Diario del Cesar
Defiende la región

Mujeres, símbolo de grandeza y superación

692

Hablar de las mujeres es hacer referencia  a las características innatas del género femenino. La lucha, perseverancia, virtudes, belleza, valentía, entrega, generosidad, compañerismo, hacen parte de un sinnúmero de cualidades que las hacen verdaderamente únicas.

   Hoy se conmemora el Día Internacional de la Mujer y desde DIARIO DEL CESAR quisimos resaltar esta memorable fecha con historias que representan a la mujer de Valledupar, el Cesar y toda la región Caribe.

LOS TINTOS DE ISABEL

Y es que las mujeres en Valledupar son unas guerreras, luchadoras que demuestran su amor y tesón en todo lo que hacen, tal cual lo demuestra Isabel Flórez Corzo, una vendedora de tintos que recorre casi toda la zona urbana con su carrito en donde, además de café, lleva chocolate, café con leche, aromática, panes, chicles y caramelos.

Cada mañana es un nuevo reto para ella. Se levanta a las 2 a. m. para preparar los alimentos, va al mercado y a eso de las 5 a. m. ya está vendiendo los tintos que con mucho amor prepara para mantener a su mamá de 77 años. Descansa al mediodía y a las 3 p. m. vuelve a las calles. Horas más tarde regresa a casa para hacer los quehaceres de la casa para descansar y volver a su rutina diaria.

Ella es hija de una atanquera y de un barranquillero, vivía en Venezuela, pero desde hace dos años le tocó asumir esta labor en donde a diario tiene que aguantar el polvo, el inclemente sol y las altas temperaturas que busca amortiguar con una gorra y unas mangas.

Esta mujer cada día lucha para salir adelante, y está cada vez más dispuesta a “evolucionar”.

LA CHANCERA DE ANTAÑO

Las mujeres en Valledupar han demostrado que no importa la edad, el estrato o las circunstancias, ellas siempre demuestran ser unas valientes, tal como lo es doña Flor Nieto Hernández, quien con 71 años se camina las calles de la ciudad para vender loterías y dulces con el fin de cubrir sus necesidades.

Esta chiriguanera tiene más de 10 años viviendo en Valledupar, en el barrio El Carmen, le dicen la ‘Sabrosaza’, por su forma de ser. Alegre y firme como un roble se expone al sol visitando cada punto para ofrecer los billetes, pero además, cuando puede, recicla para poder adquirir mayores recursos para el hogar.

En chanclas, con una mochila terciá, que pasó de ser blanca a gris y con un letrero que dice ‘Colombia’, esta mujer de gracia particular, con cabello aun negro y una sonrisa siempre qué mostrar, anota que trabaja para ayudar a una hija, de los cuatro que tuvo, quien tiene un menor en estado de discapacidad.

“A pesar de mi pobreza me he valorado. Yo trabajo en lo que sea. Yo llego al Mercado y si es de salir a vender un cebollín lo hago”, aclaró y al tiempo especificó que tiene muchos años por delante para seguir demostrando que es una mujer capaz.

YURIS, MADRE DE HOGAR EJEMPLAR

Ver a una mujer como expendedora de combustible es las Estaciones de servicios era casi que inimaginable en años anteriores, pero en su búsqueda de igualdad de género hoy día se observan a muchas en esta labor, y una de ellas es Yuris Cantillo, madre soltera quien encontró una gran oportunidad en esta labor.

Con 30 años es responsable de la crianza de sus dos hijos de 13 y 9 años, por quienes se esfuerza día a día para llevar el pan a su familia, luego de su separación del padre de sus pequeños hace cinco años.

“Soy afortunada porque en medio de tantas dificultades me mantengo de pie” dijo. Yuris es huérfana de padre y sigue el ejemplo de su madre a quien le tocó sacar adelante a sus tres hijas y afrontar el desplazamiento a causa de la violencia.

“Estas son cosas que marcan pero que cada día nos ayudan a ser más fuertes y seguir adelante”, acotó esta joven que recalca que la mujer ha dado un gran paso y su labor es ejemplo de ello.

UNA PRIMERA QUE RESALTA EN LO SOCIAL

La primera dama del Municipio de Valledupar, Lisbeth Rosado Ahumada, es una de las mujeres que está marcando diferencia tanto en lo político como en lo social, con acciones enfocadas en las familias y en la atención especial en niños, jóvenes, adultos mayores y mujeres.

Es una mujer vallenata, hija de Lucy Ahumada y Miguel Antonio Rosado Martínez. Hermana de Milena y Luis Gabriel. A sus 17 años comenzó en los caminos de Dios y desde entonces se congrega en una de las iglesias cristianas de la ciudad en donde conoció a Augusto Ramírez Uhía, quien hoy es su esposo y Alcalde del Municipio, con quien tiene dos hijos: Daniel y Daniela.

Ella se ha convertido en artífice de múltiples actividades que impactan la historia de Valledupar. Gracias a su liderazgo y acompañamiento incondicional al Alcalde, la capital del Cesar hoy cuenta con la segunda política pública de familia del país, la política pública de juventudes y de género a través de la cual se han desplegado acciones relevantes para el fortalecimiento de valores y principios, entre ellos matrimonios colectivos.

“Servirle a Valledupar ha sido un privilegio. Este ha sido un trabajo con mucho amor. Somos un instrumento y por eso nuestro lema siempre ha sido, después de Dios la Familia es lo primero”, aseguró.

