Diario del Cesar
Defiende la región

Mujeres marcharon por toda Europa

265

Los participantes, que fueron 15.000 según los organizadores, estaban convocados a manifestarse o hacer un paro laboral a partir de las 15h40 hora local, hora teórica a partir de la cual las mujeres trabajan “gratuitamente”, si se considera que se les paga de media un 26% menos que a los hombres.

Miles de personas manifestaron ayer en varias ciudades de Francia y de toda Europa  en ocasión de la 42º Jornada Internacional de los Derechos de las Mujeres, para denunciar la desigualdad salarial y la violencia de género.

Los participantes, que fueron 15.000 según los organizadores, estaban convocados a manifestarse o hacer un paro laboral a partir de las 15h40 hora local, hora teórica a partir de la cual las mujeres trabajan “gratuitamente”, si se considera que se les paga de media un 26% menos que a los hombres.

En París, 6.000 personas se congregaron en la plaza de la República, según los organizadores, para reclamar por la igualdad salarial o la violencia sexista. En un cartel se podía leer: “Ni a tomar, ni para violar, cuando es no, es no”.

En Rennes eran unos 750 los manifestantes, según la policía, 350 en Lille, según los organizadores.

Según estos, los manifestantes fueron unos 2.500 en Marsella, y 1.500 en Grenoble y en Toulouse, donde los participantes corearon: “Solidaridad con las mujeres del mundo entero”.

Junto a la igualdad profesional, la lucha contra la violencia contra las mujeres fue el otro gran tema de este 8 de marzo.

“Todavía hay mucho que hacer, especialmente sobre la igualdad salarial y en la lucha contra la violencia sexista y sexual”, dijo a la AFP Valérie Lorek, que se manifestaba en Lille.

Cada tres días en Francia, una mujer muere por los golpes de su cónyuge. Desde el 1 de enero ya hubo 30 víctimas. “Ya no habrá más silencio, (…) no más feminicidios”, comentó el viernes el presidente Emmanuel Macron en Twitter.

El gobierno francés estima además que la igualdad debe también promoverse en el extranjero, con una “diplomacia feminista” que planea poner en práctica a través de su presidencia del G7 en 2019.

Con este objetivo, Macron entregó el viernes por la mañana el premio Simone-Veil a la camerunesa Aissa Doumara Ngatansou, que administra una asociación de ayuda a las víctimas de violación y bodas forzadas en su país.

Francia destinará 120 millones de euros a un fondo de apoyo para la “lucha contra la violencia y la discriminación contra las mujeres” en el mundo, anunció Macron.