Diario del Cesar
Defiende la región

Hay que tener confianza

50

La fluctuación constante entre la esperanza porque lleguemos a una vacunación verdaderamente masiva y acelerada, y la angustia al ver que en países tan exitosos en este campo como Chile, la tercera ola de COVID-19 ha causado confinamiento y aumento en la ocupación hospitalaria, en las cifras de contagios y defunciones, domina por estos días el ánimo de las personas en todos los países, especialmente en América Latina.

Para nosotros, en Colombia, además de estos factores, debería estar entre las prioridades de las autoridades, el problema de la variante brasileña que ha golpeado especialmente a Porto Alegre. Brasil, que superó ya los 310 mil muertos y se encuentra sumido en su peor crisis desde que comenzó la pandemia, es nuestro vecino y, por consiguiente, es una amenaza grande para nosotros, dado que desde enero se detectó en Amazonas el primer caso de esta variante en Colombia y el Instituto Nacional de Salud reportó el pasado 13 de marzo la primera muerte en el país por esta cepa.

Y, como si fueran pocos los motivos de preocupación que nos rondan, seguimos viendo que el Plan Nacional de Vacunación no transcurre como lo había promocionado el Gobierno Nacional, pues no solo marcha a un ritmo demasiado lento, sino que ahora muestra graves afectaciones en su transparencia, tal como lo han denunciado hace semanas la prensa y ahora la Contraloría General de la República, que acaba de señalar varios casos con posibles irregularidades, por los que le pidió información detallada a la Superintendencia de Salud.

La Contraloría estudia, entre otros, 59 casos en diferentes partes del país que podrían considerarse de personas que fueron vacunadas sin que correspondiera aún su turno. En otros casos trabajan también la Fiscalía, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo y esto, además de dejarnos el mensaje de que habría sanciones sobre quienes están aprovechando en beneficio propio, económico o político, una situación tan grave como la que vivimos, nos permite confirmar que el Plan de Vacunación ya ha sido infiltrado por la corrupción y solo mediante una acción firme, inmediata y decidida tanto de los órganos de control como del mismo presidente de la República, podrá contenerse su nociva acción y fortalecer en los colombianos la débil confianza que hoy se tiene en la vacunación que está haciéndose en el país.

Se nos ha dicho que vacunas de Sinovac llegarán en la semana tres y en la semana cinco de abril, aunque se espera la confirmación oficial del volumen y la fecha exacta de llegada de dosis.

Además, este mes el Gobierno espera la llegada de 434.400 dosis de vacunas que entregará el mecanismo COVAX al país en la semana cinco del mes de abril.

A la fecha, Colombia ha recibido 3.743.944 dosis de vacunas: 2.5 millones de Sinovac, 999.000 de Pfizer y 244.000 de AstraZeneca. De estas, ya se han aplicado 2.479.671 dosis en el país, por lo que hay disponibilidad de poco más de 1,2 millones de dosis, en su mayoría

La meta del Gobierno Nacional es alcanzar tres millones de dosis aplicadas para el próximo 17 de marzo, cuando se cumplirán dos meses del arranque del proceso de vacunación contra el covid-19 en el país. Ojalá y esos propósitos se cumplan porque no hay mucho optimismo.