Aunque ella nunca tuvo una inducción para ocupar ese importante cargo en el Municipio, se arriesgan y ha sacado adelante la Oficina de Gestión Social y actividades en pro de las diferentes poblaciones vulnerables.

“Esta ha sido una de las mejores experiencias que he tenido, porque es un servicio a Dios y a la comunidad, y quiero agradecerles a todos por su apoyo y creer en nosotros”, expresó la Primera Gestora Social.

 “SER MUJER ES UNA BENDICIÓN”: PRIMERA DAMA DEPARTAMENTAL

Ser Primera Dama del Departamento no es nada fácil, sin embargo Edna María Vigna lo asumió con gran responsabilidad. Empezó a recorrer el departamento, a conocer sus necesidades por parte de la misma comunidad y a trabajar firme para lograr un departamento más digno y justo.

“Siempre he contado con el apoyo de mi esposo Franco Ovalle y eso ha sido de mucho provecho porque es el primero en decirnos sí a tantos programas que hemos implementado en los municipios y que nos llenan de alegría el corazón. Hoy nos genera alegría ver que la Casa Taller Beatriz García de Vigna ha graduado a miles de emprendedoras; que con lentes, prótesis, alimentación hemos llegado a los abuelos felices, que nuestros jóvenes se siente importante y que fundamentalmente los niños encuentran un pleno respaldo en la administración”, indicó este ejemplo de mujer, a quien le ha tocado dejar de lado los amigos para poder cumplir con todas las metas.

Vigna no solo la reconocen por ser esposa del Gobernador, sino por su importante labor social, aquel que destaca y realiza con amor. “Sentimos que lo hacemos con el mayor amor posible y que la comunidad lo recibe así, por eso, hemos dado pasos sólidos y tenemos grandes resultados en materia de inclusión”, aclaró.

Como representante de la mujer en cargos importantes como el que hoy asume, Vigna reconoce que “ser mujer es una bendición porque te permite ser el equilibrio del hogar, pero también tener el amor para guiar y educar. Con estas bases he formado a mis hijos y he construido un hogar con más de 20 años. En el caso de Primera Dama del Departamento, la situación es parecida, debes obrar con respeto, con amor y dulzura”, tal cual lo ha hecho, al menos así lo reconocen en el Cesar.

Para el 2019 tiene el gran reto de continuar su labor relevante con la  plena certeza que el Cesar es hoy un departamento más social, justo, que trabaja por la niñez, por sus abuelos, por las personas más necesitadas.

LA CONMEMORACIÓN EN EL 2019

Para la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el Día Internacional de la Mujer se ha convertido en un momento para reflexionar acerca de los avances logrados, para pedir cambios, para celebrar la valentía y la determinación de las mujeres de a pie que han jugado un papel clave en la historia de sus comunidades.

Es por eso que el tema para este año es: ‘pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio’, centrado en las formas innovadoras en las que las mujeres puedan abogar por la igualdad de género y su empoderamiento en las esferas relativas a los sistemas de protección social, el acceso a los servicios públicos y a la infraestructura sostenible.

LA HISTORIA DEL ‘DÍA DE LA MUJER’

Aunque muchos lo toman como una fecha más para exaltar a las mujeres, este es un día memorable debido a su representación simbólica de la lucha de este género por reclamar las mismas condiciones y oportunidades que los hombres.

El hecho ocurrió el 8 de marzo de 1908. Un incendio en la fábrica de textil, llamada Cotton de Nueva York, dio origen a este homenaje a raíz de la muerte de cerca de 130 mujeres que habían iniciado una huelga con permanencia en la empresa donde laboran y reclamaban la reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al de los hombres porque ejercían las mismas actividades.

Años más tarde, exactamente en 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Desde entonces muchas mujeres se han unido para continuar como colectivos en la lucha de la igualdad y equidad, en temas laborales, académicos, profesionales y personales.

CONTINÚA LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Si bien es cierto se han presentado transformaciones importantes en el mundo a raíz de la lucha de la mujer para alcanzar la igualdad de género, también es cierto que se siguen presentando preocupantes casos de violencia que afectan en gran manera el bienestar de esta población.

Según estadísticas relevadas por la oficina de Gestión Social de Valledupar, a través de una particular estrategia gubernamental llamada ‘Un café por una mujer’, 121.231 mujeres fueron violentadas en Colombia durante el 2018, de los cuáles 444 casos se presentaron en la capital del Cesar.

Asimismo indicó que de los 960 feminicidios registrados en Colombia durante el año pasado, 9 de los casos se presentaron en Valledupar.

Lo que más preocupa a la administración es que en tan solo dos meses y siete días de este año se han presentado en esta capital 78 casos de mujeres violentadas y un feminicidio.

Adriana Guerrero, coordinadora de Género y Población LGTBI de la Alcaldía de Valledupar, manifestó

Aclaró que desde el gobierno local se busca  través de esta actividad, la cual se desarrolló en esta ocasión con las periodistas de la ciudad, conozcan la Ley 1257 de 2008, que garantiza a las mujeres de Colombia tener una vida libre de violencia, donde se busca que por medio de las instituciones del Estado  y la sociedad colombiana se modifiquen los valores, actitudes y comportamientos que por años han tolerado actos de violencia.