Diario del Cesar
Defiende la región

Mejores horizontes 

111

Por RUBÉN DARÍO CEBALLOS MENDOZA

En la búsqueda y procura (que deben ser incesantes), de nuevos, mejores y positivos horizontes en beneficio de la colectividad, debe actuarse con peso específico, ya que se considera que acoger lo cual es símbolo de exactitud, precisión, esmero, sindéresis, aplomo, buena conducta, justicia y armonía, entre otras consideraciones. Es poner en ello el corazón, el alma y todas las facultades mentales, debiendo demostrase con buena actitud cuando la noticia que llega es favorable y con pre(ocupación) cuando no lo es.

En esto de gobernar importa sobremanera darse a los gobernados con alma, vida y sombrero. Definir y considerar que debe entregarse el propio yo, la propia persona y ponerse en los zapatos de todos los ciudadanos, esto es, ser habitante con todos y cada uno de los aspectos que como tal le conciernen, lo que impone ser conciencia lúcida, ventana abierta, fuego incandescente, ser tolerante, apartarse de ideologías perversas que permiten que crezcan en la población escenarios que aúpan posiciones venenosas y actitudes caníbales que llevan a caer en las profundidades de lo desalmado y la frustración.

Gobernar requiere ser otro, distinto de maligno, mal intencionado, odioso, maltratador con sus semejantes, actuaciones que impiden u obstaculizan amparo, refugio, demandas sociales, asistencia y ayuda humanitaria a quienes la imploran, ya que lo hacen porque sufren, se entristecen, se enfurecen, porque se dan cuenta que el aire que respiran no es aire sano que enaltezca. Los gobernantes deben y tiene el deber y la obligación de enfrentar y vencer al infortunio que pesa sobre las gentes y sus territorios, al tiempo de colocarse en la primera fila del combate, aún sabiendo a ciencia cierta que se tiene que enfrentar a un arma letal.

Procurarse debe que se nos gobierne con la eficacia debida, con alertas tempranas, despiertos, con vigor, con aliento, con alegría, seguros de poder navegar hacia horizontes mejores y superiores hacia el sol de ser posible; a efecto de derrotar el desconsuelo y alcanzar el desarrollo, el crecimiento y el progreso que tanto y desde hace mucho tiempo en verdad necesitamos, en lo que ayuda considerablemente una política social audaz que nos libere de todo cuanto polarice y no llame a la unidad.

Que por favor no pasen más los días como el sol a través del cristal, sin romperlo ni mancharlo. Que como pueblo no tengamos más que mendigar buenas acciones de gobierno y solo recibimos desatención, mentiras, falsa promesas, hipocresía, lo mismo que elocuentes como sinuosas e inútiles esperanzas que nada garantizan. Que el mejor de los horizontes sea nuestro de una vez por todas, es lo que requerimos. [email protected]

Jurista