Diario del Cesar
Defiende la región

Amarran y asesinan a vigilante para robar 

134

Tras el homicidio las autoridades iniciaron un ‘plan candado’ que dio con la captura de dos hombres y una mujer, señalados de cometer el asesinato  del vigilante. 

Un vigilante fue vilmente asesinado cuando ejercía su labor en un lavadero de carros de razón social ‘Lavadero de carros Buturama’, ubicado en la calle 7 con 24 – 40, del barrio La Unión de Aguachica, al sur del Cesar.

La víctima, identificada como Albeiro Galvis Julio, de 43 años, fue hallado la madrugada de este lunes tirado en el piso de la sala de espera de dicho lugar, con signos de tortura.

De acuerdo al informe entregado por las autoridades, el cadáver se encontraba amarrado de manos y pies con cordones de zapatos y una cinta en el cuello.

El hallazgo se produjo por el administrador del lavadero, quien manifestó que las personas que acabaron con la vida de Galvis Julio, se llevaron el producido de la semana que daba la suma de 5 millones de pesos, además de los discos duros de grabación de la cámaras de seguridad, cajas de herbicida y un vehículo tipo camión marca Ford 350,color rojo de placas IBO-812 adscrito a la empresa Coagasca.

La inspección técnica al cadáver fue realizada por funcionarios del CTI de  la Fiscalía, quienes llevaron el cuerpo al Instituto de Medicina Legal de Aguachica.

De la víctima se conoció que era una persona cariñosamente conocida como ‘Pecas’, debido a su personalidad acogedora.

HAY TRES CAPTURADOS 

Tras el homicidio las autoridades iniciaron un ‘plan candado’ que dio con la captura de dos hombres y una mujer, señalados de cometer el asesinato de Galvis Julio.

Los detenidos son: Jhon Wilinyon Esteban Gonzalez, natural de Gamarra; Laxides García Arias, de Río de Oro y  Vanessa Carolina Méndez Marín, a quienes se les halló en su poder la motocicleta de la víctima que había sido hurtada del lugar de los hechos, además del camión  que fue hallado en el barrio Las Flores del municipio de Pelaya, hasta donde llegó la Policía, y se pudo evidenciar que la mercancía robada había sido descargada, entre ellas, 60 cajas con seis galones cada una de herbicida.

En dicho allanamiento, la Sijín logró la captura de Dixon Gordillo Guerra, quien se encontraba en el lugar manipulando la mercancía.