Diario del Cesar
Defiende la región

Steer quiere continuar en 2019 su renacer deportivo

325

LEYENDA

En 2017, Ricardo Steer regresó a Colombia con la idea de dejar el fútbol y cerrar su carrera deportiva.  Después de militar en el balompié chino durante casi siete años creyó que era tiempo de dedicarse a su familia.

Sin embargo, el técnico Húbert Bodhert, que dirigía en ese entonces a Jaguares de Córdoba, lo convenció de que todavía tenía mucho para dar en el fútbol colombiano y se lo llevó al cuadro ‘felino’ donde jugó año y medio y marcó nueve goles en 35 partidos.

El mismo Bodhert lo pidió para Once Caldas en el segundo semestre del año anterior.  Con el cuadro manizalita, en la final de Copa Colombia frente a Nacional, Steer marcó un doblete.  Entonces entendió que el retiro debía esperar.  Era su renacer deportivo.

“Estoy contento (en Once Caldas), agradecido con Dios y la vida que me sigue brindando esa posibilidad de jugar en mi tierra, Colombia, a la expectativa de lo que viene, me siento muy bien físicamente, tengo la confianza del profe, esperemos que el día a día vaya trayendo su propio afán”, señaló el delantero vallenato en diálogo con este medio.

Tras jugar en DIM y Deportivo Pereira, Steer comenzó su recorrido internacional en el 2006, en el Pérez Zeledón de Costa Rica. También jugó en el Brujas de ese país, hasta el 2009. De allí, emigró a China donde jugó en tres clubes: Changchun Yatai, Guangdong Sunray y Harbin Yiteng.   Hace dos años volvió a Colombia, vistió la camiseta de Jaguares y desde el segundo semestre defiende los colores del Once Caldas.

“Son circunstancias que se viven día a día en el fútbol, le agradezco mucho a Jaguares, que me dio la posibilidad de jugar acá en Colombia y confió en mis condiciones, todavía tengo la confianza al cien por ciento, el profesor Bodhert ya me conoce, trabajamos juntos en Jaguares y sabe lo que le puedo brindar al equipo.  Se hizo una buena campaña con el Once y ahora toca comenzar de cero”, expresó el delantero que el 8 de junio cumple 37 años.

LOS RETOS CON ONCE CALDAS

En 2019, las expectativas son mayores para el atacante del barrio Sicarare; en el horizonte está la Copa Sudamericana pero también la Copa Colombia y Liga.  Retos que en vez de presionarlo, le motivan.  “Once Caldas es un equipo grande donde debes estar todo el tiempo ‘puntita de pie’ para rendir porque no te van a esperar, yo estoy enamorado e ilusionado de este equipo porque me abrió las puertas, soy agradecido y esperemos poder retribuirles esa confianza”, asegura.

Antes de unirse a la pretemporada con el Once, Steer aprovechó para “recargarse” con familiares y amigos en Valledupar. También le quedó tiempo para un ‘picadito’ con amigos del fútbol en la cancha La Bombonera, precisamente el lugar donde hizo sus primeros goles.

“Volver a mi tierra es mi mayor recarga, porque se da cuenta uno que es un espejo de muchos niños, lo más importante es seguir contribuyendo a nuestra sociedad, al barrio Sicarare, a Valledupar.  Lo más importante es que el nombre del Cesar siga poniéndose en lo alto”, puntualiza.

LA SELECCIÓN YA NO LE QUITA EL SUEÑO

Steer reconoce que a estas alturas de su carrera ya no le quita el sueño vestir la camiseta de la selección Colombia.  “Soy consciente por mi edad, no así por mis condiciones”, dice.

Afirma que está pendiente de cada campaña de Valledupar Fútbol Club y que quisiera que los empresarios locales se metieran “la mano al dril” para armar un equipo fuerte.  No descarta algún día vestir la verdiblanca, aunque aclara que su futuro inmediato está con el cuadro de Manizales.

El jugador valduparense inició ayer la pretemporada blanca, con muchos retos colectivos a la vista, pero su mayor reto será extender el renacer deportivo -que tuvo en 2018- hasta que sus goles así lo permitan.

Por: JOSÉ ALEJANDRO MARTÍNEZ VEGA