Diario del Cesar
Defiende la región

Continúa el malestar por la llegada de Claudia Ortiz a la Agencia de Desarrollo Rural

342

Sectores políticos advierten que la designación de Ortiz en la ADR fue un error y tiene enrarecido el ambiente.

No cayó muy en varios sectores políticos del país la manera como el presidente Iván Duque nombró a Claudia Ortiz en la dirección de la Agencia de Desarrollo Rural.

Hacerlo un viernes 28 de diciembre, después de las 9:00 de la noche, cuando el país estaba ad portas de celebrar el año nuevo, fue un error del mandatario, según advierten algunos sectores políticos.

El senador conservador Juan Diego Gómez aseguró que el ambiente político está enrarecido tras el nombramiento de Ortiz.

“Tratar de insistir en un nombramiento de estos en la época decembrina, cuando la gente está con su familia y el país está desactivado, es un error. Los asesores y posiblemente el ministro de Agricultura insisten en hacerle cometer errores al presidente”, indicó.

Dijo que si el mandatario insiste en ponerla en ese cargo, “debió hacerlo poniendo la cara y de frente para evitar suspicacias. Pero hacerlo en esta época lo que le genera es desgaste al presidente Iván Duque”.

Otros parlamentarios, como el representante Mauricio Toro de la Alianza Verde, cuestionaron que el presidente Duque haya nombrado a una persona que, al parecer, alteró su hoja de vida.

“Esto no fue una inocentada. @IvanDuque, creyendo que todos estamos distraídos, nombró a Claudia Ortiz, la señora que alteró su hoja de vida para hacerse nombrar a toda costa donde fuera. ¿Qué es lo que tanto le deben?, ¿y su frase de: ‘él que la hace la paga’?”, manifestó a través de Twitter.

El senador Iván Cepeda calificó como “catastrófico y vergonzoso” el nombramiento de Claudia Ortiz, al igual que el senador Jorge Robledo, que indicó: “El bochornoso espectáculo de un presidente Duque que, contra las normas que debe cumplir, aprovechándose además del fin del año, nombra una alta funcionaria del Estado”.

Los sectores alternativos cuestionaron que una persona que en el pasado se caracterizó por atacar a los dirigentes de izquierda, haya llegado a ocupar un cargo de tan alta responsabilidad.