Diario del Cesar
Defiende la región

Motociclistas tendrán un año para volver a cambiar de casco

505

Los usuarios dicen que se trata de ´otro negocio´ millonario para obligar a los motociclistas a adquirirlos. La Agencia Nacional de Seguridad Vial dice que se busca es reducir la cantidad de muertos que ocasionan los accidentes de motos.

 Los motociclistas de Valledupar, el Cesar y en general los de todo el país, tendrán hasta un año para cambiar sus cascos. La medida corresponde a la nueva reglamentación que alista el Gobierno Nacional, y que empezará a funcionar en firme en los próximos días, para disminuir los casos de muerte en accidentes de tránsito en el país.

Aletas para las orejas, cortina para el cuello, visera desprendible, visor y cubierta facial inferior son algunos cambios que traería la regulación de cascos que se “cocina”, desde hace más de un año, en el Ministerio de Transporte, pero que todavía no tienen claridad en la definición y el alcance que tendría en un sector en donde solo el 2,8 % de los motociclistas cumple con los estándares de seguridad.

El tema, que estuvo en silencio mientras se dio la transición al nuevo Gobierno de Iván Duque, volvió a ser polémico en la última semana por las declaraciones que entregó la directora de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), Hilda Gómez, quien expresó que la regulación está en su recta final para su firma, de la cual todavía no se conoce la fecha para que entre en vigencia.

 “El Ministerio de Transporte está próximo a expedir una nueva resolución de cascos, donde se determina cómo deben ser para que realmente protejan al motociclista. Hoy en Colombia se venden muchos cascos que no protegen efectivamente, entonces esta nueva resolución lo que quiere es que quede claro cómo debe ser un casco para que proteja al usuario”, sostuvo Gómez en días pasados.

Ante el impacto que tendría esta medida, se  intentó obtener más información con la entidad, pero manifestaron no entregar más detalles del tema hasta que esté en firme la resolución, lo que sí resaltaron fue que una vez entrada en vigencia, los motociclistas tendrán un plazo de un año para gestionar los cambios en los cascos que utilizan.

El misterio ronda alrededor de las nuevas reglas que tendrán los motociclistas y con la que según el Gobierno se espera disminuir la mortandad vial de, al menos, 800 motociclistas con cascos de “buena calidad”, certificados con estándares de seguridad internacional, en donde para Colombia aplica la NTC 4533; la DOT (estadounidense); y la ECE 2205 (europea).

Pese a que la medida generó sorpresa en los motociclistas, por la incertidumbre que quedó, esta no es la primera vez que se habla de un cambio para estos accesorios.

LAS ESTADÍSTICAS

La medida se tomó teniendo en cuenta el ‘boom’ que ha tenido el sector de las motocicletas en los últimos años, llegando a sumar ya más de 9 millones de ellas, y que dejan, según un estudio realizado entre el Ministerio de Salud y la Fundación Bloomberg, alrededor de 3373 motociclistas muertos en las vías, de los 7355 fallecidos en incidentes presentados .

Las autoridades creen que esto podría disminuirse con el uso adecuado de un casco certificado que, según el estudio, protege 69 % de las lesiones y 42 % de las muertes, estableciéndose así que la mayor causa de muerte en motociclistas y la principal lesión es el trauma craneoencefálico.

Para el viceministro de Salud, Iván Darío González, la estrategia va ligada a la prevención en donde se aplica adquirir ese tipo de cascos sin impuestos. “Si hacemos un beneficio tributario para que las personas compren cascos certificados sin IVA puede haber un gran impacto en la salud pública. El estudio da todos los elementos para demostrar que es una medida costo efectiva, al reducir las muertes y generar años de vida saludable”, explicó.

De acuerdo a lo planteado por la autoridad en salud, los cascos certificados en el país tienen un costo promedio de 350.000 pesos sin impuesto, el cual se encuentra en el promedio de un casco no certificado. “Si baja el impuesto se mejora, teniendo en cuenta que en Colombia los incentivos tributarios en la compra de otros productos y servicios ha motivado una mayor obtención de estos, por lo que también se espera impactar con los cascos”, agrega el viceministro de Salud.

¿QUÉ DICE EL GREMIO?

