Diario del Cesar
Defiende la región

Crimen de ‘Amarillo’ sería ajuste de cuentas: Policía 

50

El hecho se presentó a las 9:30 p.m., en la calle 18C con carrera 49C en la Urbanización El Faro, al oriente del municipio de Ciénaga, Magdalena. *La víctima que registraba dos anotaciones judiciales, recibió nueve tiros de arma de fuego, en diferentes partes del cuerpo.

En la búsqueda de los sicarios motorizados que asesinaron a Edwin Ariza De La Cruz, de 27 años de edad, conocido con el alias de ‘Amarillo’, se encuentran peritos judiciales de la Policía Metropolitana de Santa Marta, quienes se trasladaron hasta la urbanización El Faro para iniciar las investigaciones correspondientes que permitan el esclarecimiento del crimen.

Se conoció por parte de una fuente judicial que, el crimen de esta persona corresponde a un ajuste de cuentas por temas tráfico local de estupefacientes, teniendo en cuenta que la víctima se dedicaba al consumo y tráfico de estupefacientes, registraba anotaciones por violencia intrafamiliar en años 2016 y 2012, así como por porte ilegal de armas de fuego en el 2013. De igual modo, se determinó que ‘Amarillo’ tenía detención domiciliaria.

Del mismo modo, personal de la Policía al entrevistarse con la compañera permanente de la víctima, estableció que el pasado mes de diciembre y principios de enero, había tenido problemas con una persona del sector con la cual tuvo dos riñas y se lesionaron recíprocamente con arma blanca. “Por la forma cómo ocurrió el atentado es muy probable que se trate de un ajuste de cuentas. No le dieron tiempo de nada. El objetivo era acabar con la vida del hombre”, reveló en su momento otra fuente policial que exigió reserva de su identidad.

Cabe mencionar que, la acción criminal sucedió en horas de la noche, en la calle 18C con carrera 49C del sector en mención. Según el reporte entregado por la Policía, la víctima se encontraba en su vivienda situada al lado de una canal y cuando salía a la terraza, el criminal que llegó a pie hasta el sitio, lo ubicó y sin mediar palabras le disparó en más de cinco oportunidades, dejándolo gravemente herido sobre el piso.

Aunque sus amigos y familiares que estaban hasta el lugar lo auxiliaron en un vehículo, trasladando hasta el Hospital San Cristóbal  de Ciénaga, los esfuerzos del personal médico en turno no fueron suficientes, pues este dejó de existir minutos después a causa de los nueve impactos producidos con arma de fuego en diferentes partes del cuerpo.