Diario del Cesar
Defiende la región

EE.UU va despenalizar la marihuana nivel federal

346

Estas políticas de criminalización del cannabis han llevado a la “criminalización y el encarcelamiento masivo”, dijo la demócrata Tulsi Gabbard, congresita por Hawái en la Cámara de Representantes y aspirante presidencial para los comicios de 2020.

El uso de cannabis medicinal es legal en 33 de los 50 estados de EEUU, en tanto en la capital Washington y en 10 estados es autorizado legalmente para uso recreativo.

Dos legisladores estadounidenses presentaron el jueves al Congreso un proyecto de ley para eliminar el cannabis de la lista de sustancias peligrosas en Estados Unidos, denunciando una política “arcaica” contra las drogas en tanto a la fecha 30 estados han legalizado su consumo.

Estas políticas de criminalización del cannabis han llevado a la “criminalización y el encarcelamiento masivo”, dijo la demócrata Tulsi Gabbard, congresita por Hawái en la Cámara de Representantes y aspirante presidencial para los comicios de 2020.

Junto al republicano Don Young, electo por Alaska y coautor del proyecto, criticó los “miles de millones de dólares (gastados) que ponen a las personas detrás de rejas por delitos no violentos” relacionados con esta droga.

Según la congresista, una exmilitar, la ley actual deja a “los muchos veteranos que sufren de síndromes postraumáticos o dolor crónico de lesiones de guerra sin otra opción que usar opiáceos altamente adictivos” en lugar de un tratamiento basado el cannabis.

El uso de cannabis medicinal es legal en 33 de los 50 estados de EEUU, en tanto en la capital Washington y en 10 estados es autorizado legalmente para uso recreativo.

Sin embargo, la marihuana permanece en la lista de drogas peligrosas de la Agencia Federal de Drogas (DEA), junto a otras como el LSD, la cocaína o la heroína.

Además, el gobierno del republicano Donald Trump canceló en enero de 2018 cinco directivas emitidas bajo la presidencia de su antecesor demócrata Barack Obama que ordenaban a las autoridades federales a abstenerse de procesar a los compradores o puntos de venta de cannabis para centrarse en los traficantes.