dios decidió antes de tiempo”.

Destacó que lo más sobresaliente de William era su don humanitario, le preocupaban los migrantes venezolanos, de hecho al principio de la migración llegó a comprar termos de café, para que vendieran el tinto por la ciudad y pudieran satisfacer sus necesidades. Incluso hasta trabajo les llegó a dar en su casa.

 “La última vez que hablé con él fue el 27 de abril, el día de mi cumpleaños, pidió que me cuidara, que usara el tapabocas y me lavara las manos siempre”, afirmó entre lágrimas.

SE APAGÓ LA VOZ DE ROSADO 

 “Se apagó la voz de William Rosado”, así fue la manera como desde Radio Guatapurí comunicaron la lamentable noticia. Fue su casa radial, donde ahora extrañarán sus versos, su voz inigualable para leer noticias, pero principalmente su profesionalismo, su ética y entrega a la labor desempeñada.

 “Fue una voz que no debió apagarse nunca, se fue el maestro, una institución de esta emisora”, manifestó a primera hora el periodista y compañero de William, Limedes Molina.

A su vez, Andrés Molina Araújo, director de Radio Guatapurí, también destacó los aportes que William Rosado hizo a la casa radial. “Fue un gran cronista y redactor, pero el gran legado que deja es su sensibilidad social, siempre defendió a los más vulnerables, tenía un corazón inmenso”.

A las 10:00 de la mañana aproximadamente su cuerpo fue llevado hasta la sede de Radio Guatapurí, donde por razones de pandemia, al carro fúnebre fue parqueado en el frente, mientras sus compañeros, colegas y amigos, lo aplaudían como agradecimiento  a la labor cumplida. Su puesto de trabajo quedó vacío, el micrófono se silenció, más no las enseñanzas que deja a las nuevas generaciones del periodismo.

Con lágrimas en sus rostros, pero a la vez impotentes de no poder abrazarse para expresar el dolor que sienten, sus colegas solo dijeron ‘gracias William por todo”, y así lo acompañaron hasta su última morada en el corregimiento de Valencia de Jesús, a donde fue llevado en caravana fúnebre.

“Se nos fue William Rosado/ con quién versearé yo ahora/ que vaina que mala hora/se nos fue un gran ser humano. Hoy mi llanto no se calla/se acabó esa voz potente/se pierde un hombre decente/un periodista de talla”, así lo homenajeó en su despedida el también periodista Yolis Arrieta Díaz.

SU HUELLA EN DIARIO DEL CESAR 

DIARIO DEL CESAR tuvo el privilegio de contar con la pluma excelsa de William Rosado Rincones.  Desde su fundación, en 2018, el comunicador social plasmó las diversas historias de la música vallenata en general en crónicas que se convirtieron en lugar obligado de lectura para los amantes del folclor.

“William era para mí una pluma privilegiada. Nació con ese don y lo admirábamos mucho.  Fue un privilegio compartir con él, lo consideré siempre un periodista excelso, de grandes cualidades, un periodista completo´, expresó el doctor ulilo Acevedo Silva, director de esta Casa Periodista.

´Como William, muy pocos, comprometido, serio, honesto con su trabajo, todo un señor, un caballero de la decencia´, agregó el doctor Acevedo Silva, quien  envió un fraternal mensaje de condolencias a toda su distinguida familia. ´Nuestra gratitud por siempre para William, a quien tuvimos la fortuna de conocer y compartir con él su matravillosa labor informativa´, anotó, el doctor Ulilo Acevedo.

´Tuvimos en la sala de redacción un periodista de la talla de William Rosado, puesto que sus escritos, crónicas e historias marcaban claramente lo que debe ser la redacción periodística hoy en día si se quiere sobrevivir y competir con la inmediatez de esta época”, recordó José Alejandro Martínez, periodista que compartió con don William, Rosado en DIARIO DEL CESAR. 

Por sus múltiples ocupaciones y por cuenta de la pandemia -la misma que hoy se lo lleva del plano terrenal- William dijo adiós a esta casa editorial en 2020, pero dejó una huella imborrable entre sus compañeros y lectores.

“Lo que más admiré siempre de él, era ese léxico tan exquisito y nutrido más esa genialidad para convertir en una crónica digna de leer, lo que para cualquier otro periodista era una noticia más”, agregó Martínez.

De su paso por esta casa dejó, además, plasmado su don de gente, así como sus enseñanzas y consejos propios de quien contaba con una vasta experiencia en el periodismo.