Ante este panorama, consultamos  a los productores y comercializadores de cascos y su postura sobre la posible reglamentación. Para Nicolás Jiménez, director de ingeniería de Inducascos, la medida mejorará la comercialización de este accesorio para las motos y resalta que alrededor de esta todavía existe “desinformación” sobre cómo debe ser el futuro de los cascos.

“En ninguna de las certificaciones uno puede identificar a simple vista cuándo un casco es seguro, para poder definir eso hay que hacer pruebas de laboratorio. Estos cuentan con sus certificaciones impresas o en pegatina, pero a ojo eso no se sabe qué tan seguro sea. Además, hay desinformación en cómo debe ser el casco. Resulta que las aletas para las orejas, cortina para el cuello, visera desprendible, visor y cubierta facial, son elementos que no están en los estándares de las tres certificaciones conocidas”, expresó Jiménez.

Para el vocero de Induscascos, que se hable de un periodo de doce meses para que se implemente la medida no da solución a las inquietudes que hay con el tema desde que se planteó, ya que indicó que es la respuesta que han obtenido desde el Ministerio de Transporte hace más de un año.

En Colombia, actualmente se comercializan cinco tipos de cascos, en donde no todos cuentan con la misma seguridad pese a estar certificados. Abierto o jet, abatible, cross, multipropósito e integral son los nombres que identifican estos accesorios y que, según la directora de la ANSV, mientras se cuente con alguna de las tres certificaciones el producto no saldrá del mercado.

LA NORMA BUSCA LA PREVENCIÓN 

Ante esta situación, el director de Fenalco, seccional Cesar, Octavio Pico, manifestó que, “la norma no busca otra cosa que la prevención cuando ocurre un accidente de tránsito, ya que la primera parte del cuerpo que más está expuesta es la cabeza”.

Señaló que, “la norma obliga que se use el casco, y es supremamente benéfica en la salud pública, entonces en Valledupar se incrementarían las ventas si y solo si los usuarios entienden que más que las ganas de imponer una situación poderosa lo que se está buscando es proteger la salud”.

Asimismo, el funcionario resaltó que, la manera para que se aplique a cabalidad esta norma en Valledupar, es que las autoridades ejerzan el control. “De lo contrario será letra muerta; el impacto que tiene un accidente en moto genera lesiones, y se desencadena una cantidad de hechos, social, económico, salud, y en este punto no todos tienen el Soat vigente”, acotó.

DATOS

Cabe destacar que según datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el departamento del Cesar, los motociclistas fueron los protagonistas del mayor número de muertes ocasionadas durante el 2017, con 128 fallecidos por accidente de tránsito, seguido por los peatones con 39 víctimas fatales. El total de personas muertas durante este periodo fue de 221. El exceso de velocidad, es la causa de estos lamentables hechos. La entidad, destacó también que entre las victimas el 86.43% corresponde a hombres y el restante a mujeres.

Finalmente, el departamento del Cesar cuenta con u parque automotor de vehículos tipo motocicletas de

110.957 lo que corresponde a un 1.4% del parque automotor nacional (7.911.588). Valledupar cuenta con  un parque automotor de vehículos tipo motocicletas de

49.063, lo que corresponde al 44% del total del departamento. Durante el periodo de 2015 -2018 el parque automotor   en Cesar ha crecido un 11% y en Valledupar 0.5% respectivamente.

PUNTOS DE VISTA

Yeiner romero, dijo que: “se necesita tener un casco que nos brinde seguridad, ya que estos ‘casquitos’ no cumplen esta función, especialmente al mototaxista que es el sufre”.

Víctor Alfonso Rivera, manifestó que: “se cambia de casco por el bien de nosotros, por la seguridad más que todo de la cabeza que es la que está más expuesta”.

Andrés Felipe Manjarrez, agregó que: “se asumen las responsabilidades, y se compra otro casco, pues es la seguridad de uno. Es mi integridad la que está en peligro”.

Juan Carlos Cáceres, indicó que: “estos cascos son más caros, y pues la situación económica no está para cambiar”.

José Pinto, sostuvo que: “la situación económica no da para cambiar de cascos, y más los que no somos empleados públicos, que vivimos del rebusque, no alcanza el presupuesto”.

José Manuel Zarate, aseguró que: “está bien porque lo importante es la seguridad de uno, sin importar el precio”.

Edgardo Maestre, acoto que: “tenemos que preservar la seguridad de uno mismo”.

Andrés Arrieta, puntualizó que: “depende del precio, se cambia el casco”.