Diario del Cesar
Defiende la región

Juez declaró a Carlos Mattos en contumacia por caso Hyundai

349

El juez noveno con función de control de garantías de Bogotá declaró la figura de contumacia en contra el empresario cesarense Carlos Mattos Barrero, señalado de sobornar a funcionarios judiciales para ganar una millonaria demanda contra la empresa de automóviles Hyundai.

Esa figura que también conocida como reo ausente, se aplica cuando la persona procesada no asiste a los llamados que le hace la justicia y permite que se pueda realizar el juicio en su ausencia.

El empresario Carlos Mattos ha sido citado en varias ocasiones a comparecer por estos hechos. Incluso, se esperaba que este viernes se presentara en la audiencia a través de videoconferencia desde España, pero presentó una excusa médica en la que se aseguraba que tenía problemas de salud y que le habían recomendado no someterse a situaciones que le alteraran su condición médica.

El juez que lleva el caso desestimó esta excusa y avaló la solicitud que hizo la Fiscalía para declarar dicha figura y que ya había sido rechazada en otra oportunidad.

Cabe mencionar que el empresario está siendo procesado por cuatro los delitos de cohecho por dar u ofrecer en grado de autoría, utilización ilícita de redes de comunicaciones, acceso abusivo a un sistema informático y daño informático.

La defensa del empresario cesarense Carlos Mattos había señalado que la Audiencia Nacional de España decidió suspender la diligencia en la que se definiría su extradición a Colombia.

“El presidente del tribunal escuchó atónito cómo la defensa de Mattos aportaba un documento en el que un juez colombiano revocaba la orden de captura contra el empresario por no haber cumplido con los requisitos del debido proceso y por haber ignorado parte del acervo probatorio aportado”, señaló la defensa.

Según los abogados de Mattos, para sorpresa del Alto Tribunal español, la Fiscalía colombiana no había hecho llegar ese documento a la Audiencia Nacional de España, lo cual entorpecía el análisis que se tenía programado.

 

SE APLAZÓ OTRA VEZ LA IMPUTACIÓN

La Fiscalía no ha podido realizar una nueva imputación de cargos al empresario Carlos Mattos por la supuesta entrega de un soborno de por lo menos $100 millones, para desviar un proceso, contra la compañía coreana Hyundai Motor Company. Como Mattos se encuentra en España, la Fiscalía le pidió a un juez que lo declarara en contumacia, para poder imputarlo en su ausencia.

Cabe recordar que Mattos ya tiene otra investigación a cuestas por haber sobornado supuestamente a un juez y manipulado el sistema de repartos de procesos en los juzgados de Paloquemao. Entre las pruebas de la Fiscalía en contra de la juez están una serie de hallazgos en los procesos de colaboración a los que se han acogido varios capturados dentro del proceso que hoy se conoce como el caso Hyundai. En específico tres de ellos: Edwin Macías Castañeda, Dagoberto Rodríguez y David Durán, ya capturados. Uno de sus relatos abrió esta nueva veta en el caso contra el empresario pues, hasta el año pasado, solo se sabía de un pago irregular a un juez (Reinaldo Huertas).

Los tres le contaron a la Fiscalía que sabían que Mattos le envió dinero a la jueza 16 civil municipal de Bogotá, que para la época de los hechos era Ligia Hernández, a raíz de un proceso paralelo al caso Hyundai y que Dagoberto Rodríguez había sido el encargado de llevarle los fajos de billete a la hoy exjueza. Uno de los pagos se habría efectuado directamente por el empresario, a través de Dagoberto Rodríguez Niño, oficial mayor del juzgadosexto civil del circuito y quien conocía a la juez 16 civil municipal. En medio de las pesquisas de la Fiscalía, Rodríguez Niño, aceptó los hechos, el 4 de octubre de 2018, ante el juez 63 penal municipal con función de control de garantías.

De otro lado, según las pruebas en contra de la exjueza Hernández, el abogado David Durán habría hablado en varias ocasiones a Rodríguez para concretar reuniones en las que Mattos, al parecer, le entregó el dinero para que este se lo entregara a la exjueza. Aunque la Fiscalía no fue clara con el monto, pues Rodríguez les contó que había sido por lo menos $200 millones pero todavía no hay evidencias para probarlo, Hernández aclaró durante la audiencia que recibió $100 millones. “Nada más”, agregó la investigada. Tanto Durán como Rodríguez coincidieron en que el pago se realizó después de que la exjueza fallara en favor de Mattos.

En otra ocasión relatada por Rodríguez, y que reveló la Fiscalía durante la audiencia en que la exjueza aceptó el cargo de soborno, el abogado se encargó de concretar una reunión con Mattos dentro de un carro y allí se habría pactado otro envío de dinero a Hernández.

Con las tres declaraciones que coincidían con el mismo hecho, la Fiscalía procedió a verificar la información y realizó una inspección al archivo de la Judicatura. Tras esas pesquisas, el ente investigador estableció que, en efecto, para la época de los hechos narrados por los tres hombres, la exjueza Hernández tenía en su despacho una demanda presentada por la empresa de Mattos.