Diario del Cesar
Defiende la región

Caimanes salen de su hábitat por el intenso calor

333

Pescadores y habitantes del sur del Cesar dieron aviso a las autoridades ambientales del departamento por la presencia de caimanes ante el intenso calor que se presenta.

El miedo se ha apoderado de los pescadores y habitantes del del sur del Cesar dado que por las altas temperatura y la temporada de intensa sequía que se vive en el departamento, varios caimanes han salido de su hábitat en busca de un lugar más seguro.

Los habitantes explicaron que sienten un gran temor al ver de cerca a estos animales de hasta cinco metros de largo, que en cualquier momento los puede atacar tanto a ellos como a algunos animales domésticos que transitan la zona.

“Son caimanes grandes, de 15 pies, se lo come a uno completico. Hay de aguja y hay de porras, el peligrosos es el de aguja, porque se está usted bañando y lo ataca por debajo, dado que no se ven”,  dijo Jesús Cuaba, agricultor de la zona.

El riesgo es permanente en municipios como Gamarra, ante la presencia de los reptiles, por tal razón fueron citados por los moradores de estos sectores, funcionarios de la Corporación Autónoma Regional del Cesar, Corpocesar.

“Pedimos respetar estos animales, los cuales cumplen una función específica dentro de nuestros ecosistemas; en el momento en el que lo puedan ver, por favor, avisarnos que nosotros estaremos prestos”, manifestó Julio Fernández, coordinador Regional de Corpocesar.

Hasta la fecha se ha dado el rescate de varios caimanes y llevados a lugares seguros por las autoridades ambientales y Policía Nacional, con el marcado objetivo de preservar la vida de estos reptiles en lugares específicos ubicados en Bogotá y Valledupar, con la idea de que no sean sacrificados.

 

UN PUMA EN CODAZZI

 

No es nueva esta situación en el departamento, todo lo contrario, al igual como sucede con los caimanes en el sur del Cesar, un puma emigró de su habitad en la Serranía del Perijá y llegó hasta una iglesia en el municipio de Codazzi, generando nerviosismo entre los presentes.

Se trató de un  felino Puma juvenil hembra de 22 Kilos, que huyó por los incendios forestales y que fue rescatado por la Policía Nacional y llevado a su lugar de origen.

“El animal fue liberado en buen estado fisiológico con el equipo de expertos se tomó la decisión de liberarlo pronto ya que ellos en cautiverio sufren mucho estrés lo que conlleva a resistirse al consumo de alimentos”, explicó el Director de Corpocesar, Julio Suárez Luna.

De igual forma, se liberaron 50 Chelonoidis Carbonaria (Tortugas Morrocoy), 4 Dasyprocta Punctata (Ñeque), 2 Ara Ararauna (Guacamayas), 1 Pandion Halianetus (Águila Pescadora) en área protegida de la empresa privada Drummond Ltda.

“El felino  presenta buen pelaje, brillante, sus mucosas oculares y bucales rosadas, con un buen llenado capilar. Su comportamiento salvaje, un indicador que no ha tenido contacto con seres humanos.”, manifestó el médico Veterinario de Corpocesar, Marino Zuleta.