Diario del Cesar
Defiende la región

BRISAS DE LA POPA: entre ollas de droga y consumo sin límites

90

Así da las instrucciones este hombre, el cual desde hace mucho tiempo ha sido seguido por las autoridades; varios de sus cómplices hace pocos días fueron capturados por funcionarios de la Seccional de Investigación Criminal, en el sector de Brisas De La Popa tras órdenes de capturas emanadas por un juez de la República.

La situación en esa zona se torna cada vez peor. Dicen quienes residen allí que muchos menores de edad también se encuentran expendiendo y como si fuera poco, consumiendo droga.

¿Dónde están las autoridades? ¿Por qué no acaban con esto de una buena vez por toda? Estas y otras preguntas se hace la ciudadanía, quien a su vez asevera que el consumo de alucinógenos es a cualquier hora del día, afectando la integridad de los jóvenes que, de una u otra forma, terminan afectados por esta situación.

“Acá no hay que dar tanto visaje porque los ‘tombos’ están en la juega, eso hay que hablarlo en clave, si se va a hablar por teléfono”. Así se pudo escuchar en días anteriores un audio que circuló en redes sociales de un hombre que, al parecer, es residente en la invasión Brisas De La Popa, al noroccidente de Valledupar.

A lo que se refiere Rafael – como lo haremos llamar- es un sujeto expendedor de sustancias alucinógenas, quien ha burlado en diferentes oportunidades a las autoridades. En Brisas De La Popa todos lo conocen, desde el más chico hasta el más grande, su actividad diaria es tratar de vender la droga corriendo el riesgo de ser visto por las autoridades; hoy día está libre, a pesar de que sobre él han pesado órdenes de captura y una que otra vez ha sido detenido.

“Por falta de elementos materiales probatorios se deja libre a esta persona”, fue lo que le dijo un juez de la República tras su captura en el año 2020. Entre sonrisas *Rafael aseveró que sus actividades delictivas no iban a parar y así fue.

Camina como si nada por su sector, va con un cigarro en la mano, mira de un lado para el otro como mostrando un acto de desesperación y cita a sus ‘clientes’. “No vayas a dar aviso a la Policía porque te va mal” “Eso es breve, se hace la entrega y das el dinero”.

LA VENTA DE DROGA

Desde tempranas horas en el sector de la invasión Brisas De La Popa de Valledupar, Rafael* y sus cómplices comienzan a hacer de las suyas. Despechan la ‘merca’ con sujetos ‘conocidos’ quienes van en búsqueda de unos pesos de más.

Varias bolsas en los bolsillos de los pantalones portan los compradores y luego se dirigen hacia un lugar ‘oculto’ para consumir la droga durante minutos, a lo que ellos llaman ‘la dosis diaria’. Pero esa misma dosis, muchas veces a los consumidores los lleva a cometer hechos que después lamentan; se ven inmersos en riñas,atracos, homicidios, entre otros.

“Y es una situación muy preocupante, porque son los niños y jóvenes los más afectados con todo esto, hemos pedido intervención de las autoridades, pero parece que estos sujetos saben cuándo entra y cuándo no la Policía a la invasión.

 Un día capturan a varias personas, pero a las horas un juez los deja libres, y siguen como si nada hubiera pasado, haciendo de las suyas”, explicó un morador de Brisas De La Popa, quien por seguridad pidió la reserva de su identidad.

OPERATIVOS

Los funcionarios de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía hace días hicieron operativos, mediante órdenes de capturas emanadas por un juzgado de Valledupar, en donde fueron aprehendidas varias personas que fueron trasladadas hacia la Unidad de Reacción Inmediata.

Los detenidos, según las autoridades, incursionaron en la venta de droga y mediante elementos materiales de prueba fueron dejados a disposición de la Fiscalía.

Al respecto, las autoridades aseveraron que mediante informantes se siguen haciendo las averiguaciones de los sujetos que están inmersos en la venta de droga, y quienes además, cometer otros hechos en esta ciudad que están siendo vigilados por los investigadores.

 En Brisas De La Popa de Valledupar nadie se atreve a denunciar por temor a represalias y, mientras el silencio reina, los delincuentes hacen de las suyas sin control.