Diario del Cesar
Defiende la región

Se agudiza crisis laboral en Prodeco 

69

POR NINOSKA REYES URDANETA 

Como parte de la jornada de protesta que culmina hoy en el municipio de La Jagua de Ibirico, trabajadores mineros vinculados a la empresa Prodeco, realizaron un plantón en las minas Calenturitas y La Jagua, para decir no al retiro voluntario propuesto por la empresa, y al contrario solicitar la reactivación de las operaciones que ha afectado a más de 5.000 empleados.

El plantón se inició a las 6:00 de la mañana de ayer en la mina La Jagua, donde los trabajadores permanecerán hasta hoy en la tarde. En Calenturitas se levantó a las 5:00 de la tarde y continuará hoy; además de estarse haciendo otro plantón en Puerto Santa Marta, donde los trabajadores también elevaron su voz de protesta. En el lugar de las protestas los trabajadores están respetando las medidas de bioseguridad para evitar contagios por Covid-19.

Al respecto, Wilfran Ruiz, presidente de Sintracarbón en La Jagua de Ibirico, informó que desde el 24 de marzo de 2020, trabajadores y comunidad en general en el corredor minero del Cesar está viviendo una incertidumbre en los puestos de trabajo, ya que Prodeco no reinició las labores cuando mediante decreto, el Gobierno nacional autorizó a seguir trabajando a los sectores minero energéticos e infraestructura.

Hicieron caso omiso a estas instrucciones, y se siguieron acogiendo a los decretos que mes a mes emitía el Gobierno nacional. Aunado a eso, el día 6 de julio de 2020, la empresa Prodeco solicitó un permiso de suspensión de labores por cuatro años, el cual compromete los puestos de trabajo de más de 5.000 empleados directos e indirectos.

En agosto del pasado año, la Agencia Nacional de Minería le da ese fallo negativo y la empresa utiliza el recurso de reposición, el cual también fue negado el 18 de diciembre de 2020.

Antes estos intentos sin respuesta. el 4 de enero de 2021, la empresa emite un ultimátum, mediante comunicación a todos sus trabajadores proponiendo un plan  de retiro voluntario, el cual está regido bajo coacción e intimidación que no permitía tomar una decisión frente al tema.

Reiteró Ruiz que dieron seis días para que el trabajador decida si se acoge al plan de retiro voluntario o no, acción que ha sido denunciada ante el Ministerio del Trabajo y demás entes gubernamentales en el territorio nacional.

La preocupación es que mediante este nefasto retiro voluntario, se fueron más de 400 trabajadores con condiciones de salud precarias, como también está comprometida la comunidad, ya que la economía de estos sectores dependen netamente dela minería.

 “Hemos recibido intimidaciones a través de audios anónimos, donde presumimos que altos funcionarios de la empresa incitan a que los trabajadores se acojan a ese plan de retiro voluntario, incluso la comunicación del 4 de enero, indica que el que no se acoja a la medida puede ser sujeto a un despido sin justa causa”.

Dijo que en la actualidad los trabajadores reciben un salario básico sin prestación de servicio, lo que ha generado una afectación significativa, “además de la incertidumbre por la actitud que ha tomado la empresa, cuya intención es salir de la planta de trabajadores directos, no sabemos a dónde nos quiere llevar. Nos tienen en vilo”.

PROTESTA CONTINÚA 

Luis Fernando Ramírez, presidente de Sintramienergética en La Jagua de Ibirico, informó que no bajarán la guardia porque consideran que están exigiendo los derechos que por ley les corresponde. “Prodeco ha asumido una actitud intimidante y se niega a reiniciar operaciones, mientras los trabajadores siguen sumidos en la ruina económica”, dijo.

Hasta el día de ayer, los protestantes no habían recibido ninguna respuesta por parte de representantes de la empresa. La toma, que culmina hoy en la tarde, ha sido pacífica y cuentan con el resguardo de la Policía Nacional.

Jean Triana Vera, trabajador afectado, afirma que desde hace diez meses están en precarias condiciones, en una situación caótica recibiendo menos del 40% del ingreso mensual. “Estamos al borde del colapso, nuestras familias están padeciendo por esta situación. Tampoco estoy de acuerdo con el retiro voluntario porque consideramos que es una masacre laboral, disfrazada”, afirmó.