Diario del Cesar
Defiende la región

Vuelve la polémica por la alternancia en veremos el año escolar  

18

A pocas semanas del comienzo del año escolar y con el aumento acelerado de contagios de Covid-19 en el país, volvió la polémica sobre si los niños, niñas y adolescentes deben regresar a las aulas de manera presencial, siguiendo la modalidad de alternancia, aún en medio del segundo pico de la pandemia.

La discusión sobre cómo se debe adelantar el regreso a clases volvió luego de que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, anunciara que el calendario escolar comenzará el próximo 25 de enero, pero por el momento de manera remota, teniendo en cuenta que la ciudad tiene seis localidades en cuarentena, una ocupación de UCI para Covid del 93,5 % y un reporte de casos diarios que ha llegado a más de 6000 en la última semana.

Pero surge una duda: ¿Se aplaza entonces el regreso en alternancia en todo el país ante la segunda ola de casos? Según explicó a los medios la ministra de Educación, María Victoria Angulo, la decisión sobre el regreso a clases con alternancia, es decir, mezclando la presencialidad con la educación remota, depende de las condiciones de cada municipio o departamento.

 “No se puede decir que todo el país no regresa ni que se aplazó la decisión, sino que todo depende de unas variables y de que los secretarios de educación culminen la adecuación de sedes para que cuenten con todos los elementos de bioseguridad”, explicó la ministra en medios de comunicación.

Según Angulo, el Gobierno Nacional mantiene un monitoreo constante de tres indicadores para determinar en qué zonas del país se puede hacer un regreso gradual, que sea totalmente seguro para toda la comunidad educativa.

Se evalúa entonces la ocupación total de las Unidades de Cuidado Intensivo, la tasa de incidencia o el número de contagios en la región y la densidad poblacional de dicho territorio para determinar si se puede regresar bajo el modelo de alternancia o si se mantiene la modalidad de aprendizaje virtual hasta que la situación de salud pública ofrezca un mejor panorama para el retorno progresivo a las aulas.

Así las cosas, Angulo explicó que algunos departamentos como Meta, Caquetá, Huila, Quindío y Chocó tienen condiciones favorables en los tres indicadores, lo que les permitiría regresar bajo el modelo de alternancia, si ya están todas las adecuaciones y si ya está garantizada la aplicación de todos los protocolos de bioseguridad.

Según la ministra, el 2020 cerró con al menos el 75 % del país aplicando pilotos de alternancia y con un giro de más de 400.000 millones de pesos para que las secretarías de educación adecuaran las 44.000 sedes educativas para aplicar la alternancia en este 2021.

Pero ante los anuncios de un posible regreso en algunas regiones, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), solicitó que el retorno presencial se aplace en todas las entidades territoriales para salvaguardar la vida.

Nelson Alarcón, presidente de Fecode, afirmó que “es irresponsable regresar a las actividades presencialmente, ya que estaríamos colocando en riesgo la vida y la salud de todas y todos”.

 “Hoy debemos centrar nuestros esfuerzos en minimizar el pico de la pandemia pero a la vez, hoy más que nunca, se debe continuar en los esfuerzos y la preparación de las condiciones para dar la seguridad que se requiere y se necesita para el retorno a las instituciones educativas”, afirmó.

La ministra dejó claro que el regreso presencial en zonas como Bogotá, Medellín o Cali, donde el panorama de contagios es crítico, se hará luego de un análisis riguroso de la situación epidemiológica y que, en cualquier caso, será un proceso concertado entre las entidades territoriales y el Ministerio.

Algunas Secretarías de Educación del país ya han explicado las determinaciones y condiciones que se han definido para el retorno en el comienzo del año escolar.