Diario del Cesar
Defiende la región

Enfermedades cardiovasculares: una amenaza para el 40% de latinoamericanos

316

Las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de muerte prematura a nivel mundial, y al menos 40 por ciento de la población en América Latina está en riesgo de padecerlas, se advirtió esta semana.

La cardióloga Alejandra Meaney, directora médica de la División Pharmaceuticals de Bayer México, señaló que debido a que estos padecimientos en sus primeras fases no presentan síntomas, suelen ser diagnosticados cuando el paciente ya presentó alguna complicación.

La especialista detalló que las enfermedades cardiovasculares son un grupo de trastornos del corazón y los vasos sanguíneos.

Entre ellas, la enfermedad arterial coronaria es el tipo más frecuente de enfermedad del corazón y se debe principalmente a la acumulación de depósitos de grasa dentro de las arterias, lo que hace que se estrechen y endurezcan.

El riesgo de esta enfermedad es que se puede presentar a través de arritmias lo que puede provocar, en muchas ocasiones, muerte súbita en los pacientes.

En tanto, la enfermedad arterial periférica es otro de estos padecimientos que, se estima, afecta a 202 millones de personas en todo el mundo.

En este padecimiento las arterias más afectadas son las que irrigan las extremidades, por lo cual disminuye el flujo sanguíneo y su principal complicación son las amputaciones.

En México se estima que cada siete minutos un paciente pierde una pierna a causa de esta enfermedad. Asimismo, 80 por ciento de los pacientes que pierden una extremidad por estas causas no vuelve a caminar en su vida.

Esto debido al aumento de las cifras de sobrepeso, obesidad, diabetes y altos niveles de colesterol que se presentan en el país.

El doctor Javier Antezana, cardiólogo adscrito a la Unidad Coronaria del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional Siglo XXI, contó que estas cifras son similares en toda América Latina.

Explicó que los principales factores de riesgo son la edad, ya que en su mayoría ocurre después de los 65 años, la falta de ejercicio, el tabaquismo, la mala alimentación y el estrés.

El problema, señaló la doctora Meaney, es que hace falta una cultura preventiva, lo que lleva a que en muchas ocasiones este tipo de padecimientos tengan un desenlace mortal.

Hasta ahora, el principal tratamiento de estas enfermedades se basaba en un estilo de vida saludable, alimentación sana, ejercicio, dejar de fumar, reducir el estrés y evitar la obesidad.

Pese a ello, los pacientes seguían con alto riesgo de presentar eventos tromboembólicos que podrían llevarlos a padecer alguna discapacidad, la pérdida de extremidades e incluso la muerte.

Sin embargo, el doctor Gerardo Peón Peralta, médico angiólogo adscrito al Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital General Número 12 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Mérida, estado de Yucatán, señaló que aún existen grandes retos respecto a estas enfermedades.

“Se necesita aún un tratamiento óptimo para evitar que el paciente vuelva a tener un evento relacionado a estas condiciones”, dijo.

Señaló también que se necesitan mejorar las medidas de prevención poblacional, mejorar el diagnóstico y los tratamientos para evitar complicaciones y la muerte.