Diario del Cesar
Defiende la región

Listo fallo de preclusión a favor del exsenador Uribe 

62

Empezó la cuenta regresiva para que se defina la suerte jurídica del exsenador Álvaro Uribe Vélez, investigado por presunta manipulación de testigos. La Fiscalía tiene como plazo hasta el 6 de marzo, para aclarar si continúa con el rumbo del proceso o, si por el contrario, lo archiva.

Uribe Vélez se encuentra en calidad de imputado luego de que un juez de la República avalara la indagatoria que le hizo la Corte Suprema de Justicia en 2019, como imputación de cargos por los delitos de fraude procesal y soborno. De ahí que el delegado de la Fiscalía decida si presenta el escrito de acusación en su contra o solicita audiencia para exponer la preclusión.

El coordinador de la Fiscalía ante la Corte Suprema de Justicia, Gabriel Jaimes, fue quien asumió el proceso, una vez el expresidente renunció a su curul en el Congreso de la República, con la intención de que su caso quedara en manos de la Fiscalía General, porque según sus abogados, la investigación en el alto tribunal no le brindaba garantías.

Pese a que la Corte Suprema ya tenía en contra del exsenador un sinnúmero de pruebas y fueron las que les dio el aval para imponer una medida de aseguramiento en su lugar de residencia, el balón ahora está del lado de la cancha de la Fiscalía, que vienen adelantando una serie de evidencias diferentes a las que había recolectado de manera legal el alto tribunal.

LAS PRUEBAS DE LA FISCALÍA 

Pese a que las pruebas de la Corte, que reposan en un fallo de más de 1500 páginas, revelan una posible responsabilidad de Uribe en los ilícitos, el fiscal Jaimes decidió empezar a moverse de otra manera, situación que generó suspicacia y descontento en el senador Iván Cepeda, quien está declarado como víctima en el proceso.

Cepeda, en más de una ocasión, ha mencionado que la imparcialidad y poca independencia del fiscal del caso, no le ha brindado garantías suficientes para confiar en que el expediente se esté moviendo de manera regular, pues a su juicio, Jaimes se ha dedicado a desvirtuar las pruebas de la Corte.

La más reciente actuación de Jaimes en el proceso fue analizar siete sim card que estaban en poder de Monsalve, y que le fueron incautadas el año pasado en medio de una inspección que le hicieron a su celda. Además de eso, el fiscal del caso quiso tener el testimonio del exparamilitar, pero este se negó aduciendo que se siente “acorralado y presionado”, debido a que lo podrían obligar a retractarse de sus señalamientos.

LO QUE VIENE 

Si bien, aunque el panorama no parece estar despejado debido a la cantidad de pruebas que practicaron ambas entidades, y aún más con los testimonios que se siguen sumando al proceso, la Fiscalía tiene una cuenta regresiva para definir la suerte jurídica del exsenador, y pese a que Jaimes ha dejado clara su postura respecto de la misma, situaciones como solicitar la libertad del expresidente y avalar de alguna manera la tutela que presentó la defensa para tumbar la calidad de imputado, deja desconcierto en el senador Cepeda, el exfiscal Eduardo Montealegre y el exvicefiscal Jorge Perdomo, quienes también fungen como víctimas en el caso.

Se espera que durante los próximos días Jaimes revele la intención del ente acusador sobre el proceso político-judicial que ha dividido al país durante un poco más de tres años. Si finalmente decide avanzar con la presentación del escrito de acusación, desde ya el expresidente se estaría enfrentando a un juicio, mientras que si precluye, las hipótesis de los testigos y las determinaciones de la Corte Suprema quedarán archivadas por completo. /Colprensa