Diario del Cesar
Defiende la región

Campeón de ciclomontañismo compite con una bici prestada

2.026

El pasado 24 de febrero, el deportista vallenato Juan Escorcia desafió todo tipo de condiciones adversas para proclamarse como campeón nacional de downhill (ciclismo de descenso) en una pista de Cali.

Aquella tarde, ni el terreno, ni el rival, jugaban a favor de Escorcia.  El terreno estaba mojado y muy distinto al seco en el cual entrenan en Valledupar; y el rival no solo jugaba de local sino que había sido campeón en 2018.

No obstante, el ciclomontañista desafió los obstáculos y se quedó con el primer lugar.  Una competencia perfecta para el vallenato, excepto por un detalle no menor: la bici era prestada.

“La verdad: influye demasiado.  Uno como atleta no solo se prepara físicamente sino que la herramienta le da la facilidad de tener mucha confianza psicológicamente al momento de ir a correr”, reconoce el corredor perteneciente al club Santos Reyes de esta ciudad.

Sin recursos para adquirir el costoso elemento, Escorcia pide prestada una bicicleta a sus amigos para participar en los distintos torneos.   Fue el caso del evento en la sultana del Valle donde le tocó volver a pedir prestado la bici para demostrar que es uno de los mejores de su disciplina.

“Tuve que ir en compañía del presidente de la liga de ciclismo del Cesar para que me la prestaran, para que en caso que algo sucediera, la Liga respondiera”, recuerda.

O la vez que clasificó a la final del Campeonato Panamericano como el quinto mejor de América en su categoría, y tuvo que armar una bicicleta para competir, en una semana, con piezas de las demás bicicletas del club. “Armé una Frankenstein”, dice entre risas.

 

LA DESVENTAJA DE PEDIR PRESTADO

Asegura Escorcia que es una gran desventaja utilizar la bicicleta solo dos días antes de la competencia.   “El problema no es que yo tenga que utilizar bicicletas prestadas, sino que tengo que prepararme sin ella, y cuando llega la carrera, que son los fines de semana, monto la bicicleta 2 o 3 días antes y nos vamos a los viajes”, explica.

También resalta que reconocer la herramienta antes de cada  competencia mejora el rendimiento del corredor y es clave el uso a diario.  “Cuando conoces la bicicleta, solamente uno sabe cómo ajustarla y cuáles serían las adecuadas de acuerdo al tipo de carrera, de pista, de terreno”, expresa.

Pero a pesar de la pasión por competir, el mayor obstáculo para Escorcia es el alto costo de las bicicletas de este tipo, ya que su precio oscila entre 14 y 17 millones.   Sin embargo, dice el deportista, en Estados Unidos podría conseguirlas más económicas.

 

PREPARANDO LOS JUEGOS NACIONALES

Escorcia es una de las fichas claves del equipo de ciclismo del Cesar para obtener una medalla en los próximos XXI Juegos Deportivos Nacionales en Bolívar.

Mientras tanto, se prepara –cuando el dueño de la bici lo permite- en los empedrados caminos del cerro de Santo Ecce Homo.   A la espera de que sus triunfos lleguen a oído del santo patrono de los vallenatos y le haga el ‘milagrito’ de estrenar cicla.  Él promete medallas.