Diario del Cesar
Defiende la región

Buscan frenar ataques contra población LGTB

377

Con una gasa que cubre las heridas causadas en el rostro producto de un ataque homofóbico, camina por las calles de Valledupar la presidenta de la Asociación de Mujeres Trans del departamento del Cesar, Kelsy Polo Núñez, mientras espera que se haga justicia por los hechos registrados el pasado 10 de febrero en el barrio San Martín de esta capital.

Su caso encendió las alarmas en el departamento al dejar en evidencia el rechazo que existe hacia miembros de la comunidad LGTB y que ha ocasionado una serie de ataques que han sido reincidentes durante los últimos días en la capital del Cesar.

“La situación que estamos viviendo es complicada debido que venimos siendo atacadas por parte de algunos individuos que no aceptan la condición de nosotras como mujeres trans. Se han venido presentando casos desfavorables, pero a la vez estamos alertando a la ciudadanía, la Policía Nacional ha creado una ruta donde nos ha hecho el acompañamiento, pero muchas personas, lamentablemente, no acceden”, detalle Polo Núñez.

Los hechos violentos han activado las rutas de atención y alerta para que de manera articulada las autoridades detengan los casos de agresiones frente a mujeres trans como Polo Núñez.

“Reafirmando el compromiso de la defensa y garantía de derechos humanos, la administración departamental ha venido respondiendo en la activación de la ruta de atención en contra de las violencia física, verbal y ataques a la vida, la integridad y la seguridad de las personas con orientación sexual e identidades de género diversas en alianza y articulación con la Fiscalía, coordinación de derechos humanos de la Policía Nacional, Medicina Legal, Defensoría del Pueblo y las organizaciones sociales y de sociedad civil”, explicó el coordinador LGTB del Cesar, Jhon Mizar.

 

CIFRAS QUE PREOCUPAN

Hoy las cifras no son alentadoras y el Estado, representado en estas instituciones, lo sabe por lo que une lo mejor de ellas para defender a una población vulnerable que además de afrontar la homofobia, entiende que la desigualdad es una situación de todos los días.

“La situación ha llegado a un punto tan crítico, que en los últimos días se han presentado 15 denuncias de mujeres transgénero en trabajo sexual por atentado contra su integridad”, dice Mizar, para luego sostener que “se han presentado ataques con arma blanca, golpes con objetos contundentes, amenazas por grupos y delincuencia común”.

Sin embargo, el caso más dramático se dio en el segundo semestre del año pasado cuando un hombre de origen venezolano perteneciente a la población LGTB, fue asesinado producto de impactos de arma de fuego en el sur de Valledupar.

La víctima, trabajador sexual de la calle 44, fue identificada como Édgar Alexander Chirinos Carrillo, quien se encontraba frente a un establecimiento comercial.

Y es que son varios factores los que deben afrontar los miembros de la comunidad LGTB, enfocados, además de la homofobia, en la desigualdad y la falta de oportunidades laborales.

“El reconocimiento de los derechos por la diferencia y en el tema de enfoques diferenciales, está incluida la población LGBT ante la situación de discriminación y violencia que ellos enfrentan, falta de oportunidades laborales, es decir, ellos están prácticamente en las mismas dificultades que las mujeres que tienen algún grado de discapacidad , de vulnerabilidad y más ellas de eso, son discriminadas por su apariencia, por su identidad, por su orientación sexual”, manifiesta Laura Toro Aguilar, Asesora Departamental de la Oficina Departamental de la Mujer.

La política pública de equidad de género no deja de ser un bálsamo para esta población, sin embargo, es apenas el primer paso dentro de un mundo en el que se mueven en una misma dirección el maltrato, la prostitución y la drogadicción.

“El hecho de incluirlas en el tema de género, de mujer, hacen que se sientan amparadas y reconocidas y garantizados sus derechos”, dice Toro Aguilar, aunque reconoce que “la situación de violencia de la población LGBT es preocupante, están siendo asesinados, están siendo violentados, pasó hace poco con Kelsy que la atacó una persona homofóbica y ahí están las consecuencias”.

Hoy las mujeres trans aseguran sentir miedo y estar desprotegidas ante los ataques registrados; “hemos hecho plantones y rechazando esta clase de hechos”, manifiesta  Polo Núñez.

Edward Andrés Rubio, integrante de la comunidad LGTB, “explica que hay mucha discriminación” pero confiesa que hay que aprender a “sobrellevar a estas personas porque el rechazo es muy grande”.

De igual manera Angely Duarte, mujer trans, sostiene que “me siento mal porque nos han discriminado mucho, y con lo que pasó más: el atentado que hubo con mi amiga Kelsy”.

POLICÍA TOMA MEDIDAS

El Brigadier Hernán Bustamante de la Policía Nacional le dijo al DIARIO DEL CESAR que ya fue notificado sobre el aumento de ataques frente a la comunidad LGTB y se comprometió a tomar “medidas”.

“Dentro de esta situación vamos a hacer una reunión con ellos, de todas formas, hay que tomar unas medidas, también llamar a la cultura ciudadana, al respeto, sobre todo, y a entender las diferencias que tenemos los seres humanos”, explicó Bustamante.

Agregó que los altos mandos de la institución policial tienen conocimiento de los hechos que se han presentado y el objetivo es trabajar de la mano con la población para contrarrestar los ataques.

“Ya le dije al comandante, que el coronel Pedroza, sobre la realización de una reunión para nosotros poder realizar unos planes preventivos y escucharlos, tenemos que escuchar esta población”, finalizó.