Diario del Cesar
Defiende la región

Los ‘cantos de sirena’ que no debe escuchar Duque

406

Los Estados Unidos a través del Secretario de Estado, Mike Pompeo le expresaron al Presidente Iván Duque su total respaldo de su Gobierno a las políticas de paz con legalidad, lucha contra el narcotráfico y manejo de la crisis migratoria generada por el régimen venezolano. “Estados Unidos apoya totalmente el trabajo realizado por Colombia para una paz justa y duradera aquí en Colombia, que se merecen todos los colombianos para mejorar las condiciones de paz, con mejor gobernancia, defensa de derechos humanos y también oportunidades económicas”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense en su encuentro con el mandatario colombiano en Cartagena.

El objetivo de este y otros encuentros de la ofensiva de Norteamericana contra el régimen que Gobierna en Venezuela es uno solo: sacar del poder a Nicolás Maduro. Y para ello buscan el concurso de los dos países que tienen la mayor extensión fronteriza, Colombia y Brasil. Y para ello agotan todas las posibilidades y exploran hasta las mas inimaginables. Y desde luego buscan distraer a la opinión del Hemisferio dándole paliativos a la crisis que tiene connotaciones continentales y la que se dejó crecer por parte de los demás gobiernos de América del Sur bajo el hipócrita concepto de la autodeterminación de los pueblos, y la no injerencia en los asuntos internos de las naciones.

Hoy cuando el enano se creció, ya muy poca maniobrabilidad diplomática existe, como tampoco las sanciones económicas sirven, los Estados Unidos tratan de inventarse una intervención frente a la cual el Gobierno colombiano debiera evaluar y explorar todas sus consecuencias.

Los alcances de una respuesta militar de Venezuela no llegan ni tienen como llegar a territorio norteamericano, pero si con mayor efectividad al colombiano. Y hacemos estas consideraciones no porque se le tema al narco régimen chavista. ¡No!. Ni más faltaba. Sino porque sería sacrificar innecesariamente víctimas inocentes como consecuencia de cualquier locura que puedan cometer los venezolanos asesorados hasta el tuétano por los cubanos, sus aliados en condición de sanguijuelas a las que alimentan con el ´oro negro´.

Colombia debe entonces de ver con mayor racionalidad los consejos y pedidos que con cantos de sirena le viene haciendo el Gobierno de Trump sobre lo que se debe hacer con Nicolás Maduro y su séquito de bandidos que han llevado a la crisis y ruina al vecino país.

Ahora bien. Una de las medidas que podría dar resultado sería el de cerrar la frontera para detener el éxodo migratorio venezolano, y comenzar a devolver a su país a quienes han venido a usufructuar de lo que el régimen les daba a manera de subsidios y con los cuales subió al poder, o sea, los beneficios del llamado ´Carnet de la Patria´. Es esa migración de venezolanos la que debe sacar del poder al señor Maduro junto con los millones de inconformes que hay en esa nación. Es un problema de ellos, los venezolanos, los que lo crearon y tienen las herramientas en sus manos para expulsar de Miraflores a quien no se ha hecho merecedor de la admiración y respaldo de su pueblo, sino del repudio y rechazo colectivo.

A manera de venganza Maduro lo que hizo fue expulsar a esos núcleos sociales a los que no pudo seguir manteniendo con el ´Carnet de la Patria´ y hoy están provocando una grave crisis social en los países que han sido receptores de esa migración. Frente a ello es que debiera actuar Colombia antes de estar pensando en secundar planes que consideraríamos suicidas.