Diario del Cesar
Defiende la región

Atentado a bala contra lideresa la arhuaca María Yoleida Pérez  

54

Mientras se encontraba al interior de su vivienda ubicada en la vereda ‘Las Montañas’ del corregimiento Azúcar Buena, jurisdicción de Valledupar, una mujer de la etnia Arhuaca fue impactada de tres disparos a mano de dos hombres que irrumpieron en su hogar. El hecho ocurrió la noche de este martes.

De acuerdo a la información suministrada por el Cabildo Gobernador del pueblo Arhuaco,  Zarwawiko Torres, se trata de María Yoleida Pérez Torres, de 36 años, quien es madre y autoridad de la comunidad Birwa, asentamiento ubicado a una hora del corregimiento en mención.

“La líder indígena se encontraba durmiendo en su hogar, hasta donde llegan los hombres y tocan la puerta, en vista que no les abre forcejean y logran ingresar, en donde la ven acostada en la cama y sin mediar palabras le disparan en tres ocasiones” explicó el Cabildo.

Al momento del atentado la víctima dormía con su hijo menor de un año, por lo que el atentado ha generado todo tipo de rechazos por el pueblo arhuaco. “Le pedimos a todas las autoridades y Fiscalía investigar el acto violento de los dos hombres y que estos sean capturados. Rechazamos estos hechos que atentan contra los derechos humanos de las mujeres indígenas. Nuevamente, la violencia armada y el conflicto ha vuelto a nuestros territorios, generando desarmonías y daños a la Madre Tierra. Este acto representa un daño irreparable para nuestro pueblo y para el proceso de mujeres que lidera Maira Yoleida”, acató el Cabildo Gobernador.

Tras el hecho, la lidereza fue ingresada al Hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar, en donde fue intervenida quirúrgicamente para tratar las heridas en hombro izquierdo, tórax y espalda. Al cierre, los médicos informaron que se encontraba bajo observación médica y protección.

¿HABÍA RECIBIDO AMENAZAS? 

En su pronunciamiento a los medios, el cabildo gobernador manifestó que el atentado lo materializaron dos hombres no indígenas, quienes también llegaron al lugar preguntando por el esposo de la víctima, Alberto Richster Chaparro, con el fin de acabar con su vida.

“Estos hombres venían intimidando a los cuidadores de la comunidad y territorio, con el objetivo de presionar y dar con el paradero de Maira y su esposo Alberto Richster Chaparro, quienes en pareja son las autoridades Birwa, y a quien tenía como objetivo acabar con su vida también”, expresó.

La Confederación Indígena Tayrona, organización que representa al Pueblo Arhuaco, rechazó los hechos que “atentan contra los derechos humanos de las mujeres indígenas”.  “Este acto representa un daño irreparable para nuestro pueblo y para el proceso de mujeres que lidera María Yoleida”, reza el comunicado.

80 LÍDERES ASESINADOS 

Más de 80 líderes sociales han sido asesinados

en Colombia en lo que va corrido del año. Según el Observatorio de Conflictos, Paz y Derechos Humanos del Instituto de Estudios, no hay ninguna acción real por parte del Gobierno nacional para esclarecer estos crímenes y, peor aún, no hay ningún plan efectivo para evitar que sigan pasando.

“Tenemos prácticamente un asesinato por día de líderes sociales y personas en proceso de reincorporación. Esto son casi dos masacres por semana” manifestó Camilo González, director del instituto.

De acuerdo con el informe que entregó Indepaz, durante lo corrido del 2021, han sido asesinados 22 defensores de derechos humanos en Colombia. El director de Indepaz pidió una reunión con la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad y así, juntos, hacer las respectivas peticiones al Gobierno para que se detenga, de una vez, “el desborde de violencia contra los líderes comunitarios”, enfatizó González.

Camilo González fue claro en decir que las medidas de garantías de seguridad por parte del Gobierno nacional deben ser reales, ya que se están quedando solo en realizar consejos de seguridad, poner recompensas a las capturas y aumentar el pie de fuerza; sin embargo, ninguna de esas soluciones ha acabado con la problemática real y los líderes sociales siguen muriendo.